lunes, 22 de enero de 2024

Una vuelta por el Parque Natural del Moncayo: Barranco de Horcajuelo, Cueva de los Pilares, Cerro Morrón (1731 metros) y Peñas de Herrera (Peña del Camino), desde el aparcamiento de la Cabra Moncaina

La sierra del Moncayo, tiene una extensión de 25 kilómetros de largo por 8 kilómetros de ancho, siendo su máxima elevación con sus 2314 metros, el pico Moncayo o San Miguel, situado entre las provincias de Zaragoza y Soria.

Con dos vertientes claramente diferenciadas, la cara Sur es más soleada, contiene una representación de pinares, encinares, quejigos o arces, que en las zonas altas dan paso a los sabinares rastreros con efedras y cojines de monjas, que, sobre un suelo calizo erosionado por el agua a lo largo de los siglos, a formando un sinfín de barrancos, simas o cuevas.

En contraste, la cara Norte es más húmeda y fría. Alberga bosques húmedos, dispuestos en pisos altitudinales, en función de sus requerimientos de humedad y temperatura, situándose en las zonas más bajas los encinares, que dan paso a mayor altitud a rebollares y hayedos, enlazando en las partes altas con frondosos pinares de pino silvestre, que a partir de los 1700 metros son formados de pino negro, siendo ambas especies fruto de una repoblación, debido al pastoreo intensivo y al carboneo, que dejo desnudo una importante parte del monte.

Desde el punto de vista geológico, el espacio está dominado por materiales silíceos (areniscas, lutitas, conglomerados) que constituyen el núcleo del macizo, si bien en las zonas periféricas aparecen materiales calcáreos (calizas y dolomías).

En la zona oriental del Parque Natural, se ubica el Cerro Morrón o Muela del Col (1731 metros), que, en su cara Sur, ofrece una cantidad de maravillas geológicas y arquitecturas naturales, que tiene su punto culmen, en la cueva de los Pilares, también conocida como “Las Catedrales del Morrón”, que es la opción elegida para ir con José y José Ángel, subiendo por el barranco de Horcajuelo.


La idea era subir a la sierra de Guara o los Pirineos, como Carlos no viene, para quitar tiempo de viaje, al final, les propongo irnos al Moncayo, así que, me pasan a recoger y sobre las 9, llegamos a Añón de Moncayo, donde atravesamos sus callejuelas para bajar a la vega del río Huecha, que, cruzamos por un puente y seguimos por un camino de tierra, (es más cómodo coger la pista que va de Alcalá de Moncayo), hasta alcanzar el aparcamiento situado junto a las instalaciones de la Cabra Moncaina, (8 vehículos y 1 autobús).

Como es habitual a estas horas, no hay ni un alma, la mañana es fresca y en la subida por el barranco de Horcajuelo, iremos todo el rato a la sombra. La idea era ir con las zapatillas de trail, pero, me entrar dudas, al final, decido calzar las botas de montaña, que las tengo sin estrenar, espero no arrepentirme.

Unos minutos más tarde, comenzamos la circular por un camino asfaltado paralelos al cauce del río Huecha, observando como los rayos de sol, empiezan a iluminar la parte alta de la Muela del Horcajuelo, que secciona en dos el río, formando los barrancos de Horcajuelo y La Morana (sin duda la joya de este Parque Natural), hasta que el sendero se bifurca en dos, teniendo la posibilidad de ir por la margen izquierda, donde tocaría vadear el río en algunas ocasiones o por la margen derecha, más directa.

Hoy, el río lleva más caudal del habitual, así que vamos a seguir por la margen derecha, por un bonito sendero salpicado de carrascas y acebos, que, desemboca de nuevo en el cauce del río, algo, que no me convence, ya que deberíamos pasarlo en la confluencia de barrancos, por lo cual, subimos un poco monte a través hasta conectar con el sendero, por el que alcanzamos una pequeña planicie, desde la que observamos el barranco de la Morana con lo que puede ser al fondo, el alto de los Almudejos y justo al lado, unos bloques de cuarcita, que componen estos barrancos, para acto seguido, comenzar el descenso hacia el barranco de Horcajuelo, atravesando una corta pedrera que da paso a un bosquete, donde el sendero traza cortas lazadas, hasta alcanzar el barranco de Horcajuelo, que cruzamos por las piedras.

Ahora, toca remontar los más de tres kilómetros que componen el trazado por el barranco de Horcajuelo, que en su desembocadura lleva algo de agua, por lo que vamos ganando desnivel caminando a la sombra, bajo las copas de robles, carrascas y acebos, por lo cual, apenas me detengo para hacer fotografías, ya que la luz no es buena y los colegas, están poniendo un ritmo rápido, aunque de vez en cuando, paramos a disfrutar de las formaciones que tiene este barranco, cruzando a la margen derecha y continuando con la subida, hasta alcanzar un puntal, en el que nos detenemos para observar parte de la canalización que se utilizaba, para transvasar el agua de este barranco al barranco de La Morana.

A pesar del fresco, venimos bastante calientes, aprovechamos para quitar la capa intermedia, que hace rato que sobra, pero, por no parar, hemos aguantado. Unos minutos más tarde, continuamos ascendiendo, a medida que vamos ganando desnivel, el barranco va perdiendo caudal, al mismo tiempo, que los árboles dan paso a una vegetación arbustiva que se entremezcla con la roca, cuya formación más ilustre, ya se muestra enfrente nuestro, la Torre Morana, a la que paso a paso, vamos acercándonos, aunque no llegaremos a su base, que se puede coronar con una vía de escalada, que, cuando pega el sol, relumbran las chapas de la vía original de acceso (IV+ largo de 25 metros), que, está a la sombra, pero poco a poco, vemos como el sol va entrando en la parte superior del barranco, por lo que seguimos subiendo, atravesando el cauce, cuyas aguas resbalan por la cuarcita, hasta llegar a un recodo del barranco, donde no pega el viento, así que,  paramos a echar un bocado.

Unos minutos más tarde, continuamos remontando el barranco completamente seco, algo habitual, ya que sus aguas en la cabecera se filtran, quedando algunas pequeñas pozas residuales, mientras ya podemos ver, la muralla caliza que defiende la cima del Cerro Morrón, que no atacaremos por su cara Norte, sino por detrás, ya que antes queremos ir a la cueva de los Pilares, aunque de momento, llegamos a los pastos que conforman la Hoya del Horcajuelo, donde al sol, pasta una manada de caballos, habituados al ser humano, porque más de uno, se acerca a visitarnos.

La verdad, que al sol, se está de maravilla. Ayer, en la cima del Moncayo, había rachas de viento de más de 90 km/h, aquí, apenas sopla una brisa, así que estamos un rato disfrutando de las vistas hacia el Alto de los Almudejos con el collado de Bellido tras él, para acto seguido, continuar atravesando la hoya, avanzando por las trazas de un camino, hasta alcanzar la pista que viene del collado de Bellido, donde vemos que han puesto cartelería nueva, así que, continuamos monte a través, realizando alguna lazada para minimizar el esfuerzo, echando de vez en cuando una mirada atrás, para observar el paisaje, hasta alcanzar un collado, donde la panorámica se abre hacia la “cara oculta del Moncayo”, en la que destaca, la Muela de Beratón y la cara más amable del Cerro Morrón.

Empezamos la circular, por un camino asfaltado, observando como el sol ilumina la Muela del Horcajuelo
Pegados a la margen derecha del río Huecha, entre un bosque de carrascas, robles
Y acebos
Por el que vamos dejando abajo el río
Hasta alcanzar una planicie, desde la que visualizamos el barranco de Morana, con el alto de los Almudejos de fondo
Para acto seguido, atravesar una pedrera, que da paso a un bosquete, por el que vadeamos el barranco de Horcajuelo
Donde a la sombra, remontamos sus casi tres kilómetros
Observando las formaciones de cuarcita que se forman en este barranco
Vadeando el cauce para seguir por la margen derecha, hasta alcanzar un puntal
En el que vemos parte de la acequia que se construyo, para trasvasar el agua al barranco de la Morana
A medida que vamos ganando desnivel, los árboles
Dan paso a una vegetación arbustiva, que se entremezcla con la roca, cuya máxima representación
Se muestra frente a nosotros, la Torre Morana, que cuenta con una vía de escalada (foto de archivo)
Que esta a la sombra, pero, poco a poco, el sol va entrando en la parte superior del barranco, por lo que aprovechamos para echar un bocado
Unos minutos más tarde, continuamos remontando el barranco, completamente seco, tan solo con algunas pozas residuales
Algo habitual en su cabecera, donde sus aguas se filtran, hasta alcanzar los pastos que conforman
La Hoya del Horcajuelo, donde al sol, pastan una manada de caballos con el alto de los Almudejos de fondo
Y la cara Norte del cerro Morrón, que atacaremos por la otra vertiente, por lo que avanzamos por las trazas de un camino
Cruzando la pista que viene del collado Bellido, donde vemos que han puesto cartelería nueva, por lo que seguimos monte a través
Hasta alcanzar un collado, donde las vistas se amplían hacia la "cara oculta del Moncayo", en la que destaca, la Muela de Beratón

En el collado, subimos a un punto más elevado, para ver si las vistas se amplían, pero más o menos, son similares, por lo que bajamos, cogemos las mochilas y tras atravesar un portillo, iniciamos el descenso por una trocha marcada con algún hito, por la que enlazamos con un claro sendero, que inicia un largo flanqueo por la base de la cara Sur del cerro Morrón, compuesta por unas verticales paredes agujereadas como un queso Gruyer, en la que destaca la cueva del Sauco, a la que no nos acercamos, porque en mi cabeza empiezan a plantearse algunas alternativas para la vuelta, por lo que seguimos caminando por unos instantes a la sombra del pinar, que, en cuanto dejamos atrás, aprovechamos para echar un vistazo en rededor, pasando junto al inicio de una amplia canal, qué, intuimos será la que utilizaremos para subir al cerro Morrón, y un poco más adelante, localizamos la cueva de los Pilares, a la que accedemos realizando alguna lazada.

La cueva, tiene un desarrollo de ±95 metros, pero, su principal característica, son los tres grandes pilares que soportan su bóveda. La mejor forma de constatar sus dimensiones, es poniendo a una persona a su lado, así que pasamos un rato haciéndonos unas fotografías y jugando con los contraluces. 

Como, no se nos ocurre mejor lugar para hacer un alto en el camino, echamos un bocado mientras José Ángel saca la bota de vino. Mira que yo, no soy muy bebedor, pero tengo que reconocer que el vino en la bota, sabe mejor y en el pueblo de mi padre, que se ubica justo al otro lado de la sierra del Tablao, la bota, el porrón y el botijo, no faltaban nunca, tres objetos simples, que hacen muy bien su función.

Veinte minutos más tarde, bajamos a la canal por el otro portalón, que no es más que una amplia pedrera, sin sendero y con bastante pendiente, por la que avanzamos pegados a la roca, dando algún que otro resbalón, al mismo tiempo que vamos fijándonos en la parte superior, donde se bifurca en dos. Al llegar a la zona intermedia, trazamos una diagonal para tomar el ramal de la izquierda, donde, por una terraza salimos caminando a la parte superior de La Muela, desde la que disfrutamos de las vistas y observamos a vista de pájaro, de la verticalidad de la cara Sur del cerro Morrón.

De aquí a la cima, el sendero es inexistente, pero el terreno es bastante cómodo, por lo que avanzamos monte a través, trazando una diagonal hacia el noroeste, ya que el vértice geodésico se ubica en un extremo del cerro, por lo que vamos ganando suavemente el centenar de metros que nos queda, remontando una primera pala, para acto seguido, perder parte del desnivel ganado y acometer la subida final, disfrutando de las vistas hacia la sierra de la Virgen, las Peñas del Alba, las Peñas de Herrera y al fondo, la sierra de la Nava Alta, hasta alcanzar la cima del Cerro Morrón, donde las vistas se amplían hacia el cordal que une el collado de Bellido con el Moncayo, aunque tan solo son visibles las dos primeras, el pico Lobera y el Morca.

Tras atravesar un portillo, iniciamos el descenso por una trocha, hasta enlazar con un sendero
Que inicia un largo flanqueo por la cara Sur del cerro Morrón, compuesta por unas verticales paredes
Agujereadas como un queso Gruyer, en la que destaca la cueva del Sauco, a la que no nos acercamos
Por lo que seguimos caminando a la sombra del pinar, qué, en cuanto dejamos atrás
Aprovechamos para echar un vistazo en rededor
Donde destaca la Atalaya y el Alto del Rebollar
Pasando junto al inicio de una canal y un poco más adelante
Localizamos la cueva de los Pilares, a la que accedemos realizando alguna lazada
La cueva, tiene un desarrollo de ±95, pero su principal característica
Son los tres pilares que sostienen su bóveda, con los que nos fotografiamos
Y jugamos con los contraluces
Unos minutos más tarde, bajamos a la canal por el otro portalón
Una amplia pedrera sin sendero y con bastante pendiente, qué, remontamos por un lateral pegados a la roca
Hasta llegar a la zona intermedia, donde trazamos una diagonal, para posicionarnos en el ramal de la izquierda
Donde, por una terraza, salimos caminando a la parte superior de La Muela
Desde la que disfrutamos de las vistas y de la verticalidad de la cara Sur del cerro Morrón
De aquí a la cima, el sendero es inexistente, pero el terreno es cómodo, por lo que avanzamos monte a través
Con unas buenas vistas hacia la sierra de la Virgen, las Peñas del Alba
Las Peñas de Herrera y al fondo, la sierra de la Nava Alta
Hasta alcanzar la cima del cerro Morrón, donde se amplían hacia el cordal que une el collado de Bellido con el Moncayo

Como en la cima sopla algo de viento, preferimos comer más abajo. Aprovechando la amplia panorámica que tenemos hacia Añón de Moncayo, les explico las opciones que tenemos para bajar, en un principio, el track que descargue, lo hace por el camino que baja paralelo al barranco de Horcajuelo, luego, tenemos la posibilidad de ir hasta el collado de la Estaca y bajar por el barranco de Los Moros o la más “complicada”, ir hasta las Peñas de Herrera para subir a la más emblemática, la Peña del Camino, que tiene un paso de II+/III- (PD), con la complejidad añadida, de tener que inventarme un enlace, que, seguramente será monte a través, ya que en los mapas sale un camino, que no existe.

Al final, deciden ir a las Peñas de Herrera y matar dos pájaros de un tiro (en este caso tres), por lo que iniciamos el descenso bordeando los cortados, hasta que la barrera natural rompe, haciendo un giro de 90º, para bajar la ladera sin sendero, trazando de vez en cuando alguna lazada y buscando las zonas más cómodas, hasta enlazar con la pista que viene del collado de Bellido, por la que seguimos pasando por el collado de la Estaca, en la que nos encontramos con un grupo de jóvenes, que han subido por el barranco de los Moros y quieren bajar por las Peñas de Herrera.

Por ser factible lo es, nosotros lo queremos hacer, pero, dependerá de la pericia de cada uno y del conocimiento del lugar, que ellos, no tienen. Nos despedimos y les dejamos descansando, para continuar caminando por la Vereda de Castilla, ya con el Alto del Picarrón a la vista, aunque, como solo queremos subir a la Peña del Camino, vamos a evitarnos la última subida, así que, al llegar al collado de las Neveras, tomamos el sendero que bordea las Peñas de Herrera (Castillos de Herrera), por el que avanzamos inicialmente por un terreno de falso llano, siguiendo las marcas blancas y rojas del GR.90.1, que tras pasar un repecho, inicia un suave descenso, por el que avanzamos a buen ritmo, hasta posicionarnos a la altura de la Peña del Camino, donde abandonamos el sendero y subimos lo más directo posible hasta la base, accediendo por una terraza al paso equipado.

José, tiene dudas, así que me pongo delante para ir enseñándole los pasos y José Ángel cierra el grupo. Para ir más cómodos, dejamos las mochilas e iniciamos el ascenso, subiendo por las rocas (está equipado con sirga), accediendo a la grieta donde un bloque tumbado, deja el paso a su mínima expresión, por lo que avanzamos con cuidado asiéndonos a la cuerda, 
alargando la zancada para superar la chimenea de la cueva que hay en la entrada, hasta alcanzar el paso vertical, en el que aprovecho los nudos de la cuerda y los agarres naturales, para acceder a la parte superior de la Peña del Castillo, a la que llegan el resto con más o menos solvencia, para continuar caminando hasta alcanzar el punto más elevado, desde el que disfrutamos del resto de las Peñas de Herrera, la cara Oculta del Moncayo, el cerro Morrón o el cordal que une el pico Lobera con el Moncayo.

Para la vuelta, podemos bajar por el camino (izquierda), por el barranco de Los Moros (centro) o por las Peñas de Herrera (derecha)
Opción está última por la que nos decantamos, así que iniciamos el descenso, bordeando los acantilados
º
Hasta que la barrera natural rompe, haciendo un giro de 90º, para bajar por la ladera sin sendero
Trazando alguna lazada y buscando las zonas más limpias de vegetación
Hasta enlazar con la pista que viene del collado de Bellido, por la que avanzamos
Pasando por el collado de La Estaca
Con el Alto del Picarrón a la vista, aunque, como solo vamos a subir a la Peña de Camino, al llegar al collado de las Neveras
Dejamos la pista, para coger el sendero que bordea las Peñas de Herrera
Tomando de referencia las marcas blancas y rojas del GR.90.1, hasta llegar a la altura de la Peña del Camino
Donde abandonamos el camino, para subir monte a través, lo más directos posible
Accediendo a una terraza, por la que llegamos al paso equipado, en el que dejamos las mochilas
E iniciamos el ascenso, subiendo por las rocas (esta equipado con sirga)
Accediendo a la grieta, por la que avanzamos asiéndonos a la cuerda
Hasta alcanzar el paso de II+III, equipado con cuerda y con buenas presas naturales, accediendo a la parte superior
Donde seguimos caminando hasta alcanzar el punto más elevado, desde el que observamos el resto de las Peñas de Herrera
El Alto del Picarrón, el cerro Morrón
Y el cordal que une el pico Lobera con el Moncayo

Es hora de comer, pero lo haremos al sol protegidos del viento, así que destrepamos con cuidado y mientras los compañeros terminan la faena, me introduzco en la cueva, para hacer una fotografía del Cerrón Morrón. Después, recogemos todo e iniciamos el descenso hasta enlazar con el sendero de los “Castillos de Herrera”, por el que seguimos bajando observando el tajo que forma al otro lado el barranco de los Moros, en el que dudo, si tirarnos ladera abajo, para evitar el tramo de monte a través que nos espera más tarde, hasta alcanzar el collado que hay entre la Peña del Camino y la de Enmedio, donde se está muy bien, por lo que decidimos para a comer el bocadillo acompañado de unos buenos tragos de vino.

Miramos el reloj y vamos bien de tiempo, tenemos unas tres horas de luz, pero, queda el tramo más “peliagudo”, por lo cual, recogemos todo para seguir con el descenso, caminando por el sendero que ofrece unas buenas vistas, mientras traza alguna lazada, pasando junto al desvío hacia la fuente de Valdeherrera, cuyo sendero ha sido comido por la vegetación, por lo que seguimos bajando hasta alcanzar el collado de Valdelinares, una encrucijada, donde el sendero de la derecha baja a Talamantes por el barranco de Valdeherrera, por lo que tomamos el de la izquierda, que un poco más adelante, enlaza con una pista, justo en el límite del Parque Natural.

Aquí, sobre el mapa, debería salir un camino que bajase al corral de Valdelinares, pero, las veces que he estado, jamás lo he visto. Ahora, las variantes, son algo desconocidas para mí, intuyo, que si seguimos por la pista principal acabaríamos en el camino de Talamantes, la vuelta es larga, así que lo “menos malo”, debería ser atravesar varias barranqueras sin agua, para subir a lo alto, en el punto donde rompe la muralla entre la Peña Gotera y el Alto de Litero.

Dicho y hecho, continuamos caminando por una pista que sube hacia unos corrales, la pista da mucha vuelta y muere ahí, por lo cual, al llegar a la altura del barranco de Valdelinares, la abandonamos, para bajar por el cauce del barranco monte a través, buscando las zonas de paso con menos vegetación, aunque de momento se va bien, hasta alcanzar el cauce de una barranquera, donde la vegetación está más crecida.

La barrera natural son apenas unos metros, pero, se complica, lo intentamos por un lado, luego por otro y a la tercera, logramos encontrar un hueco entre la vegetación, donde pisándola un poco, apartándola con las manos, además de algún que otro arañazo en las piernas, logramos pasar al otro lado, por lo que continuamos caminando, rodeando la loma en la que se sitúa el corral de Valdelinares, evitando perder el desnivel que más tarde deberemos ganar, llegando a la ladera del Litero, que remontamos trazando alguna lazada, alcanzando el punto más elevado, desde el que divisamos la otra vertiente y donde se aclara el panorama, ya que más o menos a un kilómetro de donde estamos, vemos el camino por el que discurre la Vereda de Ambel a Purujosa, en la que se sitúan un grupo de parideras, que nos servirán de referencia para el descenso.

Con las ideas más claras, iniciamos el descenso por la loma revestida de roca y vegetación arbustiva, con una pendiente moderada, que se baja bastante bien, sobre todo si lo comparamos con la subida, amenizada con unas estupendas vistas del macizo del Moncayo, que, a estas alturas del año, no tiene una pizca de nieve, donde, a
 medida que vamos perdiendo desnivel, la pendiente disminuye, hasta convertirse en una zona de falso llano, por la que avanzamos a buen ritmo, contentos, de dejar atrás este terreno tan poco “agraciado” para el caminante, hasta llegar a la altura del barranco de Los Moros, donde buscamos el paso, realizando un sube y baja, para alcanzar la vereda de Ambel a Purujosa, a la altura de la Paridera de Letosa, donde paramos para decidir el siguiente paso.

Mirando el track cargado, estamos cerca de enlazar con la circular, tendríamos que remontamos por pista el barranco de Los Moros y coger un camino que sube a una loma, pero aquí, no nos entendemos, ya que a mis compis les da por echar mano de la tecnología y el GoogleMaps, traza un recorrido a la inversa, mucho más largo (±5.5 kilómetros). El principal problema, es que si bien, el que indico es más corto, tocará subir un poco y además, el camino da mucha vuelta, pero, les explico que una vez arriba, hay un sendero que baja justo al aparcamiento.

Como están un poco cansados de ir monte a través, prefieren la opción larga, yo, les entiendo, así que no hay más discusión, por lo que seguimos bajando por la pista, hasta alcanzar un cruce de caminos, donde tomamos el ramal de la izquierda, por el que discurren los itinerarios de bicicleta 3-5, por el que avanzamos a buen ritmo, entre un bosque de carrascas, disfrutando en los tramos a cielo abierto, de la imagen del Moncayo, mientras en los cielos, los buitres sobrevuelan nuestras cabezas, enlazando tras casi tres kilómetros, con el camino del Monte Bajo que viene de Alcalá de Moncayo, por el que avanzamos con los últimos rayos de sol iluminando las Peñas de Herrera, con la vista puesta en la Muela de Horcajuelo, a la que paso a paso vamos acercándonos, sin perder un ojo al Moncayo, que despuntan tras el monte La Mata.

Cerca de la seis de la tarde, llegamos al aparcamiento de la Cabra Moncaina, que, está igual que esta mañana, sin un alma, finalizando está bonita circular, en la que hemos enlazado cuatro enclaves de gran belleza, como el barranco de Horcajuelo, la Cueva de los Pilares, el Cerro Morrón y las Peñas de Herrera. Antes de marcha a casa, echamos un trago de vino con unos turrones que saca José, nos cambiamos el calzado, que se ha portado muy bien después de 24 kilómetros y 1200 metros de desnivel y vuelta a casa, con la idea en mi cabeza de repetir la circular, pero tirándome ladera abajo hacia el barranco de Los Moros, que me he quedado con la duda, de si sería mejor o peor opción.

Después, destrepamos con cuidado y mientras terminan
Me introduzco en la cueva, para hacer una fotografía, para acto seguido
Iniciar el descenso, hasta enlazar con el sendero de los "Castillos de Herrera", parando en el collado a comer
Aunque vamos bien de tiempo, queda el tramo más "peliagudo", así que seguimos bajando, pasando por el desvío a la fuente de Valdeherrera
Hasta alcanzar el collado de Valdelinares, una encrucijada, donde tomamos el ramal de la izquierda
Que desemboca en una pista, a la altura de los límites del Parque Natural, por la que caminamos un poco, para bajar monte a través
Por el barranco de Valdelinares, buscando las zonas de paso con menos vegetación, que se cierra al llegar a la altura de una barranquera
Y tras varios intentos, logramos pasar al otro lado, bordeando una loma y remontando la ladera del Litero
Donde el panorama se aclara, por lo que iniciamos el descenso monte a través, por una ladera revestida de piedras y vegetación arbustiva
Tomando de referencia un grupo de parideras, hasta enlazar con la vereda de Ambel a Purujosa, a la altura de la paridera de Letosa
En este lugar, tenemos dos opciones, una corta pero con desnivel y otra larga pero llana, que es la que elegimos, para seguir bajando por ella
Hasta llegar a un cruce, donde tomamos el ramal de la izquierda, por el que discurren los recorridos de bicicleta 5-3
Donde avanzamos por un bosque de carrascas
Disfrutando de los tramos a cielo abierto
De la imagen del macizo del Moncayo
Mientras en los cielos, los buitres sobrevuelan nuestras cabezas
Enlazando casi tres kilómetros más tarde, con el camino del Monte Bajo, que, viene de Alcalá de Moncayo
Por el que avanzamos con los últimos rayos de sol iluminando las Peñas de Herrera
Con la vista puesta en la Muela de Horcajuelo, a la que paso a paso, vamos acercándonos
Sin perder un ojo al Moncayo, que despunta tras el monte La Mata, finalizando la circular 

19 comentarios:

  1. Que maravilla de paisajes, veo que el recorrido ya es para profesionales. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Charo.

      Esta gran circular, abarca una gran variedad de paisajes, luego, cada uno la puede moldear a su forma física.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Hay variados paisajes y todos de gran belleza. El recorrido al comienzo, es bastante cómodo para andar, pero todo se va complicando a medida que se avanza y se presenta los grandes desniveles del terreno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      Si, es de esas rutas que hago de investigación, en las que voy improvisando sobre la marcha, teniendo en cuenta el conocimiento del terreno, sino, es mejor ir a lo seguro y más, ahora en invierno, donde, escasean las horas de luz.

      Un saludo

      Eliminar
  3. ¡Hola Eduardo!
    La de tiempo que llevamos queriendo conocer las Peñas de Herrera. Lo piensas... pero nos cae tan lejos que allí están esperando.
    Gracias, después de leerte ya sabemos un poco del asunto.
    ¡Que vaya bueno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mariano.

      Bueno, en la primavera es una buena época para ir por la zona y vosotros, tenéis el apartamento móvil, que facilita mucho el viaje. Las Peñas de Herrera, son accesibles desde muchos lugares, quizás, la opción más "cómoda" es la circular desde Talamantes, pero está que hicimos, abarca más lugares.

      Salud y montaña.

      Eliminar
  4. ¡Hola Eduardo!

    Buena calcetinada os pegásteis, y con intenso final campo a través.
    La cueva de los Pilares me parece el lugar más impresionante del parque natural, un sitio único.

    ¡Muchas gracias por compartir!

    Salud y monte.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fer.

      Si, llevaba un track más "light", pero en casa ya tenía pensadas otras alternativas, luego, había que engañar a los compañeros, qué, me lo pusieron fácil.

      La cueva de los Pilares, hace tiempo que la quería visitar, en un principio, la idea era hacer la circular en bicicleta del Cerro Gordo. La verdad, es que impactan esos pilares y el lugar en el que se encuentra, a mí, del Parque Natural, lo que más me gusta es el barranco de la Morana, aunque, será por lugares chulos.

      Salud y montaña.

      Eliminar
  5. Un bonito paseo bien explicado en el que disfrutasteis de unos paisajes de gran belleza.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tomás.

      Dicen que sarna con gusto no pica, pero la verdad, es que disfrutar de estos paisajes, compensa cualquier esfuerzo.

      Un saludo

      Eliminar
  6. ¡Vaya vueltón! La primera parte me suena, la escalada de la Torre Morana ya saldrá algo más de 4+, me pareció muy picante. Y el alargue final, Peñas de Herrera y la propinilla, ya es para estar muy motivados y con buen físico.
    Coincido con Fernando que la Ceuva Pilares es un paraje espectacular, vivo ejemplo de la cara oculta del Moncayo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      Si, pensaba alargar dos o tres kilómetros la cosa, pero, al final fueron unos cuantos más y monte a través, que esos dos kilómetros, se hicieron largos y con la incertidumbre, si en algún momento se cerraría por la vegetación, pero, hubo suerte.

      Para otra vez, tengo claro, que tiraré ladera abajo desde la misma Peña del Camino para enlazar con el barranco de los Moros. La Cara Oculta del Moncayo, ofrece rincones espectaculares como la Cueva de los Pilares, el barranco de Cuartún, cuevas y muelas, tengo pendiente hacer las Peñas Albas.

      Salud y montaña.

      Eliminar
  7. ¡Hola Eduardo! Me ha gustado mucho tu post, gracias por compartirlo.
    Excelente contenido tu Blog de fotografía.
    Muy buenas imágenes y creativas. Me gusta cómo captas los colores.
    Y desearte un buen fin de semana.
    Un saludo. Blues Hendrix 📷 😊 🎨

    ResponderEliminar
  8. Blues Hendrix
    ¡Hola Eduardo!
    ¡Pasaba a desearte un feliz domingo!
    ¡Un abrazo! Blues Hendrix 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hendrix.

      Me alegro que te guste, bienvenido al blog y a disfrutar de la semana.

      Un saludo

      Eliminar
  9. Hola Eduardo.

    Menuda circular chula, enseñándonos otra vuelta de tuerca más a ese impresionante Parque del Moncayo.

    Siempre que enseñas esas Peñas de Herrera se me hace la boca agua, y en esta, además se le sumas esas cuevas, los pasos equipados, ese Cero Morrón y demás pues sale un rutón.

    Salud y Montaña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni.

      Uno día de estos, tengo que hacer un monográfico sobre el Moncayo, que tengo bastante material, a falta de visitar tres o cuatro lugares.

      Salió una vuelta muy completa, más larga de lo esperado, porque, pensaba que saldríamos un poco más arriba, pero bueno, pasamos un día fantástico.

      Salud y montaña.

      Eliminar
  10. Hola Eduardo.

    A principios de año (el fin de semana del 12, 13 y 14), decidimos, prácticamente de un día para otro (el viernes a las 22 me recogían del curro y el sábado a las 9 ya estábamos con los crampones puestos en la Fuente de la Teja) hacer una nueva ascensión invernal al Moncayo. Te cuento esto por que de todas las anteriores ocasiones que habíamos estado en el Moncayo nunca habíamos hecho ninguna actividad por la zona el día siguiente a la ascensión, pero esta vez si. Después de visitar nuevamente Tarazona (me parece una ciudad preciosa) nos fuimos a Calcena, donde hicimos la ferrata Hipocrática el domingo, antes de volver para casa. Y la verdad, que con lo poco que vimos durante la ferrata, y luego por la carretera, nos fuimos con la certeza de que el parque natural del Moncayo va mucho más de la propia montaña que le da nombre, cosa que por otra parte, ya sabía gracias a ti y a tu blog y esos reportajes tan completos sobre todos los encantos que tiene esta montaña alrededor suyo. No me canso nunca de decir que cuando el Moncayo está vestido de blanco es una montaña preciosa, pero luego, una vez fuera del invierno, hay paisajes y lugares más atractivos que la ascensión al pico, y ahí están esas espectaculares Peñas de Herrera, la Cueva de los Pilares, la Torre Morana o el Morrón para certificarlo.
    Una estupenda ruta circular y que sin duda me apunto para cuando vuelva por el parque natural.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Pues no se si os saldría buen día, pero, por nieve, ha sido de los pocos fines de semana que estaba bien, además, los accesos estaban cortados por placas de nieve, por lo que no subía mucha gente a la cima.

      Veo, que le diste la vuelta al macizo, porque, si bien Tarazona y Calcena, en línea recta están más o menos cerca, en coche, se tarda un rato. La vía ferrata no la he hecho, para ir de propio no merece la pena, pero, es una buena opción, como complemento a otra actividad, como fue el caso en el que fui con mi mujer, para hacer la circular al barranco de Valcongosto, aunque, justo cuando deje la furgoneta en el aparcamiento empezó a llover, así que la deje para otra ocasión.

      Lo que es impresionante, son los mallos que conforman las Peñas del Cabo, si no se conocen, cuando se viene de Oseja y de repente te los encuentran de frente, impactan.

      Si te gusto la zona, se puede hacer una circular desde Purujosa, visitando algunos parajes que hicimos en la circular, como la Cueva de los Pilares, el Cerro Morrón y la Peña del Camino, subiendo por el barranco de Valcongosto y bajando por el barranco de Cuartún. Es una circular muy completa pero exigente.

      A Tarazona, hace bastante tiempo que no voy, de crío, era la excusión que hacíamos todos los años, visita guiada a Tarazona y luego subíamos a la Fuente de los Frailes, a jugar un rato, comer y vuelta a Zaragoza, que buenos recuerdos.

      Salud y montaña.

      Eliminar

Mis tracks en Wikiloc