miércoles, 30 de noviembre de 2022

Circular por el Massís de Les Cadiretes: les Carcaixells d'En Dalmau, puig Montclar (401 metros), ermita Sant Baldiri y castell de Solius, desde monasterio de Sta. María de Solius

El massís de les Cadiretes, también conocido como massís de l’Ardenya o Sant Grau, es una formación montañosa, del norte de la cordillera Litoral junto al mar Mediterráneo, en la provincia de Girona, que abarca principalmente el término municipal de Tossa de Mar, pero también, los de Sant Feliu de Guíxols, Santa Cristina d’Aro, Llagostera, Vidreres y Lloret (comarcas de la Selva, el Gironès y el Baix Empordà).

Sin duda, se trata de unos de los mejores ejemplos conservados del paisaje primigenio de la Costa Brava, con una variada vegetación, compuesta principalmente por alcornoques, encinas, pinos y bosque de ribera, con un patrimonio histórico y cultural, plagado de dólmenes, ermitas, castillos ..., que desde el año 2004, tiene la figura de protección de Lugar de Importancia Comunitaria (LIC).

Su máxima elevación es, el Puig de les Cadiretes (519 metros), junto al que se ubica una torre de vigilancia forestal, lo que lo otorga como un gran mirador hacia el mar Mediterráneo. En la otra vertiente, destacan unos domos graníticos o crestas rocosas, que son la forma de relieve de estos picos, que constituyen unas colinas de vertientes desnudas y escarpadas, aisladas o agrupadas en conjuntos más o menos complejos, conocidos como los Carcaixells d'en Dalmau, que está mañana quiero recorrer hasta alcanzar su punto más alto, el Monclar (401 metros).


Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc, y para saber como llegar al punto de inicio, en el siguiente enlace "Como llegar"


 

Estamos de vacaciones en un camping al lado de Tossa de Mar, la aproximación es corta, pero quiero estar a la hora de comer, así que me levanto pronto y con algún que otro fallo del Google Maps, llego hasta el monasterio Cisterciense de Santa María de Solius, donde aparco la furgoneta.

A estas horas, la zona está complemente solitaria, por lo que me acerco hasta el monasterio, fundado el día 21 de enero de 1967, por un pequeño grupo de monjes provenientes del monasterio de Poblet, que forma parte de la Congregación Cisterciense de la Corona de Aragón, situado junto a la iglesia parroquial de Santa Agnès de Solius, en Santa Cristina de Aro.

Unos minutos más tarde, comienzo la circular, caminando unos instantes por la carretera, hasta coger el cami del L'Abocador, por el que avanzo observando algunos domos que sobresalen del pinar, en el que a medida que voy avanzando, se va volviendo más denso, hasta localizar a mano derecha un sendero, por el que gano rápidamente desnivel, mientras poco a poco, el pinar va quedando abajo, dando paso a una pequeña mancha de alcornoques, entre los que camino tomando de referencia unas marcas azules, hasta alcanzar una explanada, desde la que observo el Puig Monclar.

Si bien la cabeza me dice de continuar por el sendero principal, entre la vegetación, nace un sendero a mano izquierda, que es el que escojo, para seguir caminando por la arista rocosa de un domo, por el que accedo al mirador de la Roca Ponça, donde también obtengo unas bonitas vistas hacia el mar Mediterráneo, además de varios conjuntos de agujas (Roques Bessones), hacia las cuales me dirijo, dando un pequeño rodeo por un terreno llano, pasando junto a su base, en el que inicio el descenso por un sendero resbaladizo.

A medida que voy perdiendo desnivel, la vegetación hace acto de presencia, hasta que desemboco en una pista, que casi no cato, ya que rápidamente, da paso a un laberinto de senderos, en el que voy atento a las marcas azules y al GPS, hasta llegar a la base de los Carcaixells d'En Dalmau. 

Desde el monasterio Cisterciense de Santa María de Solius, comienzo la circular, caminando unos instantes por la carretera
Hasta coger el Cami del L'Abocador, por el que avanzo
Observando algunos domos, que sobresalen del pinar
En el que a medida que voy avanzando, se vuelve más denso, localizando a mano derecha un sendero
Por el que rápidamente gano desnivel, mientras poco a poco, el pinar va quedando abajo
Dando paso a una mancha de alcornoques, entre los que camino
Tomando de referencia unas marcas azules, hasta alcanzar una explanada
Desde la que observo el puig Montclar
En este punto, en vez de seguir por el sendero principal, tomo uno escondido entre la vegetación
Que va por la arista de un domo, por el que accedo al mirador de la Roca Ponça
Donde además, también obtengo unas bonitas vistas hacia el mar Mediterráneo y las Roques Bessones
Hacia las cuales me dirijo, dando un pequeño rodeo
Por un terreno llano
Pasando junto a su base e inicio el descenso, por un sendero resbaladizo
En el que a medida que voy perdiendo desnivel, la vegetación vuelve hacer acto de presencia
Hasta que desemboco en una pista, que casi no cato, ya que, rápidamente, da paso a un laberinto de senderos
Donde voy atento a las marcas azules y al GPS, hasta llegar a la base de los Carcaixells d'En Dalmau

En este punto, comienzo a ganar desnivel, de forma lenta pero segura, por un terreno mixto de roca y vegetación, en el que, de vez en cuando, tengo que apoyar las manos para seguir avanzando, hasta alcanzar una placa de granito, por la que corono la primera de las agujas o domo, denominada La Capella, debido a que en ella, se ubica el eremitorio de Sant Francesc, donde aprovecho para reponer fuerzas, mientras disfruto de las vistas hacia todo el conjunto de domos, que hace un rato he recorrido.

Después, continúo caminando, atento a las marcas blancas y verdes de un sendero local, por el que voy subiendo pegado a la roca, mientras atravieso una mancha de vegetación, hasta ponerme en el centro del domo, en el que alterno sencillas trepadas con tramo equipados (cadena), situados en las zonas más verticales, pero, en general sencillos de solventar, ya que los apoyos naturales en la roca, son numerosos e incluso, con bloques de roca escalonados, por el que culmino la ascensión al segundo de los domos, en el que aprovecho para echar una mira al horizonte, comprobando lo lejos que ha quedado el monasterio de Santa María de Solius con macizo del Montnegre de fondo.

Entre el segundo y el tercer domo, hay un tajo, que supero pasando por el Pont dels Aritjols, un puente colgante que resulta entretenido, por lo que hago un ida y vuelta. Una vez en la base del tercer domo, continúo por un terreno mixto de roca y vegetación, tomando de referencia los puntos azules o las marcas blanquiverdes del sendero local, disfrutando a cada paso de unas espectaculares vistas, en el que observo como Pont dels Aritjols, va quedando abajo, hasta alcanzar la Agulla de roca Llisa (307 metros), en el que hay una instalación de rapel.

Aquí, realizo un suave descenso equipado con cadena, por el que llego hasta bifurcación, en la que sigo hacia el puig Montclar (1 hora), donde comienzo una sucesión de subidas, bajadas y flanqueos, acondicionados en su mayor parte por cadenas, acercándome paso a paso, al puig Monclar, síntoma de que estoy finalizando el tramo del cami dels Carcaixells, que certifico al llegar a un poste direccional, en el que descanso mientras disfruto de las vistas hacia el espectacular paraje que conforman les Carcaixells d'En Dalmau.

En este punto, comienzo a ganar desnivel, de forma lenta pero segura
Por un terreno mixto de roca y vegetación
Que da paso a una placa, por la que progreso, apoyando de forma esporádica las manos
Hasta coronar el primer domo, La Capella, en la que se ubica el eremitorio de San Francesc
Donde aprovecho para reponer fuerzas, mientras disfruto de las vistas hacia todo el conjunto de domos
Luego, continúo caminando atento a las marcas azules o las verdiblancas de un sendero local, por el que subo
Pegado a la roca, alternando trepadas con pasos equipados con cadena
Por el que culmino la ascensión al segundo de los domos
En el que aprovecho para echar una mirada al horizonte, comprobando lo lejos que ha quedado el monasterio de Santa María de Solius
Entre el segundo y tercer domo, hay un tajo, que supero pasando por el Pont dels Aritjols, un puente colgante, que hago de ida y vuelta
Para acto seguido, continuar por un terreno mixto de roca y vegetación, tomando de referencia las marcas blancas y verdes
Disfrutando a cada paso, de unas espectaculares vistas
Observando, como el Pont dels Aritjols, va quedando abajo
Hasta alcanzar la Agulla de Roca Llisa, en la que hay una instalación de rapel
Donde realizo un descenso equipado con cadena
Por el que llego a una bifurcación, donde continúo hacia el puig Montclar
Y comienzo una sucesión de subidas
Bajadas
Y flanqueos
Por el que poco a poco, me voy acercando a la cima del puig Montclar
Hasta llegar a un poste direccional, donde finalizo el Cami Carcaixells d'En Dalmau 
Donde echo una mirada atrás

Unos minutos más tarde, continúo caminando por un bonito sendero, por el que avanzo cómodamente, entre alcornoques y matorral bajo, hacia el collet del Montclar, una encrucijada de senderos, al que accedo al poco rato y al que más tarde regresaré, pero, de momento, sigo hacia la cima del puig Montclar, caminando por un sendero que sigue atravesando el bosquete de alcornoques, que da paso a una placa de granito, por la que subo de forma directa, hasta llegar a las postrimerías de la cima, a la que accedo por un sendero, cuando pasan unos minutos de las 11, en la que me detengo un instante, para disfrutar de las vistas hacia les Carcaixells d'En Dalmau con el mar Mediterráneo de fondo.

A pesar de que esta parcialmente nublado, a estas horas, el calor se empieza a notar, así que me pongo en marcha, pero, en vez de 
regresar sobre mis pasos, doy un pequeño rodeo por el otro flanco, pasando de nuevo por el collet de Monclar, donde está vez sí, continúo hacia el Sureste (coll de Ceps), por amplio camino de tierra, avanzando entre alcornoques durante medio kilómetro, hasta alcanzar el coll de Ceps, donde podría dar un tajo a la circular, para bajar de forma directa a la Plana Basarda, aunque quiero visitar la ermita de Sant Baldiri de Solius.

Si bien este tramo extra, aporta más kilómetros, siempre que visito un lugar desconocido y al que seguramente no volveré, intento acaparar el máximo de lugares a visitar, así que, en el coll de Ceps, de momento continúo todo recto hacia el coll de St. Baldiri (se pasa cerca pero no se llega), disfrutando de las vistas y de los detalles que ofrece la naturaleza con la ayuda del hombre, como un grupo de alcornoques, en los que recientemente se les ha hecho la <<saca del corcho>>, pasando por un bonito tramo, en el que entremezclan con bloques de roca.

Unos minutos más tarde, alcanzo el conjunto que conforma la ermita de Sant Baldiri de Solius y Can Sant Baldiri, ambas en no muy buen estado de conservación. La ermita de una sola nave (
siglo XVIII), está construida sobre una primitiva capilla, documentada desde 1474, en una licencia otorgada por el castellano de Solius a Pere Sabater, que prefiero ver desde fuera, en el que sin duda destaca, una portada de arco de medio punto y la espadaña de un solo ojo.

Unos minutos más tarde, continúo caminando por un bonito sendero
Por el que avanzo cómodamente, atravesando un bosquete de alcornoques
Hasta alcanzar la encrucijada que conforma el collet del Monclar, al que más tarde regresaré
Pero, de momento, me dirijo a la cima del puig Montclar, caminando por un sendero
Que desemboca en una placa de granito, por la que subo de forma directa, hacia las postrimerías de la cima
A la que accedo por un sendero, cuando pasan unos minutos de las 11
En la que me detengo, para disfrutar de las vistas hacia les Carcaixells d'En Dalmau con el mar Mediterráneo de fondo.

En vez de regresar sobre mis pasos, lo hago por el otro flanco de la montaña
Pasando de nuevo por el collet de Montclar, donde está vez sí, continúo hacia el Sureste (coll de Ceps)
Por un amplio camino de tierra, durante medio kilómetro
Hasta alcanzar el coll de Ceps, donde podría dar un tajo a la circular, bajando a la Plana Basarda, pero quiero visitar la ermita de Sant Baldiri de Solius
Así que, en el coll de Ceps, de momento, continúo hacia el coll de St. Badiri (se pasa cerca pero no se llega)
Disfrutando de las vistas 
Y los detalles que ofrece la naturaleza, con la ayuda del hombre, como <<la saca del corcho>>
Pasando por un bonito tramo, en el que se entremezclan con bloques de roca
Unos minutos más tarde, alcanzo la ermita de Sant Baldiri, construida sobre una antigua capilla, documentada desde 1474
Junto a la que se ubica Can Sant Baldiri

Después, regreso sobre mis pasos hasta la primera encrucijada, donde tomo el ramal de la derecha, por el que inicio un rápido descenso, tomando de referencia unas marcas de pintura azul, por la que llego a la Plana Basarda (cota ±270 metros), que es uno de los puntos álgidos del recorrido, donde localizo una difuminada senda, en la que comienzo un pequeño tramo circular de apenas trescientos metros, por la que avanzo a paso tortuga, ya que escondidos entre la vegetación, se encuentran los restos del Poblat Ibèric Plana Basarda, cuyo nombre deriva de Basart, antiguo propietario de los terrenos, que fue habitado entre los años 350 y 50 a. C, en una meseta de unas dos hectáreas, en los primeros contrafuertes de l’Ardenya que hacía de defensa natural.

Enseguida, localizo entre la vegetación los primeros restos, como una pequeña cueva construida en la roca y un poco más adelante, un camp de Sitges (campo de silos), que estaba compuesto por una treintena de agujeros de forma cilíndrica, excavados en el suelo rocoso, algunos con un par de metros de profundidad, que calculo introduciendo el bastón, que se utilizaban para almacenar los excedentes agrícolas, donde me entretengo buscando la mayor parte de ellos, algunos tapados por la vegetación, que captan mi interés, porque nunca había visto una construcción de este estilo, mientras poco a poco, voy haciendo la circular, localizando otros restos arqueológicos, hasta salir de nuevo al sendero principal, donde cierro esté pequeño sector circular, para acto seguido, continuar el descenso por el sendero, salpicado de pinos, en el que observo a lo lejos, les Carcaixells d'En Dalmau, en el que tirando de zoom, puedo ver el Pont dels Aritjols.

Tras disfrutar de las vistas, sigo caminando por este bonito sendero, por el que voy atravesando un curioso bosque de robles y eucaliptos, en el que localizo la cova Sa Tuna o Matamala, una curiosa cueva en forma circular, sin apenas recorrido, que finaliza en una pequeña cámara (3 metros de profundidad y 1,9 metros de altura), en cuya entrada se puede apreciar un surco, donde iría una puerta circular, ya que, este tipo de cavidades, eran cuevas sepulcrales, que datan de la misma época que los monumentos megalíticos que hay en la zona (III - II milenio a.C), algo que me sorprende, porque las que había visto hasta el momento, habían sido talladas en el suelo.

Poco a poco, me voy acercando a una urbanización, el sendero da paso a un camino de tierra, por el que avanzo, hasta alcanzar una encrucijada, en la que se ubica el Menhir de Can Llaurador, un menhir antropomorfo de granito, con una pequeña escotadura artificial en la parte superior, que data del Neolítico Medio y el Calcolítico (3500-1800 a.C.), cuyas primeras noticias provienen de 1677, que fue levantado de nuevo en 1990 (
tiene una altura de 2 metros y 18 centímetros).

Después, regreso sobre mis pasos
Hasta el coll de Ceps
Donde tomo el ramal de la derecha, por el que inicio un rápido descenso
Tomando de referencia unas marcas de pintura azul, hasta que sobre la cota ±270 metros, alcanzo la Plana Basarda
Donde localizo una senda difuminada, en la que comienzo un pequeño tramo circular, para visitar
Los restos del Poblat Ibèric Plana Basarda, donde no tardo en localizar una cueva construida en la roca
Un camp de Sitges (campo de silos), que estaba compuesto por una treintena de agujeros cilíndricos
Utilizados para guardar el excedente agrícola, donde intento localizar el mayor número posible, algunos tapados por la vegetación
Mientras poco a poco, voy realizando la circular
Localizando otros restos, cerrando este pequeño sector circular
Para acto seguido, continuar el descenso por un sendero salpicado de pinos
En el que observo a lo lejos, les Carcaixells d'En Dalmau
Y tirando de zoom, el Pont dels Aritjols
Tras disfrutar de las vistas, sigo caminando por este bonito sendero
Por el que voy atravesando este curioso bosque de robles
Y eucaliptos
En el que localizo la cova Sa Tuna, una cueva sepulcral, que data del III - II milenio a. C y unos metros más abajo
El Menhir de Can Llaurador, que data del Neolítico Medio y el Calcolítico (3500-1800 a.C.)

Antiguamente, este lugar servía para marcar el término entre Solius y Santa Cristina d'Aro, ahora, es una encrucijada, donde abandono el camino que se dirige al GR.92, para tomar un sendero a mano izquierda, que, entre una densa vegetación, lo voy alternando con cortos tramos de camino, en un tramo confuso donde tengo que tirar de GPS, hasta introducirme en un espectacular alcornocal, por el que desciendo con la mirada puesta en la roca dels Moros, a la que accedo caminando.

En esta pequeña montaña (125 metros), se ubica la cova dels Moros, una pequeña oquedad de poco más de un metro de altura, de la que no hay certeza, ni de la cronología ni de su función, aunque su semejanza a la cova Sa Tuna, hace pensar, que fue una cueva sepulcral del final de la edad de bronce, aunque otros opinan, que pudo utilizarse como habitación, almacén de grano e incluso, tener un origen medieval, ligada a la ocupación del castell de Solius, que observo a poco más de un centenar de metros, al que me acerco caminando, por una especie de calzada adoquinada.

Del castillo medieval, tan solo quedan algunos vestigios, ya que una parte, se reedifico con motivo de las guerras del siglo XIX, al que accedo por un arco rebajado de una de las paredes fortificadas, donde todavía se conservan las escaleras de acceso a la parte superior, algunas talladas en la roca, por las que subo, para disfrutar de las vistas hacia la roca dels Moros, la Costa Brava y el monasterio Cisterciense de Santa María de Solius, que está bastante cerca.

Como calculo a ojo cubero, unos diez minutos andando, regreso sobre mis pasos, para continuar el descenso por el alcornocal, que unos metros más abajo, da paso al pinar, que atravieso hasta salir a la carretera, por la que recorro los metros finales, hasta llegar al monasterio Cisterciense de Santa María de Solius , que a estas horas está abierto, por lo que aprovecho sin molestar, para darme un paseo y finalizar esta magnífica circular, que sin duda, ha sido la mejor de las que he realizado en la Costa Brava, tanto por la belleza del lugar, como, por la cantidad de puntos de interés que agrupa, sin desmerecer la que realicé hace unos días, subiendo al Puig de Les Cadiretes.

Antiguamente, marcaba el término entre Solius y Santa Cristina d'Aro, ahora, es una encrucijada, donde tomo el ramal de la izquierda
Que, entre una densa vegetación
Voy alternando con tramos de camino, en el que me guío con el GPS
Hasta introducirme en un bonito alcornocal, por el que desciendo
Con la mirada puesta en la roca dels Moros
A la que accedo caminando y en la que se ubica la cova dels Moros
Una pequeña oquedad, que puede ser de origen medieval, por la cercanía al castell de Solius, que visualizo desde aquí
Al que me acerco caminando, por una especie de calzada
Y al que accedo, pasando por un arco rebajado, de una de las paredes fortificadas, en el que todavía se conservan
Las escaleras de acceso a la parte superior, por las que subo, para disfrutar de las vistas hacia la roca dels Moros
La Costa Brava
Y el monasterio Cisterciense de Santa María de Solius, que está a unos diez minutos
Así que, regreso sobre mis pasos, para continuar el descenso por el alcornocal
Que unos metros más abajo, da paso al pinar, que atravieso hasta salir a la carretera
Por la que recorro los metros finales, hasta llegar al monasterio Cisterciense de Santa María de Solius

26 comentarios:

  1. Buenas fotos, buena descripción de los lugares y mucha historia.
    Una ruta que lo tiene todo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tejón.

      Así es, una ruta muy completa, tanto a nivel paisajístico como cultural, además de entretenida.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Por los paisajes que observo, pienso que has sabido escoger bien la ruta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      Si, como comento al final, es el mejor recorrido que he realizado por la Costa Brava, una maravilla.

      Un saludo

      Eliminar
  3. Cuando vi la altura de las montañas pensé que iba a ser un paseo fácil. Pero por lo que nos ofreces fue duro.
    Lo que si tiene este recorrido es historia desde el menhir a los monasterios.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tomás.

      Nunca hay que hacer caso de las alturas, está es una montaña modesta, pero hay que tener en cuenta, que está pegada al mar, pero bueno, lo importante, es que es una zona espectacular y con mucha historia.

      Un saludo

      Eliminar
  4. Un recorrido impresionante.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Charo.

      Si, muy bonito, además, se puede adaptar a las condiciones de cada uno. Para los que no quieran andar mucho, se puede visitar el Monastir Cisterciense de Santa María de Solius, para luego dando un corto paseo para ver el Castell de Solius y la cueva dels Moros.

      Un saludo

      Eliminar
  5. Hola Eduardo,

    El Massís de les Cadiretes es espectacular, tanto a nivel montañero, como nos muestras en la crónica, como a nivel megalítico, con una cantidad ingente de paradolmens, menhires, etc, en una zona muy reducida.

    Me anoto tu ruta, que es muy probable que me acerque algún día a recorrerla, que esta zona del macizo no la he recorrido.

    Salud y montaña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      La verdad, es que este Massis de les Cadiretes, me encanto, tanto está zona que describo como la del Puig de les Cadiretes, que no he publicado, porque con la niebla, no me salieron una fotografías decentes.

      Además de la belleza del lugar, lo que me impresionó, es lo que comentas, la alta concentración de elementos megalíticos.

      Salud y montaña.

      Eliminar
  6. Espectacular recorrido por un espacio de gran variedad vegetal. Cómo me gustaría que existiera un alcornocal centenario sin que le hubieran arrancado la corteza. Su corteza original es la que da al árbol ese aspecto tan rugoso y portentoso tronco.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier.

      Si, los alcornocales, es una de las cosas que más me llaman la atención de la Costa Brava, aquí, solo tenemos el de Sestrica, pero bueno, tenemos otras especies también muy bonitas, como los robles y las hayas, que en otoño, dan una colorido espectacular.

      Un saludo

      Eliminar
  7. Espectacular e interesante ruta, gracias por compartir Eduardo. Un fuerte abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
  8. Disculpa por la tardanza amigo Eduardo, pero aún ando mal con la visión y esperando me llamen para la operación de cataratas.
    Otro precioso itinerario de una hermosa zona y además con densa y bella vegetación. Por el puente colgante, sí que no pasaría, últimamente padezco de un vértigo atroz y no se la causa que lo motiva. La zona tiene unas vistas maravillosas, así como algunas interesantes construcciones y cuevas.
    Esta ruta me ha encantado.
    Un abrazo y te deseo feliz resto de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan.

      Pues como sea por la Seguridad Social, para días tienes, yo llevo un año en la lista de espera y dudo mucho que me operen en 2023, !es una vergüenza!, luego se gastan 40 millones de euros, en hacer un telesilla que une Astún con Formigal (que son empresas privadas), para unas cosas si y para lo importante, no hay.

      En cuanto al recorrido, es una maravilla, completo y entretenido, el puente colgante, no hay forma de salvarlo. Lo de los vértigos, puede venir por el oído.

      Un saludo

      Eliminar
  9. Hola Eduardo:
    Me recuerdan estas rocas desgatadas a Despeñaperros, cuarcitas armoricanas con muchos millones de años de antigüedad.
    El paisaje es espectacular, una buena elección.
    P.D. Dentro de poco estaré cerca de tu pueblo, a ver si hubiera alguna forma de contactar contigo y quedamos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángel.

      No conozco esa zona de Despeñaperros, pero si se parece, seguro que me gustaría. Si estas por Zaragoza, mándame tu teléfono a través del formulario de contacto de mi blog y contactamos por Whatsapp.

      Un saludo

      Eliminar
  10. Hola Eduardo.

    Me ha encantado el recorrido que propones, con esos diferentes afloramientos rocosos sobresaliendo sobre esos atractivos pinares y alcornocales, y que ofrecen, a pesar de su modesta altura, unas buenas y amplias panorámicas de la contornada. Tampoco le faltan a la ruta esos tramos de aventurilla con las secciones equipadas. Y por si no tuviese bastante encanto natural la zona, ahí están todos esos vestigios megalíticos, que hacen de este recorrido, y de esta zona, un destino muy apetecible. Me la apunto para una futura visita a la Costa Brava.
    A mi, personalmente, me encanta la estampa de los alcornoques cuando recién se les ha quitado la corteza, me resulta muy fotogénica.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Si, es una ruta muy completa, tanto a nivel paisajístico como cultural, con ese punto de aventura, que proviene de la parte final de la vía ferrata de Agulles Rodones o Carcaxells (K5), que ahora está cerrada.

      Pues nada, si David se la apunta y tu también, pues ya sabéis, quedáis los dos y la hacéis, que en buena compañía, se disfruta el doble.

      Salud y montaña.

      Eliminar
  11. Hola Eduardo.

    Que zona más curiosa y bonita con esos domos rocosos, y vaya pinturas rupestres las de la Cova dels Moros...
    Tomo nota del lugar, que no lo conocía y parece muy interesante.
    ¡¡Gracias por compartirlo!!

    Salud¡

    Fer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fer.

      Si, es una zona muy interesante, tanto está parte del macizo como la del Puig de Les Cadiretes, lo de las pinturas ... se ve que la gente se aburre y no tiene otra ocurrencia.

      Felices fiestas, salud y montaña.

      Eliminar
  12. Paso a desearte, tengas unas extraordinarias fiestas navideñas en compañía de tus seres más queridos.
    Un abrazo.
    ¡FELIZ NAVIDAD!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente Juan.

      Felices fiestas y a disfrutar de la familia, que al final, es lo más importante.

      Eliminar
  13. Hola Eduardo.

    Cómo molan estas escapadas en mitad de las vacaciones para pegarte un buen tute antes de comer, además, ese plan de camping en la Costa Brava debe estar muy chulo.

    La ruta me ha parecido una maravilla con lo que me gustan a mi los restos megalíticos e históricos y esa frondosidad de interior del litoral. Ya fuimos hace mucho a la Costa Brava y deberíamos ir pensando en una escapada, viendo estas sierras del interior tan apetecibles.

    Salud y montaña.

    ResponderEliminar
  14. Una maravilla de blog de un blog perfecto

    ResponderEliminar

Mis tracks en Wikiloc