martes, 24 de julio de 2018

Caminando por la costa almeriense: Ruta la Mena - Macenas (PR-A 96)

Situada en la parte oriental de la provincia de Almería, dentro de la comarca del Levante Almeriense a una altitud de 152 msnm, el casco histórico de la villa de Mojácar con sus casas blancas aremolinadas y colgadas en la última estribación de la sierra de Cabrera, hacen que esta población ya poblada en la Edad del Bronce, forme parte de la asociación de los pueblos más bonitos de España.

Con 17 kilómetros de costa, que van desde la Marina de la Torre hasta la Rambla de la Granatilla, a pocos kilómetros del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, existe un pequeño recorrido balizado como PR-A 96 Sendero La Mena – Macenas, que aprovecha el antiguo camino que unía Mojácar con Carboneras, excavado en exquisitos grises del Peleozoico, que serpentea junto al mar de los acantilados de la sierra Cabrera, que gracias a la ayuda de Zervino (Senderos deAlmería), es el elegido para comenzar a caminar por tierras Almerienses. 

Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc, y para saber como llegar al punto de inicio, en el siguiente enlace. "Como llegar"





Para estas vacaciones hemos cambiado el habitual apartamento por la estancia en un aparthotel con media pensión, lo que me hace ser un poco esclavo de los horarios, no pudiendo aprovechar las mejores horas para caminar.

Con estas circunstancias, aprovecho que para esta tarde las temperaturas son benévolas (26º de máxima), para hacer un pequeño recorrido costero que me permita volver a la hora de cenar al aparthotel, así que a las 18:00 horas desde la zona de playa de Vera, nos acercamos toda la familia hasta el sector de playa de Mojácar, donde al final del paseo marítimo junto a la rambla de Alfaix, dejo el coche en el amplio aparcamiento de la playa Venta del Cantal, en la que se quedan mi mujer y mi hijo, mientras yo me preparo la mochila.

Sobre las 18:30, a tan solo 7 metros por encima del mar, comienzo a caminar hacia el extremo Sur de la explanada, en la que diviso las marcas blancas y amarillas del PR-A 96, acompañadas en esta ocasión por una franja de pintura azul que indica el comienzo del recorrido, por el que me adentro en un pequeño bosque, que atravieso por un pasillo que rápidamente me deja en la base de los acantilados que conforma la sierra Cabrera, donde diviso toda la línea de costa que va hacia la Torre del Pirulico, roto por un amplio camino adoquinado acondicionado con barandilla, que poco a poco me va elevando por encima de las aguas del mar Mediterráneo, dejando atrás las playas de Mojácar, en el que destaca el espigón de la playa Venta del Cantal, en la que he dejado la furgoneta.

Tras un corto ascenso, continúo unos metros por terreno llano protegido por la pared de roca que conforma las estribaciones de la sierra Cabrera, que unido a que sopla el viento del Levante, me permite avanzar plácidamente por el camino que se origino durante el S.XIX, para el transito de transportistas, arrieros y mineros que durante 5 años trabajaron en las explotaciones mineras de hierro de la Mena de Macenas, hacia las que me dirijo en suave descenso por amplio camino de tierra, que va describiendo largas lazadas, cruzando por una pasarela de madera una rambla seca que desemboca en la playa de la Mena, repleta de enormes hitos de piedra que captan mi atención y en cuyas aguas afloran varias rocas en las que se posan una simpática pareja de cormoranes.

Después, prosigo el descenso por medio del camino que sigue ofreciéndome largos tramos de sombra; realizo un par de lazadas alcanzando una segunda pasarela por la que cruzo otra rambla, punto en el que un panel informativo indica la ubicación de la explotación minera de la Mena de Macenas, en la que todavía se conservan los restos de antiguos cargaderos, tolvas y bocaminas, que actualmente sirven de refugio a varias especies de murciélagos, además de aves rapaces.

A tan solo 7 metros por encima del mar comienzo el recorrido, atravieso un pequeño bosque

Por el que accedo a la base de los acantilados, donde diviso la línea de costa que va hasta la Torre del Pirulico

Roto por un camino adoquinado, equipado con barandilla por el que voy ganando desnivel

Dejando atrás la costa de Mojácar, en el que destaca el espigón de la playa Venta de Cantal
Tras un corto ascenso, continúo por terreno llano, a la sombra de la pared de roca

Que conforma la sierra Cabrera, por el que desciendo por un amplio camino que describe largas lazadas

Hacia la explotación minera de la Mena de Macenas, cruzando por una pasarela una rambla

Que desemboca en la playa de la Mena
Repleta de enormes hitos de piedra que captan mi atención 

En cuyas aguas afloran varias rocas

Donde posan una simpática pareja de cormoranes
Luego, continuó el descenso por medio del camino que realiza un par de lazadas, para cruzar otra rambla
Desde la que puedo ver los restos de la explotación minera de la Mena de Macenas
Cerca del nivel del mar, desciendo unos metros hasta que la tierra da paso a la arena, punto en el que se ubica la piedra del Nazareno que según cuenta la leyenda, “en tiempos de la explotación minera del lugar, encontrándose un día almorzando un grupo de mineros en este punto, una gran roca se desprendió del talud y cayó hasta donde se encontraban; salieron corriendo hacia la playa de Macenas y, al volverse a observar lo sucedido, se dieron cuenta que la roca precipitada, tenía forma de Nazareno, atribuyéndose a un milagro, el que no sucediera desgracia personal alguna, ya que la roca, freno su caída justo antes del lugar donde se encontraban los mineros.”

Nada más dejarla atrás, alcanzo el arenal de la playa de Bolmayor, utilizada antiguamente, dado su gran calado próximo a la orilla, para facilitar el acceso a la carga de mineral, esparto y hojas de palmito para la fabricación de escobas, que recorro por la pista principal que sirve de acceso a varias calas vírgenes de la zona (Peñón o del Perulico, del Sombrerico, Bordenares y Granatilla), siendo algunas elegidas como escenario para el rodaje de películas, como la Isla del Tesoro de Orson Wells.

Para evitar caminar por la pista donde transitan los coches, decido ir alternándola con el arenal, prestando atención a las zonas protegidas buscando la siempreviva de Mojacar (Limoniun estevei), un endemismo exclusivo de la provincia de Almería localizado en la base de la sierra Cabrera, entre Mojacar y Carboneras, que crece en márgenes de ramblas, taludes, sobre suelos salinos de origen sedimentario como el que estoy caminando, que no localizo, ya que se encuentra en peligro de extinción, pero que me permite llegar casi sin enterarme cerca del final del extenso arenal que conforma la playa de Bolmayor (±1.500 metros), también conocida como playa de Macenas, por la ubicación en ella del castillo de Macenas, construido a mediados del S.XVIII, al que llego tras cruzar la rambla del Cortijo Blanco.

Acostumbrado a la planta cuadrangular o rectangular de los castillos medievales que se extienden por Aragón, sin duda sorprende la planta en forma de herradura del castillo o torre de Macenas, coronado con un parapeto con aspilleras, que con 2 cañones de 24 libras, servía para defender la playa de los ataques piratas.

Por la fachada Oeste intento acceder al interior que se encuentra cerrado, así que evitando sacar los coches que aprovechan la sombra que ofrece el castillo, me detengo unos minutos para fotografiar la fortaleza con la sierra Cabrera y las playas de Mojácar de fondo.

Desde el castillo, continúo por una senda por la que cruzo la rambla Macenas, la ausencia de marcas evidencia que ando por el lugar incorrecto, así que me reincorporo a la pista principal, donde rápidamente encuentro las marcas blancas y amarillas del PR-A 96, que me encaminan hacia el chiringuito Macenas, punto en el que se inicia el tramo circular de la ruta.

Aunque las dos opciones acaban en el mirador de la cumbre del Sombrerico, prefiero aprovechar la sombra que ofrece a estas horas la montaña, para seguir en suave ascenso dirección Sur por la pista principal, hasta que me deja unos metros por encima de la linea de costa, tapizada por largas placas de roca en las que se apuestan varios grupos de pescadores.

Ya por terreno llano, camino relajadamente atravesando un corto paso entre rocas, donde veo la estela dejada por un velero, que visualizo nada más pasar, cerca del istmo que une el peñón sobre el que se construyo en la época Nazarí, entre los S.XII al XIV la Torre del Pirulico o del Peñón, a cuyas estribaciones llego tras un corto ascenso.

Para aproximarme hasta la base de la torre de planta troncocónica construida en mampostería, cojo una larga escalera en piedra en forma de S, por la que llego hasta una segunda escalera metálica que me permite superar los 7 metros de altura que hay hasta la puerta compuesta por un arco rebajado por la que accedo a una pequeña planta abovedada, desde la que asciendo por una escalera de caracol hasta la plataforma superior, donde diviso de Norte a Sur, toda la línea de costa que va desde Mojácar a Carboneras, en la que se encuentra la Torre del Rayo que junto con la del Pirulico, conformaban el sistema defensivo costero desde Adra a Mojácar.

Cerca del nivel del mar, la tierra da paso a la arena, punto en el que se ubica la Piedra del Nazareno

Nada más dejarla atrás, alcanzo el extenso arenal que conforma la playa del Bolmayor
También conocida como la playa de Macenas, por la ubicación en ella del castillo de Macenas

Tras echar un vistazo, continúo por la pista principal

Disfrutando de las vistas hacia la sierra Cabrera

Hasta llegar a un cruce de caminos, punto en el que inicio el tramo circular de la ruta

Donde sigo por la linea de costa, aprovechando la sombra que ofrece la montaña
Ya por terreno llano, atravieso un tramo entre rocas, donde veo la estela dejada por un velero
Que visualizo nada más pasar; después de un corto ascenso, alcanzo las estribaciones ...

De la Torre del Pirulico, a la que me acerco por una escalera en forma de S y acto seguido por una vertical 

Por la que accedo a una pequeña planta abovedada, desde la que asciendo por una escalera de caracol

Hasta la plataforma superior, donde diviso de Norte 

A Sur, toda la costa linea de costa que va desde Mojácar a Carboneras
Ahora, toca superar unos 150 metros de desnivel positivo que hay hasta la cumbre del Sombrerico, que suponen la mitad del desnivel total del recorrido. Así que desde la plataforma superior de la Torre del Pirulico, desciendo a la pista por la que continúo en suave ascenso unos metros, hasta alcanzar un pequeño saliente donde observo el arco natural (arco del Pirulico) que se ha formado por la erosión en la cara Sur del Peñón y al otro lado la cala del Pirulico o del Peñón, en la que no hay ni un alma.

Después, regreso a la pista que en suave ascenso me va alejando de la costa, encaminándome en largas lazadas hacia la loma en la que se ha formado un barranco que desemboca en la playa del Pirulico, en cuya cima se ubica el cortijo de La Rosa de los Vientos, que cuenta con unas vistas privilegiadas y en cuyo desvío (cota 50 metros, 4,2 km) alcanzo un cruce de caminos, cerca de coronar el punto más elevado de la pista, que se dirige hacia las playas naturales de Bordenares y el Sombrerico, para acabar muriendo en el cortijo de Bordenares.

Haciendo caso a las marcas blancas y amarillas del PR-A 96, abandono la pista para coger un sendero con el piso bastante descompuesto que a media ladera voy ascendiendo hacia la cumbre del Sombrerico, desde la que tengo una amplia panorámica del tramo de pista comprendido entre la Torre del Pirulico y el cortijo de La Rosa de los Vientos, que a medida que voy llegando al final, va incrementado la pendiente, resultando ser el tramo más duro de todo el recorrido.

Tras casi hora y media, alcanzo los 170 metros que tiene la cumbre del Sombrerico, en la que hay un par de mesas, además de un pequeño observatorio de madera, que a falta de aves, me permite disfrutar de las vistas de parte del litoral Almeriense, en el que sin duda destaca hacia el Sur las playas de Bordenares y el Sombrerico; al Oeste la sierra Cabrera ; al Norte las playas de Mojácar, con la sierra de la Almagrera de fondo difuminada por la calima.

Desde la plataforma superior, me acerco hasta un saliente, donde observo el arco del Pirulico

Y al otro lado, la playa del Pirulico o del Peñón, en la que no hay ni un alma

Después, regreso a la pista que en largas lazadas me encamina hacia una loma

En la que se ha formado un barranco que desemboca en la playa del Pirulico

Sobre la cota 50 metros, alcanzo una bifurcación, donde abandono la pista principal 

Para continuar subiendo tomando de referencia las marcas blancas y amarillas del PR-A 96
Que a media ladera me llevan hacia la cumbre del Sombrerico

Donde disfruto de las vistas hacia la costa y el cortijo de la Rosa de los Vientos

Que a medida que voy llegando al final, va incrementando la pendiente

Tras hora y media, alcanzo los 170 metros de la cumbre del Sombrerico, en el que hay un observatorio
Que a falta de aves, me permite disfrutar al Sur de las playas de Bordonares y el Sombrerico

Al Oeste de la sierra Cabrera

Y al Norte de la costa de Mojacar
Situada en el extremo Oeste de la cumbre del Sombrerico, localizo la baliza con las marcas blancas y amarillas que se encuentra en el inicio de la Cuerda de la Chacona, amplio camino de tierra de un kilómetro de longitud que une los dos observatorios, por el que aprovecho para correr un rato con la costa de Mojácar de fondo, hasta que llego al desvío al segundo observatorio, donde abandono por unos minutos el camino principal, para tomar otro a mano izquierda, que en apenas un par de minutos me permite alcanzar el observatorio, desde el que tengo una panorámica similar al anterior, en el que diviso abajo el castillo de Macenas.

Posado sobre una rama, observo un coqueto ejemplar de cogullada campesina (Galerída theklae), pájaro autóctono del norte de África, la Península Ibérica y Baleares, que suele habitar en lugares cálidos, ocupados por estepas o páramos con cierta cobertura arbustiva, tan característicos de estas sierras almerienses, fácilmente reconocible por la pequeña cresta que luce en su cabeza.

A la carrera, desciendo hasta la Cuerda de la Chacona donde todavía asoma la planta troncocónica de la Torre del Pirulico, para continuar por ella rodeando de Norte a Oeste la montaña, dirigiéndome en fuerte descenso hacia la playa de Bolmayor, hasta que cerca de la rambla de Macenas el piso se descompone, lo que me obliga a aminorar poco a poco el paso, para acabar caminando y evitar dar un resbalón.

Una vez finalizado el descenso, alcanzo el chiringuito Macenas, punto en el que cierro la circular e inicio el retorno hacia la playa Venta del Cantal, no sin antes acercarme hasta el castillo de Macenas y tras cruzar la rambla del Cortijo Blanco, al arenal de la playa de Bolmayor, por el que camino disfrutando de las vistas de la sierra Cabrera, mientras a estas horas los pescadores ocupan la orilla.

Próximo al final de la playa, recupero la pista que rápidamente se transforma en camino, paso junto a la piedra del Nazareno y con las últimas luces del día, camino por la linea de acantilados que componen las estribaciones de la sierra Cabrera, por la que alcanzo el aparcamiento de la playa Venta del Cantal, donde me espera la familia para regresar a cenar al hotel.

En el extremo Oeste, localizo la baliza con las marcas blancas y amarillas

Donde desciendo a la carrera por la Cuerda de la Chacona

Hasta alcanzar el desvío al segundo observatorio, donde abandono el camino principal

Para tomar otro a mano izquierda, que en 70 metros me deja en el observatorio

En el que disfruto de una panorámica similar al anterior y del castillo de Macenas abajo

Mientras posado sobre una rama, observo un coqueto ejemplar de cogullada campesina

Después, desciendo hasta la Cuerda de la Chacona

Para continuar por ella, rodeando de Norte a Oeste la montaña, hasta llegar al chiringuito de Macenas
Donde cierro la circular e inicio el regreso, pasando antes por el castillo de Macenas
Y tras cruzar la rambla del Cortijo Blanco, caminar por el arenal de la playa de Bolmayor

Disfrutando de las vistas de la sierra Cabrera

Cerca del final de la playa, recupero la pista, paso junto a la piedra del Nazareno

Y con las últimas luces del día, camino por la linea de acantilados de la sierra Cabrera 

Hasta alcanzar el aparcamiento de la playa Venta del Cantal

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios