miércoles, 19 de enero de 2022

Ermita Virgen de la Peña, desde Aniés


La Comarca de la Hoya de Huesca, se encuentra en la zona intermedia del Alto Aragón, enmarcada al Norte, entre las sierras prepirenaicas de Santo Domingo, Loarre, Caballera, Gratal y Guara; al Sur, de las llanuras meridionales que suponen la antesala de la Estepa Monegrina, lo que garantiza una gran diversidad natural.

Toda la zona, está salpicada por campos de almendros y cerezos, que, en época de floración, brindan un espectáculo, con sus flores blancas, que son regados por las aguas de los ríos Isuela, Flumen y Guatizalema, mientras sus cielos, son sobrevolados por el buitre leonado, el milano o el quebrantahuesos.

Está compuesta, por cuarenta municipios, perteneciendo a la provincia de Zaragoza, Murillo de Gállego y Santa Eulalia de Gállego, ubicándose el resto en la provincia de Huesca, al que pertenece la villa de Aniés (La Sotonera), enclavada entre las villas de Bolea y Loarre, donde en uno de sus cerros, como si de un nido de águilas se tratase, se construyó la ermita de Nuestra Señora de la Virgen de la Peña, siendo su parte más antigua, de la época romana, mientras el resto, pertenece al siglo XIII.

Para la jornada de hoy, en compañía de mi mujer, vamos a realizar una ruta semi circular, utilizando el PR-HU110 y el PR-HU109, para visitar este santuario, donde cada primer sábado de mayo, los fieles de Bolea, Loarre, Lierta, Quinzano, Puibolea, Esquedas y Ayerbe, suben en romería.

Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc, y para saber como llegar al punto de inicio, en el siguiente enlace. "Como llegar"



 

Habitualmente, cuando salimos al monte, comemos de bocadillo, pero hoy, hacemos una excepción y hemos reservado en Casa O'Caminero, así que, pasadas las 11, llegamos al municipio de Aniés, donde aparcamos en la calle Garisa Alta, que secciona el núcleo urbano en dos, por la que comenzamos a caminar en sentido ascendente, dejando atrás las últimas casas, hasta que la calle, se transforma en una pista de tierra, por la que avanzamos con la mirada puesta en los paredones, en los que se ubica la ermita de la Virgen de la Peña y en el castillo de Loarre.

A medida que vamos ganando desnivel, el panorama cambia, los campos cerezos y almendros, dan paso a un precioso pinar, roto tan solo, por un pequeño bosque de ribera, formado entorno al cauce del río Biel, hasta alcanzar una encrucijada, donde se separan el PR-HU109, que se dirige a La Paúl/Rasal y el PR-HU110, que va a la Ermita de la Virgen de la Peña, aunque también, podríamos seguir por la pista, que sirve de acceso a los vehículos.

En este punto, iniciamos el tramo circular del recorrido, donde regresaremos por el PR-HU109, para continuar subiendo por el PR-HU110, por un bonito sendero que ataja la pista principal, entre pinos y un denso sotobosque, compuesto principalmente de bojes, tomando de referencia las marcas blancas y amarillas, por la que salimos definitivamente a la pista, cerca de la base del cerro en el que se ubica el santuario, aunque desde esta posición, tan solo vemos la casa del santero.

Cuando apenas hemos caminado un par de kilómetros (km 2.2), alcanzamos una bifurcación, donde abandonamos la pista que se dirige a la ermita de San Cristóbal, para tomar a mano izquierda un sendero, por el que atravesamos un pequeño vergel, formado entorno a una fuente - manantial, que 
da paso a un terreno rocoso, acondicionado con escalones, por los que subimos disfrutando de las vistas hacia el castillo de Loarre, superando el tramo más duro de todo el recorrido, para continuar, hasta alcanzar las escaleras que dan acceso al conjunto.

La entrada, es gratuita, aunque si se quiere visitar la ermita, está si que es de pago (más información aquí). Como vamos bien de tiempo, descendemos observando el conjunto, formado por la ermita medieval, cuyos restos más antiguos pertenecen al siglo XIII, aunque posteriormente, entre los siglos XVII-XVIII, sufrió modificaciones, en la que sin duda llama la atención, la pequeña espadaña que se eleva sobre su tejado a dos aguas, mientras al fondo, bajo una visera rocosa, se ubica la casa del Santero, a la que subimos a uno de sus balcones, para disfrutar de las vistas hacia la Hoya de Huesca.

Desde la calle alta, caminamos hasta enlazar con una pista, desde la que observamos, la ermita de la Virgen de la Peña
Y a un lado, el castillo de Loarre, con el pico Puchilibro de fondo
A medida que vamos ganando desnivel, los campos de almendros y cerezos, dan paso a un precioso pinar
Roto, tan solo, por un pequeño bosque de ribera, que se ha formando entorno al río Biel
Hasta alcanzar una encrucijada, donde se separan el PR-HU109 y el PR-HU110, que va hacia la ermita
Por el que continuamos por un bonito sendero, que ataja la pista principal
Entre pinos y un denso sotobosque, compuesto principalmente de bojes
Tomando de referencia las marcas blancas y amarillas del PR-HU110
Hasta desembocar en la pista, que recorremos, cerca de los paredones
En los que se ubica la ermita, aunque desde esta perspectiva, tan solo vemos la casa del Santero
Unos metros más adelante, alcanzamos un cruce, donde tomamos un sendero, que atraviesa un pequeño vergel
Que da paso a un terreno rocoso, acondicionado con escalones, por los que subimos
Disfrutando de las vistas hacia el castillo de Loarre, superando el tramo más duro, para acto seguido
Continuar hasta las escaleras de acceso, por las que bajamos, obteniendo una panorámica de la ermita
Y la casa del Santero, a cuyos balcones nos asomamos
Para disfrutar de las vistas hacia la Hoya de Huesca

Luego, regresamos al sendero, por el que rodeamos el perímetro por la parte superior, hasta alcanzar un punto elevado, donde apreciamos claramente la ubicación del santuario, a modo de "nido de Águilas", sobre unas paredes que caen en picado, sin duda ¡espectacular!, mientras oculto en un recodo del cerro, localizamos posado un buitre leonado, que, junto con Quebrantahuesos, águila real, águila perdicera, halcón peregrino, azor y el búho real, surcan los cielos de esta maravillosa sierra de Caballera.

Con estas maravillosas vistas, comenzamos el descenso por la pista de servicio, en el que a medida que vamos perdiendo desnivel, los pinos hacen acto de presencia, por lo que aprovechamos para echar una mirada al castillo de Loarre, antes de introducirnos en el pinar, por el que caminamos plácidamente, enlazando con la Cañada Real de Rasal, que tomamos en sentido descendente, obviando unos metros más abajo, el ramal de la izquierda que sube a la ermita de San Cristóbal, para continuar tomando de referencia las marcas blancas y amarillas del PR-HU109, por las que llegamos a la unificación con el PR-HU110, donde cerramos la  circular, para continuar bajando por la pista principal, disfrutando de las vistas hacia la Hoya de Huesca.

En un pequeño claro en el bosque, hacemos una pausa. Descansamos unos minutos, en unas piedras habilitadas como "bancos", para acto seguido, reanudar la marcha por la pista, que rápidamente nos saca del bosque, hasta alcanzar las primeras casas de Aniés, donde paramos para ver un grupo de caballos y echar un vistazo al cerro, en el que se ubica la ermita de la Virgen de la Peña, dando por finalizado este bonito recorrido, después de tres horas

Luego, regresamos al sendero, por el que bordeamos el perímetro del santuario
Hasta alcanzar un punto elevado, donde apreciamos la ubicación del santuario
A modo de "nido de Águilas"
Mientras en un recodo del cerro, localizamos posado un buitre leonado
Con estas vistas, comenzamos el descenso por la pista de servicio, en el que a medida que perdemos desnivel
Los pinos hace acto de presencia, por lo que aprovechamos para echar una mirada al castillo de Loarre
Antes de introducirnos en el pinar, por el que caminamos plácidamente
Hasta enlazar con la Cañada Real de Rasal
Que tomamos en sentido descendente, obviando otro ramal que sube a la ermita
Hasta alcanzar la confluencia del PR-HU109 y el PR-HU110, para continuar bajando por la pista
Disfrutando de las vistas hacia la Hoya de Huesca
En un pequeño claro en el bosque, descansamos unos minutos, para acto seguido, reanudar la marcha por la pista
Por la que llegamos a las primeras casas de Aniés, donde paramos para ver a un grupo de caballos
Y echar un vistazo a la ermita de la Virgen de la Peña, finalizando el recorrido después de tres horas

Mis tracks en Wikiloc