domingo, 13 de febrero de 2022

Ascensión al Puntal de San Iñigo 1185 metros y Peña Cedrón 1090 metros, por la fuente Molina, desde Codos

La sierra de Vicor, también llamada sierra de Vicort o, comúnmente entre los habitantes de la zona, sierra Vicora, es una serranía que se encuentra en la región más occidental de la provincia de Zaragoza, en la rama aragonesa de la Cordillera Ibérica, que se extiende dirección Noroeste - Sureste a lo largo de 19 kilómetros, desde el puerto de Cavero hasta la meseta de Mieres.

Sus principales cimas son, el pico de Santa Brígida o de la Nevera (1411 m), el pico Piquillo o Calvario (1221 m) y el pico del Rayo (1427 m), que es la máxima elevación de la sierra, además de la tercera cumbre más prominente del Sistema Ibérico zaragozano, después del Moncayo (2316 m) y el pico Cabrera (1433 m).

En su parte más meridional, casi haciendo frontera con la sierra del Espigar, se eleva una modesta cumbre, el Puntal de San Iñigo (1185 m), al que, hoy voy a visitar, subiendo por el collado de Valdeolivo y bajando por el GR.90, desde la población de Codos, ubicada en la comarca de Calatayud, en el valle del río Grío.


Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc y para saber como llegar al punto de inicio, en el siguiente enlace. "Como llegar"



Ayer estuve con la bicicleta, ya que, para hoy, daban fuertes rachas de viento. Como se trata de una circular sencilla, tanto en kilómetros como en desnivel, sobre las 9:30, llego a la población de Codos, donde aparco a las afueras, junto a una nave industrial, para acto seguido, comenzar la circular en sentido antihorario, caminando por la carretera que va a Tobed, paralela al cauce del río Grío, que nace en las faldas del pico Atalaya y desemboca en el río Jalón, afluente del río Ebro, cerca de la población de Ricla.

Cuando mire el mapa en casa, pensaba que el tramo de carretera era más corto, pero, son algo más de dos kilómetros, que, amenizo disfrutando de las vistas a la sierra de Algairén, con el pico Valdemadera y el pico de la Nevera o mirador de la Falaguera, hasta localizar a mano izquierda una pista de tierra (kilómetro 2.3), donde abandono la carretera, para comenzar a ganar desnivel de forma suave pero continuada, en el que rápidamente, empiezan hacer acto de presencia las carrascas, que se van entremezclando con algún pino laricio, dos especies muy características de estas sierras zaragozanas, que ofrecen zonas de umbría, donde la pista que describe varias lazadas, está cubierta por la escarcha.

A medida que voy ganando desnivel, las vistas se amplían hacia la sierra de la Nava Alta, donde destaca la muela rocosa que conforma la Peñas Las Armas, que era otra opción que barajaba, pero al estar más desprotegida, no he querido arriesgar, mientras también me fijo, en los barrancos que surcan la sierra de Algairén, como el barranco de Tracastillo, donde se ubican unas formaciones arcillosas, modeladas por la erosión, conocidas como Los Abuelos o, el tajo que conforma el barranco de Valdesancho.

Poco a poco, la pendiente se va suavizando, hasta casi ser imperceptible, el bosque, cada vez más denso, ofrece largos tramos de sombra, que, combinado con las bajas temperaturas de la noche, hace que los charcos estén congelados, mientras, unos metros más adelante, la pista se bifurca en dos.

Si bien, ambas opciones, acaban convergiendo en el collado de Valdeolivo, aquí, hago una variación del track original, ya que quiero visitar de forma directa la Fuente Molina, así que continúo por el ramal de la derecha, donde el pinar se apodera del entorno, enlazando con el sendero Ibérico Zaragozano, el GR.90, que durante 170 kilómetros, une las poblaciones de Tarazona con Daroca.

A las afueras de Codos, junto a una nave industrial, deja la furgoneta, para acto seguido, comenzar la circular
En sentido antihorario, caminando por la carretera que va a Tobed, paralela al cauce del río Grío
Que recorro durante algo más de dos kilómetros, amenizando este tramo, con las vistas al pico de Valdemadera
Y el pico de la Nevera o mirador de la Falaguera
Sobre el kilómetro 2.3, abandono la carretera, para tomar a mano izquierda una pista de tierra
Por la que comienzo a ganar desnivel, de forma suave pero continuada
Donde rápidamente, empiezan hacer acto de presencia, las carrascas, que se entremezclan con algún pino laricio
Que ofrecen largos tramos de sombra
A medida que voy ganando desnivel, las vistas se amplían
Hacia la sierra de la Nava Alta, donde destaca la muela rocosa, que conforma la Peña Las Armas, aunque también me fijo
En los barrancos que surcan la sierra de Algairén, como el barranco de Tracastillo, en el que se ubican las formaciones de "Los Abuelos"
O el tajo que conforma el barranco de Valdesancho
Poco a poco, la pendiente se va suavizando, hasta casi ser imperceptible, el bosque cada vez más denso
Combinado con las bajas temperaturas de la noche, hace que los charcos, estén helados
Y unos metros más adelante, la pista se bifurca en dos, tomando el ramal de la derecha, ya que si bien
Ambos ramales se vuelven a juntar en el collado de Valdeolivo, yo quiero visitar de forma directa la fuente Molina
Enlazando con Sendero Ibérico Zaragozano, el GR.90, que une las poblaciones de Tarazona con Daroca

Tras una curva a la izquierda, la pista se adentra en el barranco de Valdeolivo, lo que proporciona por unos instantes, una bonita panorámica de la sierra de la Nava Alta con el Moncayo, cubierto parcialmente por las nubes, por lo que ha sido un acierto, elegir esta zona, para acto seguido, continuar caminando por el GR.90, hasta alcanzar el desvío a la fuente Molina, cuyo acceso está cubierto por una gruesa capa de hielo, que fotografío.

Al levantar el pie, resbalo y caigo al suelo, junto con la cámara que sale despedida, golpeando el objetivo abierto contra el hielo. En un principio, parece que está bien, pero al intentar hacer una foto, está no hace nada y en la pantalla, pone que reinicie la cámara, pero al hacer la comprobación, el objetivo está quieto, saliendo al poco rato un mensaje de, error de sistema <<zoom>>, que mala pinta tiene …, aunque, como es algo que en pleno monte, no puedo solucionar, la guardo en la mochila, saco el móvil, que con unas buenas condiciones de luz y sin abusar del zoom, hace unas fotos decentes.

Ya que he parado, aprovecho para cambiar el abrigo por el cortavientos, después, abandono el camino principal, para tomar un sendero, que nace en el mismo área recreativa, por el que, en fuerte ascenso, atravieso el pinar, hasta salir a un pequeño claro, en el que el sendero traza una zeta, donde me detengo para disfrutar de las vistas hacia la Peña del Acivillo y el barranco de Valdeolivo, con la sierra de Algairén de fondo.

Superado este bonito paso, continúo subiendo por el pinar, en el que a medida que voy ganando desnivel, la pendiente va disminuyendo, hasta alcanzar el collado de Valdeolivo, que hace de divisoria entre el Puntal de San Iñigo y la Peña del Acivillo, en cuya cima se ha instalado una caseta con antena de telefonía, a la que podría subir por su cercanía, pero, prefiero dejar para otro día, ya que llevo idea de realizar una circular, que reúna las principales cimas de esta parte de la sierra de Vicort.

Ahora, sigo la ascensión hacia el Puntal de San Iñigo, tomando de referencia las marcas blancas y rojas del GR.90, que no abandonaré hasta Codos, subiendo por un bonito sendero, que recorre las lindes del pinar, salpicado también por los Enebros, que comienzan hacer acto de presencia en esta cara de la montaña, donde el cierzo comienza a notarse, coronando una primera elevación, desde la que aprovecho para echar una mirada atrás, hacia la Peña del Acivillo y el dúo, que conforma el pico Codos con el pico San Gil.

Tras esta pequeña elevación, el sendero continúa subiendo hasta alcanzar la antecima y unos metros más arriba, llego a la amplia cima del Puntal de San Iñigo, marcada con un hito, en la que pega el viento con ganas, así que me resguardo en un vivac, con capacidad para una o dos personas, en el que echo un bocado mientras observo el Campo Romamos con la sierra de Cucalón de fondo, ya en la provincia de Teruel.

Tras una curva a la izquierda, la pista se adentra en el barranco de Valdeolivo
Lo que proporciona una bonita panorámica de la sierra de la Nava Alta, con el Moncayo cubierto por las nubes
Para acto seguido, continuar caminando por el GR.90
Hasta alcanzar el desvío a la fuente Molina, cuyo acceso se encuentra cubierto por una gruesa capa de hielo
En el que nace un sendero, que atraviesa el pinar, hasta salir a un pequeño claro, en el que el sendero, traza una zeta
Donde me detengo para disfrutar de las vistas al barranco de Valdeolivo con la sierra de Algairén
Luego, continúo subiendo por el pinar, en el que a medida que voy ganando desnivel, la pendiente se suaviza
Hasta alcanzar el collado de Valdeolivo, que hace de divisoria entre la Peña del Acivillo y el Puntal de San Iñigo
Hacia el que sigo subiendo, por un bonito sendero que recorre las lindes del pinar
Salpicado de enebros, por el que avanzo tomando de referencia las marcas blancas y rojas del GR.90
Coronando una primera elevación, desde la que observo a mi espalda, la Peña del Acivillo
Y el dúo que conforma el pico Codos y el pico San Gil (sierra Modorra)
Tras esta elevación, el sendero continúa subiendo hasta la antecima, desde la que accedo
A la cima del Puntal de San Iñigo, donde me resguardo en un vivac
En el que echo un bocado, mientras observo el Campo Romamos con la sierra de Cucalón de fondo

De la cima a Codos, el descenso es bastante directo, ya que apenas son unos 4 kilómetros (menos de la mitad de los que llevo en ascenso), así que recojo todo e inicio el descenso, caminando por el amplio cordal, que une esta cima con la Peña Cedrón, salpicado de enebros, que atravieso por un bonito sendero tomando de referencia el GR.90, disfrutando de las vistas hacia la sierra Modorra (pico Codos y pico San Gil), donde al fondo, asoma la forma piramidal del pico San Bartolomé, que con sus 1300 metros, es el punto más elevado de la sierra del Peco.

En poco más de diez minutos, el sendero desemboca en una aplanada loma, defendida por un grupo de rocas, que utilizo como marco, para fotografiar la sierra de la Nava Alta con las poblaciones de Tobed y Santa Cruz de Grío, que da paso, a un terreno con algo más roca pero perfectamente trazado, por el que llego a la cima amojonada de la Peña Cedrón (1090 metros), desde la que contemplo por última vez el Puntal de San Iñigo, donde agudizando la vista, puedo apreciar la cima del Moncayo teñida de blanco.

A partir de este punto, la pendiente gana en inclinación, el sendero atraviesa un mar de piedras, que, al ser de un tamaño reducido, hace que las zapatillas se hundan ligeramente, por lo que desciendo bastante cómodo, aunque de vez en cuando, doy algún que otro patinazo, algo habitual en este tipo de terrenos, donde los enebros ganan envergadura, teniendo que ir atento a las marcas blancas y rojas del GR.90, ya con la población de Codos a la vista.

Unos metros más abajo, cuando alcanzo las ruinas de una paridera, la pendiente disminuye, los enebros dan paso a las carrascas, mientras el sendero se transforma en un cómodo camino, por el que disfruto de las vistas hacia pico Codos y el pico Valdemadera, alternando el camino con pequeños tramos de sendero, hasta enlazar con un camino asfaltado por el que se accede al núcleo urbano de Codos, aunque cerca del camposanto, tomo a mano izquierda un camino forestal, por el que desciendo justo hasta la nave industrial donde tengo aparcada la furgoneta, finalizando esta sencilla pero bonita circular, por un sector de la sierra de Vicort, poco transitado, en el que tendré que hacer más incursiones.

Desde la cima, inicio el descenso por el cordal, tomando de referencia el GR.90, disfrutando de las vistas a la sierra Modorra
Y al fondo, con su forma piramidal, el pico San Bartolomé, que con sus 1300 metros, es la máxima elevación de la sierra del Peco
En poco más de diez minutos, el sendero desemboca en una aplanada loma, cubierta de vegetación
Defendida por un grupo de rocas, que utilizo
 Como marco, para fotografiar la sierra de la Nava Alta, con las poblaciones de Tobed y Santa Cruz de Grío
Que da paso a un terreno con algo más de roca, pero perfectamente trazado
Por el que accedo al hito, que marca la cima de la Peña Cedrón
Desde la que contemplo por última vez, el Puntal de San Iñigo
A partir de este punto, la pendiente gana en inclinación
Mientras el sendero, atraviesa un mar de piedras y los helechos ganan envergadura
Hasta alcanzar una paridera en ruinas, donde la pendiente disminuye y los enebros 
Dan paso a las carrascas, mientras el sendero se transforma en un camino
Desde el que disfruto de las vistas hacia el pico Codos
Y el pico Valdemadera, hasta enlazar con un camino asfaltado
Que da acceso al núcleo urbano, aunque cerca del camposanto, tomo un ramal a la izquierda, por el que desciendo hasta la furgoneta

Mis tracks en Wikiloc