miércoles, 14 de abril de 2021

Circular al pico Gabardiella (1696 metros), pico de Luna (1636 metros) y la cueva l'Artica, desde el puente de Lúsera

El Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, cuenta con una extensión de más de 80.000 hectáreas, que abarca las comarcas oscenses de Alto Gállego, la Hoya de Huesca, el Sobrarme y el Somontano de Barbastro, siendo el espacio natural protegido de mayor extensión en Aragón.

Su espectacularidad, radica en los sorprendentes paisajes esculpidos por la acción del agua, que ha formado profundas y estrechas gargantas de caliza, recorridas por los ríos Flumen, Guatizalema, Vero, Mascún y Alcanadre, que junto con los mallos de conglomerado como los de Vadiello o el Salto de Roldán (Peña San Miguel y Peña Amán); barrancos, cuevas, valles etc., conforman una impresionante arquitectura natural.

A todo este conjunto, se le añade el atractivo del Parque Cultural del Río Vero, que alberga más de sesenta abrigos de arte rupestre, además de otras sierras que se integran dentro del Parque Natural, como la sierra del Águila y la sierra de la Gabardiella, que se sitúa al Noroeste del cordal principal de la sierra de Guara, siendo su máximo exponente con sus 1696 metros, el pico Gabardiella, que vive a la sombra del Tozal de Guara (2077 metros), siendo una montaña solitaria y poco conocida.

Si bien el acceso por la cara Sur es complicado por la vegetación y la carencia de senderos, para la jornada de hoy, en compañía de Cosmín, vamos a realizar un recorrido circular por la cara Norte del pico Gabardiella, donde uniremos las dos rutas principales, subiendo por la pala Calva y bajando por el collado de las Paules, desde el puente de Lúsera.

Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc, y para saber como llegar al punto de inicio, en el siguiente enlace. "Como llegar"


Sobre las 8 de la mañana, quedamos en Villanueva de Gállego para tomar un café y en un solo coche, nos vamos a Argüís, donde cogemos la antigua carretera del Monrepós que se dirige a Nocito, hasta que cerca del despoblado de Lúsera, aparcamos en un apeadero en el que se ubica un panel informativo, de la circular a los acantilados de Cienfuens.

Unos minutos más tarde, comenzamos a caminar bajando por una senda que nos deja en el barranco de Cambón, que disfrutamos a uno y otro lado desde el puente de Lúsera, para acto seguido, iniciar la circular al pico Gabardiella, en sentido de las aguas del reloj, tomando un sendero por el que avanzamos paralelos al barranco, mientras observamos sobre un promontorio de areniscas, la iglesia románica de San Miguel de Lúsera y los muros de mampostería de algunas casas, que en los últimos años se están rehabilitando.

Cerca de la confluencia de los barrancos de Cambón y Alaña, el sendero gira a la derecha, así que dejamos la compañía del barranco, para comenzar a ganar desnivel por un sendero, que entre boj, matorral bajo y algún pino, va trazando continuas lazadas, hasta alcanzar las ruinas de un refugio forestal, donde las vistas se abren
 hacia la sierra de Belarre, cubierta por un denso quejigar, ahora sin hoja, sobre la que despuntan las As Tres Serols (Cilindro de Marboré, Monte Perdido y pico Añisclo o Soum de Ramon), además de la zona del Cotiella, Collarada y los verticales paredones de los acantilados del Cienfuens, con el Moncayo de fondo.

Aparcamos en un apeadero cerca de Lúsera, e iniciamos el recorrido, bajando hasta el puente de Lúsera
En el que disfrutamos a uno y otro lado
Del barranco de Cambón, para acto seguido
Iniciar la circular en sentido horario, por un sendero que discurre paralelo al cauce del barranco
Mientras observamos sobre un promontorio, la iglesia de San Martín de Lúsera y sus casas 
Cerca de la confluencia de barrancos, comenzamos a ganar desnivel entre boj, matorral bajo
Y algunos pinos, por un sendero que va trazando lazadas
Hasta alcanzar las ruinas de un refugio forestal
Donde las vistas se abren hacia la sierra de Belarre
Sobre la que despuntan As Tres Serols (Cilindro de Marboré, Monte Perdido y pico Añisclo)
Además de la zona del Cotiella
Collarada
Y los verticales paredones que conforman los acantilados del Cienfuens

Luego, regresamos al sendero por el que en suave ascenso, continuamos remontando la montaña, mientras el boj da paso a los pastos de la mallata de Gabardiella, en la que se conservan restos de la última nevada, acurrucada a la sombra de una mancha de pinos, que atravesamos tomando de referencia las marcas verdes del sendero local e hitos, hasta salir a cielo abierto, localizando con el Tozal de Guara y el Fragineto de fondo, el objetivo del día, el pico Gabardiella.

Tras varias lazadas, alcanzamos el collado de Luna (1620 metros), situado en el largo cordal, que une el pico de Luna con el pico de Gabardiella, donde las vistas se abren hacia el Sur, en el que emergen sobre la Hoya de Huesca, el pico Borón con el Huevo de San Cosme, encajonados entre los Mallos de Ligüerri y los Pepes, conformando uno de los entornos más bonitos de la sierra de Guara.

Si bien más tarde regresaremos al collado, para iniciar el descenso hacia el collado de las Paules, ahora, comenzamos a recorrer el largo cordal, caminando por un claro sendero que nos lleva entre los acantilados y un manto de erizón, disfrutando de las vistas hacia el pico de las Canales del Fragineto, con su conocida cresta de la Ronera, tras la que emerge el Tozal de Guara, y a la derecha, el Mondinero, cuyas cimas se pueden enlazar desde el aparcamiento de la Tejería, formando una gran circular.

En apenas veinte minutos, llegamos a la punta Sur, marcada con piedras y un palo, para acto seguido, continuar recorriendo el cordal pegados al precipicio, que en algunos puntos tiene una buena caída, aunque el sendero no ofrece ninguna dificultad, por lo que nos dedicamos a observar el entorno, hasta alcanzar los 1696 metros, sobre los que se sitúa el vértice geodésico del pico Gabardiella, en el que paramos a comer.

Luego, regresamos al sendero por el que en suave ascenso, vamos remontando la montaña, mientras el boj
Da paso a los pastos de la mallata de Gabardiella
Cubierta por una mancha de pinos, que atravesamos guiándonos de las marcas del sendero local e hitos
Hasta salir a cielo abierto, localizando con el Tozal de Guara y el Fragineto de fondo, el pico Gabardiella
Tras varias lazadas
Alcanzamos el collado de Luna (1620 metros)
Donde las vistas se abren hacia el Sur, destacando el pico Borón, encajonado entre los Mallos de Ligüerri y los Pepes
Si bien regresaremos hasta el collado, ahora, comenzamos a recorrer el largo cordal
En el que a cada paso, se hace más grande el rey de la sierra de Guara, el Tozal de Guara
Mientras avanzamos por un claro sendero, que atraviesa un manto de erizón
En veinte minutos, llegamos a la punta Sur, para acto seguido, continuar recorriendo el cordal pegados al precipicio
Que en algunos puntos tiene una buena caída, pero no ofrece ninguna dificultad técnica
Dedicándonos a observar el entorno, hasta alcanzar el vértice geodésico del pico Gabardiella

Después, regresamos sobre nuestros pasos con la  mirada puesta en la Peña Gratal y el pico del Águila, hasta llegar al collado de Luna, donde continuamos caminando por el codal hacia el collado de las Paules, pasando por el pico de Luna, en el que disfrutamos de las vistas hacia los acantilados del Cienfuens, la zona del embalse de la Sotonera y el Moncayo, para acto seguido, iniciar un fuerte descenso hasta el collado de la Luna del Pueyo.

Sin apenas descanso, comenzamos a recuperar parte del desnivel perdido, mientras observamos la zona de Vadiello y echamos una mirada atrás, para continuar caminando ya por terreno prácticamente llano, atravesando una mancha de pinos, que rápidamente da paso a pequeñas praderas conectadas por un sendero, por el que
descendemos entre un mando de erizones, disfrutando por última vez de la zona de Vadiello (Mallos de los Pepes, pico Borón y Mallos de Ligüerri), además del tridente que conforman el Mondinero, Fragineto y el Tozal de Guara.

Unos metros más abajo, alcanzamos la pradera inferior que veíamos desde el pinar, para continuar dirección Sur, siguiendo el sendero que en suave descenso bordea el monte Pueyo, hasta desembocar en el collado de las Paules, donde convergen los senderos que vienen desde el Mesón de Sescún y Cuello Bail, que tengo pendiente de conocer para unir la cima del Matapaños con la desconocida Peña Foratata.

Ahora, continuamos caminando por el llano de las Paules, utilizando como faro las antenas que pueblan el pico del Águila, por un cómodo sendero que se bifurca en dos, tomando el ramal de la derecha, por el que rápidamente nos adentramos en un precioso pinar, donde intuimos entre las ramas, los paredones de los acantilados del Cienfuens, que visualizamos en su totalidad, cuando el sendero desemboca en su interior.

Después, regresamos sobre nuestros pasos
Con la mirada puesta en la Peña Gratal y el pico del Águila
Hasta llegar al collado de Luna, donde continuamos caminando por el cordal, pasando por el pico de Luna
Disfrutando de las vistas hacia los acantilados del Cienfuens
Y la zona del embalse de la Sotonera con el Moncayo de fondo
Para acto seguido, iniciar un fuerte descenso, hasta el collado de la Luna del Pueyo
Donde recuperamos parte del desnivel perdido
Mientras observamos la zona de Vadiello, para continuar caminando
Por un terreno de falso llano, atravesando una mancha de pinos, que da paso a pequeñas praderas
Unidas por sendero, por el que bajamos observando los Mallos de los Pepes, Borón, Mallos de Ligüerri, Mondinero ...
Unos metros más abajo, alcanzamos una pradera, donde continuamos rodeando el Monte Pueyo
Hasta alcanzar el collado de las Paules, en el que seguimos atravesando el llano de las Paules
Por un sendero que se bifurca en dos, tomando el ramal de la derecha
Que rápidamente nos introduce en un precioso pinar
En el que intuimos entre las ramas, los paredones de los acantilados del Cienfuens
Que visualizamos en su integridad, cuando el sendero desemboca en su interior

Si bien podríamos bajar directamente hasta la presa del embalse de Cienfuens, preferimos continuar por la margen izquierda, por un sendero colgado un centenar de metros por encima del cauce del río Flumén, que nace a 1400 metros de altitud en las praderas de la sierra de Bónes, que en este pequeño tramo, está represado por el embalse de Belsué, cuya presa se construyo en 1931, sobre los materiales calizos característicos de estos parajes, pero debido a que el vaso tenía importantes filtraciones, se construyo aguas abajo, el embalse de Cienfuens, que ahora visualizamos, aunque se encuentra prácticamente seco.

Siguiendo el sendero, caminamos fijándonos en los verticales paredones de roca caliza, que conforman los acantilados del Cienfuns, localizando la entrada a la cueva del Toro, que si tenemos tiempo queremos visitar, porque, cuando realicé la circular a los acantilados, no la localicé, aunque que de momento, continuamos bajando hacia la presa del embalse Belsué, que visualizamos con el Tozal de Lúsera de fondo. 

Una vez en la presa, el sendero continúa bordeando el embalse, pero de momento, lo dejamos para tratar de localizar la cueva l’Artica, por lo que cruzamos la presa hasta enlazar con el camino de Cienfuens, que tomamos en sentido antihorario (sin cruzar los túneles), hasta llegar a las escaleras que suben al refugio de Peña Guara, que ofrece dos alternativas, eligiendo el tramo de la izquierda, ya que la vez anterior subimos por la derecha (falta un tramo), y no la encontramos.

Así que comenzamos a subir las escaleras, que trazan varias lazadas, hasta localizar una grieta en el suelo, donde dejamos las mochilas, ponemos frontales y en cuclillas, entramos a la cueva l’Artica, utilizada en la prehistoria como cueva sepulcral, que tiene una primera sala de unos 12m², en la que localizamos varios grupos de estalactitas, estalagmitas y gourgs, mientras vemos como la cueva tiene más desarrollo, pero preferimos dejarlo aquí.

De vuelta a las escaleras, regresamos sobre nuestros pasos hasta la presa, desechando la idea de subir hasta la cueva del Toro, que dejaremos para mejor ocasión, por lo cual, cruzamos la presa del embalse de Belsué, para continuar rodeando por la margen izquierda la cubeta, por un bonito sendero que atraviesa una mancha de pinos, hasta alcanzar el puente de Lúsera, donde cerramos la circular y remontamos los últimos metros, dando por finalizada está bonita e interesante circular.

Si bien podríamos bajar directamente a la presa del embalse de Cienfuens
Preferimos hacerlo por la margen izquierda, fijándonos en los verticales paredones calizos
De los acantilados del Cienfuens, donde localizamos la cueva del Toro, que queremos visitar
Aunque de momento continuamos caminando hacia el embalse de Belsué
Una vez en la presa, la cruzamos para visitar la cueva l'Artica, para enlazar con el camino de Cienfuens
Que seguimos en sentido antihorario, hasta llegar a las escaleras que suben al refugio de Peña Guara
Donde tomamos el ramal de la izquierda, por las que subimos
Hasta localizar una grieta, por la que accedemos en cuclillas al interior de la cueva de l'Artica
Que tiene una primera sala de unos 12m²
Con estalactitas, estalagmitas y gourgs
Aunque la cueva tiene más desarrollo, salimos al exterior
Para bajar de nuevo hasta la presa de Belsué, que cruzamos
Hasta enlazar con el camino de vuelta, por el que rodeamos la cubeta del embalse
Por un bonito sendero que atraviesa una mancha de pinos, hasta alcanzar
El puente de Lúsera, donde cerramos la circular y subimos por sendero, a la carretera

20 comentarios:

  1. Precioso recorrido de una gran zona protegida donde se aprecia muy bien su singular paisaje por el discurrir de sus aguas. Bellos parajes conforman la orografía y además con arte rupestre, no se puede pedir más.
    Me gustó esa ruta amigo Pardo.
    Un abrazo y buen resto de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan.

      Si, es una zona muy bonita y dentro de lo que cabe, no muy concurrida. A los que les gusta el arte rupestre, la sierra de Guara es un enclave único.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Se lo difícil que es dejar en un articulo fotográfico mostrar toda belleza que se visita con paisajes como por los que discurrió este paseo que me parece de una gran belleza.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tomás.

      Si que es difícil, ese día por ejemplo la luz era muy mala, pero la verdad es que es una zona muy bonita y las vistas, son amplias y espectaculares hacia los pirineos y la zona de Vadiello, para mí de las mejores zonas de la sierra de Guara.

      Un saludo

      Eliminar
  3. ¡Bien chula esta ruta! la hice yo hace un par de años, pero sin entrar en la cueva.
    ¡Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pirene.

      Recuerdo tu entrada. Yo quise hacer algo diferente, visitando la cueva l'Artica, que no encontramos cuando hicimos la circular a los acantilados de Cienfuens.

      Un saludo

      Eliminar
  4. ¡Hola Eduardo!
    El recorrido lo conozco pero nunca he visitado la cueva. La próxima vez que vuelva por allí la visitaré.
    ¡Que vaya bueno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marino.

      Merece la pena visitar la cueva, nosotros solo visitamos la primera sala porque íbamos con un solo frontal, pero tiene algo más de desarrollo y no ofrece dificultad.

      Salud y montaña

      Eliminar
  5. Hola Eduardo.

    Que preciosidad esos cordales entre el boj y los erizones en su esplendor. Otra de esas rutas tan completas que nos ofrece la sierra de Guara, en este caso con mucha parte aérea y llena de vistas hermosas.

    Terminaremos yendo unos días, pues las ganas de conocerla es muy grande, y cada año se me acrecienta más.

    Ya sabes quien habría entrado en la cueva hasta que se pudiera ;-)

    Salud y montaña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni.

      Si que es un recorrido muy bonito, sin dificultad, a pesar de ir por el cordal, ya que al otro lado, es una ladera de erizón.

      Si vais, lo mejor es recién entrada la primavera o en otoño, en verano hace mucho calor, es una zona, que en algunos aspectos te recordará a la serranía de Cuenca.

      Me creo, que tu si que entrarás hasta el final, nuestro problema, era que no llevábamos mas que un frontal, fue algo sobre la marcha y no tenía información del desarrollo de la cueva, así que fuimos a lo seguro.

      Un saludo

      Eliminar
  6. Hola Eduardo,

    La Sierra de Guara es uno de esos tesoros a los que hay que acercarse y que nunca defraudan.

    Muy estético el cordal que seguisteis, seguro que fue una pasada transitar por él.

    Salud y montaña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      La verdad que disfrutamos de principio a fin, es una circular muy bonita, pero ese cordal, ofrece unas vistas de lujo, sobre todo de la zona del embalse de Vadiello, que para mi gusto, es de lo más bonito de la sierra de Guara.

      Un saludo

      Eliminar
  7. Fascinante Sierra de Guara y, un lugar propicio para el quebrantahuesos el recorrido que presentas.
    Con todo el follón del trabajo, tengo previsto ir este fin de semana a Calmarza ya que podré ir. Te dejo el correo por si quieres acercarte. Estaré a partir del viernes por la mañana.

    estrigidae@hotmail.com

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier.

      Pues ese día, no volaban mucho, pero si que es cierto, que es una zona propicia, aunque yo si no vuelan muy cerca, me costaría identificarlos.

      Te mandé un correo, pero solo podía el domingo y daban mal tiempo, en Cuarte estuvo lloviendo hasta las 11. Otro día será.

      Un saludo

      Eliminar
  8. Hola Eduardo,

    Conozco poco de la Sierra de Guara, algunos paseos de media jornada hemos hecho por allí de camino al "corazón" de los Pirineos. Cada vez me tiene mas encandilada con los lugares que voy descubriendo en tu blog. Me encanta el contraste de paisajes, esa geografía tan escarpada y con esa variedad de formas de las calizas. Y las alturas nevadas del Pirineo rematan la postal. Una ruta muy bonita, con cueva incluida. Como añoro esas montañas, espero que este verano podamos ir.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nuria.

      Si, cuando se va al pirineo, viene de paso, pero si se va en verano, hace mucho calor. Es una zona que enamora, tiene lugares muy conocidos, pero otros desconocidos, si vais por la zona, dame un toque, que si puedo, os acompaño.

      Yo, aunque aún no estoy al 100% del tobillo, quiero subir la semana que viene, que llevo todo el año en blanco a excepción de algo de bicicleta.

      Un saludo

      Eliminar
  9. Guapísima la Sierra de Guara, hace mucho que no voy por ahí, a ver si volvemos a nuestra vida normal para disfrutar de otros territorios. Eduardo enhorabuena por el reportaje y gracias por compartir. Un abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Germán.

      Tienes una buena kilometrada desde Cantabria, pero es una sierra que bien merece ese esfuerzo. Espero que a partir del verano, la cosa mejore considerablemente.

      Un saludo

      Eliminar
  10. Me impresionó la belleza natural de la Sierra de Guara y lograste capturar una imagen cautivadora. Saludos de mi parte en Indonesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Himavan Sant.

      No conozco Indonesia, pero tiene que tener unos paisajes, muy diferentes a los de la sierra de Guara, si la conocieras, te encantaría.

      Gracias por pasarte por el blog.

      Eliminar

Mis tracks en Wikiloc

Últimos comentarios