martes, 16 de junio de 2015

Circular al Pico Cuculo (1552 m), San Salvador (1546 m), y los Monasterios Nuevo y Viejo de San Juan de la Peña, desde Santa Cruz de la Seros


Después de casi un año desde nuestra última salida, recibo un washup de Tomás para hacer alguna ruta por el pirineo, me comenta que va a venir con un amigo que vive en Jaca, así que para no hacer grandes desplazamientos, me pongo en marcha para buscar alguna ruta que discurra por la Jacetania.

Como el nivel de ambos, no es para hacer invernales, me acuerdo de que el espacio protegido de San Juan de la Peña, apenas lo tengo visto, y que mejor forma de conocerlo que hacer una ruta que recorra una buena parte de está sierra. Así que ya tenemos plan para el fin de semana, subiremos a los picos del Cuculo y San Salvador, desde Santa Cruz de la Serós. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.



Quedo en Villanueva de Gállego con Tomas, y desde allí por la autovía vamos hasta Jaca donde recogemos a Miguel, desde Jaca nos vamos dirección Pamplona, hasta que alcanzamos el desvío hacia Santa Cruz de la Seros, donde dejamos la furgoneta en un aparcamiento situado a las afueras de dicha población.

Desde este punto iniciamos la ruta, callejeamos por Santa Cruz de la Serós, siguiendo la margen izquierda del barranco de Santa Cruz, hasta que alcanzamos la Iglesia de Santa María, donde cruzamos por un puente a la margen derecha del barranco, y continuamos nuestra marcha, paralelos al cauce del barranco por un amplio camino acondicionado.

Pasamos junto a un desvío que indica hacia "San Juan de la Peña", por el que más tarde regresaremos, y seguimos rectos dirección SE durante unos metros más, hasta que llegamos a una pasarela de hormigón, por la que cruzamos al otro lado del barranco, y llegamos a las afueras de Santa Cruz de la Serós, que abandonamos definitivamente por un amplio camino de tierra, siempre en ligera subida, que nos adentra en un bonito pinar cercano al barranco de la Carbonera.





Poco a poco vamos ganando desnivel, vamos dejando abajo el cauce del barranco de la Carbonera, donde oímos el rugir de sus aguas, aunque tan solo podemos intuirlas, en algún pequeño claro.

Tras dos kilómetros recorridos, salimos a la carretera de acceso a los Monasterios de San Juan de la Peña, por la cual caminamos por su borde durante kilómetro y medio, dejando a un lado el área recreativa del Cubilar de Bartolo, donde tenemos unas primeras vistas excepcionales de todo el espacio protegido de San Juan de la Peña.

Desde aquí, caminamos unos metros más, hasta que alcanzamos un puente que salva el cauce del barranco de la Carbonera, sin cruzarlo, abandonamos el asfalto, y enlazamos con un amplio sendero que nos adentra en un espeso bosque de pinos y acebos, que en algunos puntos se encuentra algo roto, debido seguramente a alguna nevada o avalancha, producida este invierno.







Siguiendo el sendero, cruzamos por unas piedras, el cauce del barranco de la Carbonera, a partir de aquí comenzamos a ganar desnivel de forma más rápida, realizando continuas zetas, e intentando esquivar los árboles que hay cruzados en medio del sendero.

A partir de este punto el camino empeora, ya que se encuentra bastante roto, nos toca hacer una trepada, y en un claro en el camino, aprovechamos para hacer la primera parada de la jornada, para comer algo, y echar un trago, mientras disfrutamos de las vistas que tenemos de los pirineos, y en especial de la Peña Oroel.

Después de la pausa, continuamos ascendiendo, llegamos a un bonito bosque mixto de hayas y abetos, donde avanzamos por un camino tupido de hojas,y en el que acometemos las rampas más duras.

Al final del bosque, enlazamos con un amplio camino de tierra, por el que proseguimos durante cien metros, hasta que alcanzamos el collado de Betito, donde tenemos la opción de ir al Pico Cuculo o al Pico San Salvador.







Nosotros de momento giramos hacia la derecha dirección N, para acercarnos al Pico Cuculo, y después regresaremos al collado para continuar hacia el Pico San Salvador. Así que continuamos por un cómodo camino herboso, que nos va sacando a cielo abierto, y donde comenzamos a notar el viento, que nos pega de cara, y con ganas.

A medida que avanzamos, el camino se estrecha, conviertiéndose en sendero, por el que vamos ganando desnivel siguiendo los hitos, hasta que alcanzamos el cordal por el que seguimos hasta una antecima del Cuculo.

Tras realizar un corto sube y baja, caminamos unos metros por un falso llano, y  llegamos al vértice geodésico del Pico Cuculo, desde el que obtenemos una amplia panorámica de la Canal del Verdún, el embalse de Yesa, los pirineos, el Espacio Protegido de San Juan de la Peña y Monte Oroel, y al fondo la Sierra de Guara. 









A pesar de las vistas, pega bastante viento, y la sensación térmica es bastante baja, así que no permanecemos mucho rato en la cima.

Tras las pertinentes fotografías, regresamos sobre nuestro pasos, ya con la vista puesta en nuestro siguiente objetivo del día, el Pico San Salvador, cuya cima no podemos ver, pero si la antena que puebla la Ermita de San Salvador, que se encuentra a escasos metros de la cima.

Una vez alcanzamos de nuevo el Collado de Betito, nos detenemos un instante para ver un panel indicativo con varias opciones, nosotros continuamos rectos durante unos metros, hasta que cogemos un sendero a mano derecha dirección S, por el que comenzamos a ganar desnivel, hacia San Salvador.

Los primeros metros son algo confusos, ya que hay algún árbol caído, y está comido por la vegetación, pero en cuanto pasamos este primer tramo, el sendero mejora, aunque la fuerte pendiente, y el piso que se encuentra con algo de barro, nos hace avanzar lentamente.

Una vez arriba, enlazamos con la pista balizada con el sendero local S-4, continuamos unos metros por el, hasta que llegamos a la Ermita de San Salvador, compuesta por una pequeña nave, y decorada con un altar en honor al santo.

Una vez visitada, caminamos unos metros hasta el vértice geodésico, donde aprovechamos que hay una familia con niños para que nos hagan una foto de grupo. Después, permanecemos unos minutos en la cima para disfrutar de las vistas, en las que destacan al fondo, los Mallos de Riglos, y la Sierra de Guara, donde podemos ver las cimas nevadas del Fragineto y el Tozal de Guara, que será en próximas semanas otro de nuestros objetivos.













Es la hora de comer, y apenas hemos descansado, como hace bastante viento, nos acercamos hasta la ermita, donde estamos protegidos del viento, y hacemos una larga parada para comer y echar un trago.

Tras la parada, continuamos la marcha, caminamos unos metros por el cordal, para ver un grupo de cabras que descansan tranquilamente, cuando estamos cerca de ellas, nos quedamos unos segundos viéndolas, y para no molestarlas, descendemos unos metros para coger la pista por la que discurre el sendero S4.

Sin mucha prisa, caminamos por ella durante medio kilómetro, hasta que alcanzamos una bifurcación del S4, donde tenemos la opción de descender por cómoda pista o continuar por sendero por el cordal.

A pesar del viento, nosotros escogemos la opción más atractiva, así que seguimos rectos dirección SE, por un sendero que nos lleva por el amplio cordal, con excelentes vistas de la Peña Oroel y Pirineos, siempre en ligero descenso, hasta que alcanzamos un repetidor de televisión, donde tenemos la opción de coger una pista asfaltada de tierra o continuar por sendero.







Nosotros seguimos por el sendero dirección SE, a partir de aquí el sendero empeora, y comenzamos a perder desnivel de forma más rápida, teniendo que realizar un corto, pero sencillo destrepe.


Siguiendo el sendero, alcanzamos a la familia que baja despacio con la niña, mientras vemos a los dos mayores que corren como gamos por el sendero, por el que continuamos caminando durante kilómetro y medio, hasta que enlazamos con la pista asfaltada que sube al repetidor, donde los niños esperan a sus padres jugando.

Una vez por pista, aceleramos la marcha, caminamos por ella durante diez minutos, hasta que alcanzamos la extensa pradera del Llano de San Indalecio.

A la altura de un antiguo pozo de nieve, abandonamos la pista, giramos hacia la derecha, y continuamos por sendero entre medio de un pinar, hasta que salimos a la pradera, donde no tardamos en llegar primera al punto de información, y unos metros más adelante al Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña, cuyas antiguas celdas han sido reconvertidas en Hospedería, y el resto en el Centro de Interpretación del Reino de Aragón.

La construcción de este monasterio, se comenzó en el año 1676, debido a un incendio provocado en el antiguo, que lo dejo en ruinas. Lo más importante de todo el conjunto, es sin duda su iglesia de estilo barroco, donde destaca la decoración floral y su portada donde se representa a San Juan Bautista, patrón de la comunidad, y a San Benito, fundador de la orden. 









Como hace unos años, estuvimos alojados en la hospedería, apenas nos detenemos ya que aun nos queda un buen trecho, así que bordeamos el monasterio por su derecha, y continuamos por amplio camino de tierra, hasta una bifurcación.

Para bajar hasta Santa Cruz de la Seros, se puede hacer de forma más directa por el camino de la derecha, pero como nosotros queremos visitar el antiguo Monasterio de San Juan de la Peña, seguimos rectos rodeando el nuevo, hasta salir a la carretera de acceso al Santuario, donde la cruzamos y enlazamos con el sendero S5, por el que continuamos por un tupido pinar, que nos ofrece una estupenda sombra.

Tras afrontar una zona en ligero descenso, la pendiente se vuelve más pronunciada, y el piso tiene bastante piedra suelta, lo que nos obliga a bajar con precaución, aunque no podemos evitar dar algún que otro resbalón. 

Una vez cerca de la carretera, la cosa mejora, ya que alcanzamos un tramo equipado con barandilla y escalones que nos facilitan el descenso.

Nada más cruzar la carretera, continuamos por camino acondicionado, descendemos suavemente entre un espeso bosque, en el que predominan los tilos, avellanos y fresnos, hasta que alcanzamos un importante cruce de caminos, donde convergen el sendero S5, el GR-65.3.2 y el Camino de Santiago.







Por el momento nosotros obviamos el GR, y giramos a la izquierda dirección S, siguiendo el sendero local S5, caminamos por amplio camino durante doscientos metros, hasta que alcanzamos la zona de servicios, y una corta rampa de madera, por la que accedemos al Monasterio Viejo de San Juan de la Peña.

Sin duda uno de los aspectos que más destaca, es que se encuentra incrustado en la roca, construido en el S.X, es considerado como la cuna del Reino de Aragón, y es que en el panteón real de origen neoclásico, descansan varios monarcas que reinaron en el Reino de Aragón, como Ramiro I, Sancho Ramírez, o Pedro I.

En la actualidad, debido a dos grandes incendios, tan solo se conservan del original templo, parte del claustro, el resto se encuentra restaurado, pero bien merece la pena visitarlo, ya que según cuenta algunas leyendas, en el estuvo guardado el Santo Grial.

Como a estas horas permanece cerrado, aprovechamos para darnos unos vuelta por sus exteriores, hacemos unas fotografías, y más tarde descansamos unos minutos en un banco situado junto a un panel informativo.








Después de disfrutar de tan majestuoso edificio, regresamos sobre nuestro pasos hasta el cruce de caminos, donde está vez continuamos rectos en ligero descenso dirección N, siguiendo las marcas rojas y blancas del GR.

Tras un giro de 90º, alcanzamos dirección E, comenzamos a subir ligeramente hasta un cruce de caminos perfectamente señalizado, donde nos unimos con el camino por el que podíamos haber bajado desde el Santuario Nuevo.

En este lugar, hacemos la última parada de la jornada, hace bastante calor y a medida que perdemos desnivel se va notando, así que aprovechamos para hidratarnos con un buen trago de Tang, y es que nos gusta la bebida vintage :).

Después de la parada, continuamos la marcha, giramos a la izquierda dirección N, siguiendo las marcas rojas y blancas del GR, ya en continúo descenso, entre un bosque cada vez menos denso, hasta salir a cielo abierto, donde continuamos rodeando la montaña, por una bonita faja con excelentes vistas a los pirineos.






Por unos instantes, nos adentramos en una selva de carrascas y boj, hasta que salimos a un pequeño pinar, donde alcanzamos una bifurcación de caminos,en la que giramos hacia la izquierda dirección NO, donde ya podemos ver Santa Cruz de la Seros, y parte del recorrido realizado esta mañana.

Tras realizar varias lazadas, alcanzamos el camino por el que hemos iniciado esta mañana la ruta, a orillas del barranco de Santa Cruz, por el que caminamos hasta pasar a la margen izquierda por el puente, y una vez en la Iglesia de Santa María, callejeamos por Santa Cruz de la Serós, hasta alcanzar el aparcamiento, donde damos por finalizada está larga circular, que nos ha permitido descubrir una amplia parte de está sierra, en la que hemos mezclado naturaleza y cultura.









6 comentarios:

  1. Buena vueltaca ¡sí señor!. Hace un montón que no paso por esa zona y esa misma vuelta la hice hace como siete años ¿habrá que repetir?... a ver el próximo otoño...

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pirene, por la Peña Oroel había estado varias veces, pero por San Juan de la Peña, solo una vez, y en la zona de la pradera. La verdad que resulto una ruta muy chula, gran parte discurre por bosque, y la otra por el cordal, y las vistas son espectaculares, seguro que en otoño, es una pasada. Un saludo

      Eliminar
  2. Hola Eduardo.

    Una gran ruta, pese a ser montañas de modesta altura se disfrutan de muy buenas vistas desde ellas, además se ve un recorrido durillo, casi 1300 de acumulado no está nada mal.
    Muy bien rematad el recorrido con la parte cultural visitando los monasterios, el viejo me ha encantado.
    Viendo esa fotaza vuestra con el Collarada repleto de nieve de fondo digo, ¿esta ruta en que fecha la hicisteis?, por qué cuando yo subí al Collarada tanta nieve no había, vamos,en esa cara sur nada de nada.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani, pues si, no son montañas de gran altura, pero al estar en medio de la nada, ofrecen unas panorámicas espectaculares.

      En la ruta se puede obviar la visita a ambos monasterios, pero aunque sea por fuera merece la pena, es un cachito de nuestra historia, aunque los dos incendios, lo dejasen en ruinas.

      En cuanto a la fecha, voy con mucho retraso, la fecha de cuando se hizo, es la que aparece debajo de la gráfica de wikiloc, en este caso 30 de Marzo, ya te dije que este año ha nevado mucho, pero que ha hecho mucho calor, y ha aguantado menos.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Buena alternativa por zona poco habitual, muy adecuada para cuando alturas mayores y próximas pillan a desmano. Apuntada para la lista. Salud y Montaña, Eduardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es poco transitada, mira que es larga y tan solo nos encontramos con la familia es la ermita de San Salvador, en el resto soledad absoluta. Un saludo

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios