lunes, 17 de marzo de 2014

De la Masieta a Montfalco, por los Congostos de Mont-rebei y Siegé

Por unas causas o por otras, llevamos dos intentos fallidos para realizar la ruta que une La Masieta con Montfalco, lo que es decir las provincias de Lleida y Huesca. Este fin de semana dan buen tiempo, a ultima hora falla Tomás, pero está vez pase lo que pase la vamos a realizar. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.
 
 
Así que quedo con Carlos, y Rafa, en el lugar habitual, cogemos la autovía hasta Huesca, después nos desviamos hacia Barbastro, y continuamos hasta Puente de Montañana, justo en la entrada a la última población oscense, antes de entrar en tierras catalanas, cogemos la C1311 dirección Tremp y la Clua, cuando pasamos el puente que salva el cauce del río Noguera Ribagorzana, cogemos el desvío hacia la derecha que nos lleva hacia La Clua.

Desde aquí cogemos todos los desvíos que nos llevan hacia la derecha, hasta que por fin después de una corta bajada, llegamos al aparcamiento de la Masieta, que dispone de un punto de información y aseos públicos.

En la Masieta dejamos la furgoneta, nos ponemos los bártulos, e iniciamos la ruta, descendemos unos metros, para pasar junto a un refugio de pescadores, y cogemos un amplio camino cerrado al transito de vehículos, que nos lleva cerca del cauce del río, que forma varios meandros.

A los pocos metros, el camino se bifurca, las dos opciones nos llevan al Congosto de Mont-rebey, nosotros continuamos de momento recto, y para la vuelta regresaremos por Les Tarteres.

Un kilómetro y medio más tarde ambos caminos se vuelven a unir, justo después llegamos al barranco Hondo, que salvamos pasando por un puente colgante de cuarenta metros de longitud, que se mueve bastante.

Al otro lado del barranco seguimos caminando dirección S, siguiendo las marcas rojas y blancas del GR, a partir de aquí el camino se va estrechando, y nos adentramos en una zona donde predomina el matorral bajo, hasta que alcanzamos el inicio al Congosto de Mont-rebey.




El congosto lo podemos recorrer por el camino nuevo o por el viejo, que va cerca del cauce del río, dependiendo del caudal que lleve, este puede quedar parcialmente inundado, así que para la ida vamos a ir por el nuevo, y de paso le echaremos un vistazo al viejo.

Desde el inicio se encuentra equipado con sirga, caminamos por un estrecho sendero de poco más de un metro de ancho escavado en la propia roca, a una altura cercana a los cincuenta metros, lo que da una gran sensación de vacío, pero sin ofrecer ninguna dificultad.

Las vistas son espectaculares, y cada dos por tres nos detenemos en algunos de los miradores, que hay a lo largo del Congosto, el transito de gente es brutal, y nos encontramos a otros senderistas tanto de ida como de vuelta.

A mitad del recorrido podemos ver que parte del sendero viejo se encuentra inundado, pasamos por un túnel, que a mitad tiene una pequeña abertura, que nos lleva a  mirador, y nos detenemos un instante para hacer unas fotografías.

Pasado el túnel, vamos en busca del acceso a la Cueva Colomera, según el gps, se encuentra a poco más de cien metros, pero no lo encontramos, así que lo dejamos para la vuelta, tras realizar varios giros, comenzamos a subir una suave pendiente, que nos saca del Congosto de Mont-rebey. 


A partir de este punto, comenzamos a ganar altura de forma considerable, tras varias lazadas, llegamos a una bifurcación del GR, de seguir rectos iríamos hacia Corca, nosotros nos desviamos hacia la derecha, dirección O, donde comenzamos a descender por un camino acondicionado en su mayor parte con escalones y barandilla, totalmente prescindibles, ya que no existe ningún peligro de caída, "pero ya sabemos lo que pasa en este tipo de caminos naturales".

Al final del descenso y tras realizar un par de lazadas, llegamos al segundo puente colgante, que une las comunidades de cataluña y aragón, de similares características que el primero, y que nos sirve de fantástico mirador, pudiendo contemplar el Congosto de Montrebey por un lado, el Montsec, y el Congosto del Siegé, hacia el que nos dirigimos.

Una vez al otro lado del puente, tocamos tierras aragonesas, continuamos el camino por una larga subida, acondicionada con escalones, que más que ayudar, entorpecen el camino, ya que los han puesto tan altos que hay que estirar bien las piernas, y más yo, que mido metro setenta.

Tras varias lazadas, llegamos al primer tramo de escaleras, que recorren el congosto del Siegé, están son muy estrechas, y los peldaños parecen haber sido construidos para un niño porque a duras penas podemos meter el talón de la bota.

La sensación de vacío es total, y es un tramo no apto para personas con vértigo, y yo diría también para ir con niños, ya que la sirga de la barandilla está destensada, y en algunos tramos queda a menos de medía cintura.

Después de varias idas y venidas, finalizamos este primer tramo, continuamos caminando realizando un suave descenso, para unos metros después comenzar a subir de nuevo por un camino nuevamente acondicionado con escaleras y barandilla, hasta enlazar con el segundo tramo de escaleras, de similares características que el primero, pero con mayor sensación de vacío.

Para complicarse más la cosa, en este segundo tramo nos encontramos bastante gente, que lo está haciendo al revés, es decir vienen desde Montfalco. Como las escaleras son tan estrechas, es imposible pasar dos personas a la vez, por lo que nos tenemos que esperar en algún descansillo, para que pasen, y viceversa, lo que hace que al final de las escaleras, nos juntemos un buen número de personas.


Primer tramo de escaleras




Segundo tramo de escaleras
Una vez finalizado el segundo tramo, hacemos una breve pausa para echar un trago, y quitarnos algo de ropa, ya que hace un calor de narices, no quiero pensar la calorina que puede hacer en este recorrido, en los meses de verano.

Reemprendemos la marcha, como si fueran las rebajas del Corte Inglés vamos pasando ordas de gente, ya en el interior de un bosque mixto de enebros encimas, pinos, y boj, cogemos a un grupo que sube a buen ritmo, y decidimos quedarnos a su cola, para descansar un rato.

Desde que nos hemos adentrado en el bosque, el camino es todo subida, pero se hace bastante bien, debido al buen estado, y la agradable sombra que tenemos, así cuando todavía no hemos superado las dos horas de ruta, pasamos junto a los restos del Corral de la Viña, y minutos más tarde a la Fuente de Montfalco, donde el grupo al que nos hemos adherido se queda a almorzar y a esperar a los rezagados.

Yo aprovecho para refrescarme en la fuente, y sin apenas detenernos continuamos la marcha, cruzamos la pisa forestal que sube a Montfalco, y enlazamos de nuevo con el sendero, que nos lleva entre muros de piedra, por un bosque de Enebros, hasta el albergue de Montfalco, donde paramos a almorzar y tomarnos una refrescante cerveza.





Desde el Albergue se puede subir hasta la Ermita de Santa Quiteria, que se encuentra a diez minutos caminando, nosotros llevamos una buena sudada, y nos queda todo el camino de vuelta, así que pasamos del tema.

Nos ponemos los bártulos, y comenzamos el camino de regreso, por el mismo lugar por el que hemos venido, con bonitas vistas al Congosto de Mont-rebey, subimos el primer tramo de escaleras, después el segundo, descendemos hasta el puente colgante, y pasamos a tierras catalanas.

Una vez en el Congosto de Mont-rebey, vemos la entrada al camino viejo del Congosto, que desistimos hacer, ya que a la ida vimos que en un punto concreto estaba inundado, y no es cuestión de ponerse a nadar, aunque por calor y ganas de darse un baño no será.

Así que seguimos por el camino nuevo, el Congosto está a reventar de gente, nosotros vamos buscando el acceso a la Cueva Colomera que antes no hemos localizado, está vez llevo el gps en la mano, pero ni aún con esas logro localizarlo, ya que lo más cerca que me marca son cien metros.

El único lugar factible para acceder, es una torrentera, pero en teoría según otras webs, el acceso está acondicionado con cadenas y clavijas, y aquí no se ve ni, una ni otra, así que desistimos y lo dejamos para otra ocasión.

Seguimos recorriendo el congosto hasta salir de él, pasamos el puente Colgante, y está vez nos desviamos hacia la derecha, para subir por Les tarteres, en una larga y pronunciada subida, con el piso pedregoso, parecido a una calzada romano, que nos deja en un collado, con varias opciones.

Nosotros seguimos rectos y descendemos por un amplio camino, con vistas al río Noguera Ribagorzana, la ermita de la Mare de Deú del Congosto y el Castell de Girbeta, hasta llegar al aparcamiento de la Masieta, que está abarrotada de coches, dando por finalzada está espectacular ruta, en la que después de limpiar el track me salen algo más de dieciseis kilómetros y mil doscientos metros de desnivel, algo que se me antoja demasiado en el tema del desnivel, y es posible que no este bien, ya que en el congosto el gps se vuelve un poco majareta, pero es lo que da ...











15 comentarios:

  1. Preciosa ruta que, por supuesto, te copiaré.
    Lo único que no me gusta es lo antiestéticas que quedan las escaleras en la roca, pero ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angel, cuanto tiempo, la verdad que quedan bastante antiestéticas, y para mi gusto está demasiado acondicionado el camino, pero hay que reconocer que la ruta es una pasada. Un saludo

      Eliminar
  2. Al final no te animaste a enlazar con la cima del Montsec en una gran circular. Lo del tamaño de los peldaños de las escaleras de las pasarelas se debe a un error de diseño y la verdad es que aumenta el riesgo de dar un trapies. No se a que esperan las autoridades a repasar las pasarelas y tensar los pasamanos, se arriesgan a que se caiga alguien.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bruno, pues no al final ya ves, que la hice normal, y oye me alegro de haberlo hecho, porque hacía un calor sofocante, así que habrá que volver pero con un tiempo más fresco. Lo de las escaleras ya te comente que quería hacerlo con el peque, pero visto el estado en que se encuentran, no lo llevo ni de coña, es bastante peligroso. Ya me estrañaba a mi que hubieran hecho los escalones tan pequeños a drede, anda que menudo despiste. Un saludo y en cuanto se vaya la nieve te pego un toque, que quiero hacer una cosilla, haber si quieres venir.

      Eliminar
    2. El Midí d´Ossau, je je.

      Eliminar
    3. Ja ja, has acertado, es un viejo objetivo, y creo que este año toca ya, haber si practico un poco el rápel antes.

      Eliminar
  3. Muy bonita y entretenida esta ruta Eduardo. Otra para la lista de pendientes.Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, y si el pantono no lleva mucho agua, se puede alternar con el camino viejo, un saludo

      Eliminar
  4. ¡Menuda ruta!,tiene que ser costosísimo mantener con seguridad tanta infraestructura (a ver lo que dura) .Un recorrido para que experimente el profano las sensaciones del "vertigo controlado".La verdad es que es espectacular, aunque no muy estético...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola CHEBACA, preciosa ruta, que se puede unir con el Montsec, haciendo una macro ruta, al alcance de unos pocos. La verdad que el mantenimiento no es muy buena, ya que la sirga que hace de barandilla esta destensada, y en algunos tramos de escalones, queda por debajo de la cintura, si a esto le añadimos que por error hicieron los peldaños para una zapato del numero 30 ... De todas formas merece la pena hacerla, un saludo

      Eliminar
  5. Hola Eduardo. Pues precisamente para el 13 de abril tengo salida con la gente del club de Montaña Rodanas de Épila a este lugar que me muero de ganas por conocer. Iré con tu fantástica guía como referencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. para hacerla circular desde el parquing de la Masieta y no volver por el mismo lugar, qué dirección deberíamos tomar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola cruz, no encontre track de esta ruta en circular, pero en este enlace lo explican bastante bien, creo que puedo servirte, http://marchamontfalco-montrebei.blogspot.com.es/2013/04/marcha-montfalco-montrebei-itinerario.html, Un saludo

      Eliminar
  7. Hola Eduardo! La ruta parece preciosa! En verano queremos visitar la zona, pero vamos con una niña de dos años (en mochila a la espalda claro). Hasta que punto de la ruta dirías que es seguro ir con ella? Desde el punto más seguro veríamos ya parte del Congost??
    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Judit.

      Si vais con una niña de dos años en la mochila, os recomiendo que dejéis el coche en el aparcamiento de la Masieta, y recorráis el tramo completo del Congosto de Mont-rebey, hasta el puente nuevo que enlazo con el congosto del Siegé.(Hasta la foto quince del blog)

      Este tramo entre la ida y la vuelta son unos nueve kilómetros, y es por un camino labrado en la roca, lo suficientemente ancho para caminar sin peligro, pero con unas vistas fantásticas, además está equipado con sirga, que sirve más de quita miedos, porque no es necesaria.

      Si vais en verano os recomiendo llevar agua, crema solar y una gorra sobre todo para la peque, ya que es una zona donde hace bastante calor, y aunque casi todo el camino es en sombra, hay algún tramo, sobre todo al inicio que pega bien el sol.

      Si tiene alguna duda, pregúntame, un saludo y felices fiestas.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios