miércoles, 29 de mayo de 2019

Una vuelta por la sierra de la Virgen: Pico Cabrera 1.433 metros, Peña del Café 1.412 metros y Peña Guzmán 1.353 metros, desde Illueca


La Sierra de la Virgen, conocida en época romana como Voberca Mons, se encuentra en la comarca del Aranda, al sur del macizo del Moncayo, en la conocida como cara Oculta, entre los valles de Ribota y Aranda, ambos afluentes del río Jalón.

Su nombre, se debe al Santuario de la Virgen de la Sierra, lugar de culto a la virgen María, ubicado en lo alto del pico Virgen de la Sierra, que con sus 1.413 metros, es la segunda elevación de esta sierra,que alcanza su punto culminante, en los 1.433 metros del pico Cabrera. 

Con sus laderas cubiertas principalmente de especies arbustivas, debido a varios incendios, durante el siglo XX fue reforestada con diferentes especies coníferas (pinos), aunque debido a su cercanía con el alcornocal de Sestrica, en la parte superior (en torno a los 1.300 metros), se puede disfrutar de hasta seis especies diferentes de Quercus, algo poco habitual en los bosques aragoneses, siendo este uno de los principales atractivos de esta sierra zaragozana, que hoy en compañía de Carlos (Zancadas Ligeras) queremos recorrer.

Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc, y para saber como llegar al punto de inicio, en el siguiente enlace.  "Como llegar"




Para hoy tan solo dispongo de media jornada, así que toca madrugar, cuando las campanas de la iglesia de San Juan Bautista repican las 9, llegamos a la población de Illueca, que circunvalamos para nada más pasar la gasolinera, tomar a mano izquierda un camino asfaltado que recorremos en coche durante 3.5 kilómetros, entre fincas y corrales.

Cuando el asfalto da paso a la tierra (cota 844 metros), dejamos el coche en un apeadero, junto a un cruce de caminos, donde observamos como la neblina va desapareciendo del valle en el que se ubica Illueca, población que vio nacer a Pedro Martinez de Luna, más conocido como Benedicto XIII o el Papa Luna, cuyo castillo-palacio, preside el casco urbano desde un promontorio, visible desde aquí.

Nosotros, dejamos la visita cultural para otro día, para comenzar en sentido antihorario la circular que hoy nos va a permitir recorrer parte de la sierra de la Virgen, tomando un amplio camino que dirección Norte/Oeste, nos lleva entre las lindes del pinar y viejos campos de almendros, en los que nos detenemos para hace acopio de un puñado de almendras, mientras un curioso petirrojo observa nuestros movimientos.

Unos minutos más tarde, reanudamos la marcha, caminamos unos metros más en ligero ascenso, para acto seguido perder los metros ganados, hasta llegar al recoleto rincón que forma la fuente de Valdejuen, que con un invierno escaso en precipitaciones, tanto en forma de agua como de nieve, baja seca.

Siguiendo el camino, vamos rodeando la montaña, que nos deleita con bellas estampas, en forma de puntiagudas rocas sobre las que se asienta un espeso pinar, que antaño vemos como también sirvió para el uso del ganado, quedando todavía en pie parte del corral de Valdejuen, en el que abandonamos el camino principal, para tomar a mano izquierda la senda del refugio, en la que rápidamente tomando de referencia las marcas blancas y amarillas del PR.Z73, nos adentramos en un precioso pinar, donde la pendiente se acentúa. 

A medida que vamos ganando desnivel, las duras rampas iniciales se van suavizando, el pinar comienza a clarear y los pinos dan paso a las carrascas, punto en el que la senda por la que transitamos, desemboca en una amplia meseta, donde se ubica el refugio de Valdejuen, al que hacemos una visita, además de disfrutar de las vistas, mientras conversamos con un lugareño, que nos comenta varias alternativas para subir al pico Cabrera.

Sobre la cota 844 metros, dejamos el coche, observando como la neblina va desapareciendo del valle

E iniciando la circular en sentido antihorario, tomando un camino que dirección Norte/Oeste

Nos lleva entre las lindes del pinar

Y viejos campos de almendros, en los que hacemos acopio de un puñado de almendras
Mientras mira nuestros movimientos un curioso petirrojo

Después, reanudamos la marcha, descendemos los metros ganados inicialmente

Hasta llegar al recoleto rincón que conforma la fuente del Valdejuen

Que debido a las escasas precipitaciones de este invierno, baja seca


Siguiendo el camino, vamos rodeando la montaña, en la que se ubican los restos del corral de Valdejuen

Rodeado de un extenso pinar

Donde abandonamos el camino, para tomar a mano izquierda la senda del refugio, que nos adentra en el pinar

Tomando de referencia las marcas blancas y amarillas del PR.Z73, en el que la pendiente se acentúa

A medida que vamos ganando desnivel, los pinos van dando paso a las carrascas

La pendiente se modera hasta salir a una meseta, en la que se ubica el refugio de Valdejuen

En el que echamos un vistazo y disfrutamos de las vistas

Desde el refugio, tenemos la posibilidad de continuar por camino hasta el collado del Valenciano, pero sin duda, resulta más agradable hacerlo por la senda, que tiene su continuación a escasos metros de donde nos hallamos, así que tras quitarnos ropa de abrigo y echar un trago de agua, tomamos la senda que entre olorosas jaras nos permite ganar desnivel de forma pausada en sus primeros metros, pero que rápidamente se endurece, echando una mirada atrás para comprobar lo abajo que va quedando el refugio.

Poco a poco la vegetación va cambiando, las jaras dan pasos a los pinos y algún esporádico roble, por el que avanzamos disfrutando del entorno, hasta que sobre la cota 1.200 metros, salimos al camino por el que hemos subido al inicio de la circular, desde el que disfrutamos de parte del cordal que une el visible pico Cabrera hacia el collado del Valenciano, del alto del Corralejo con el pico Moncayo asomando de fondo, las Peñas de Herrera y tirando de zoom, los pirineos, en el que distinguimos la silueta del Midi d'Ossau.

Ahora, cruzamos el camino, continuamos por la senda que nos encamina hacia una mancha de pinos, que atravesamos en claro ascenso, hasta salir a unos metros de el camino que recorre el amplio cordal, desde el que divisamos entre las brumas, la vecina sierra de Vicort, mientras acometemos los últimos metros, alcanzando los 1.433 metros del pico Cabrera, en el que coincidimos con una pareja de jóvenes naranjada en mano.

Nosotros, nos resguardamos junto al vértice, ya que corre una ligera brisa, comemos algo de fruta y disfrutamos de las vistas, que además de las ya consabidas, se le añaden hacia el Oeste, el pico de la Virgen de la Sierra, bien visible gracias a la ermita y las antenas que pueblan su cima, con la sierra Cebollera nevada de fondo.

Luego, tomamos la continuación de la senda que se encuentra a tan solo unos metros del refugio

Por la que entre olorosas jaras comenzamos a ganar desnivel de forma moderada

Endureciéndose rápidamente, echando una mirada atrás para comprobar lo abajo que va quedando el refugio

Poco a poco, la vegetación va cambiando, las jaras dan paso a los pinos y algún roble

Por el que salimos al camino que viene desde Illueca, desde el que observamos

Parte del cordal que une el collado del Valenciano, con el pico Cabrera
El alto del Corralejo, con el Moncayo asomando tímidamente
Las Peñas de Herrera
E incluso los pirineos, donde intuimos la figura del Midi d'Ossau

Ahora, cruzamos el camino, continuamos subiendo por la senda que nos encamina hacia una mancha de pinos

Tomando de referencia las marcas blancas y amarillas del PR.

Que cruzamos, hasta salir a unos metros del camino que recorre el cordal

Desde el que divisamos entre las brumas, la vecina sierra de Vicort

Mientras acometemos la última rampa, que nos deja a los pies del vértice geodésico, del pico Cabrera

Donde disfrutamos de las vistas hacia el pico de la Virgen, con la sierra Cebollera de fondo

Son las 11:30, nos ha costado subir un par de horas, ahora, bajamos por la senda hasta alcanzar el cruce, donde podemos visitar una nevera, que obviamos para continuar dirección Este, atravesando un cortafuegos rodeado de pinar, por el que avanzamos por las trazas de un viejo camino, en el que echamos una mirada atrás para ver por última vez la figura del pico Cabrera, mientras alcanzamos el desvío hacia la peña del Café, a la que accedemos en tan solo un minuto, por un terreno rocoso, en el que ni siquiera tenemos que apoyar las manos.

Como las vistas son similares a las obtenidas en el pico Cabrera, hacemos cima y retrocedemos sobre nuestros pasos hasta el camino, donde continuamos disfrutando del bonito paisaje que nos ofrece hoy la sierra de Vicort, por un terreno cómodo en el que vamos alternando pequeños subes y bajas, con zonas llanas, siempre atentos a las balizas, que nos indican que debemos tomar en un cruce, el ramal de la izquierda.

En este punto (sobre la cota 1.390 metros), iniciamos el descenso entre un mar de jaras, hacia la visible peña Guzmán, en cuya ladera observamos una mancha de Quercus, por donde intuimos que irá el sendero de bajada, aunque de momento toma el protagonismo la desconocida pero bellísima sierra de Algairén.

Una vez llegamos a la altura de la peña Guzmán, abandonamos el camino que se dirige hacia Viver de la Sierra, para monte a través acceder a la cima, tomando de referencia las marcas blancas y amarillas del PR. apoyando las manos en un par de ocasiones, hasta coronar la modesta cima desde la que intentamos ver la entrada al robledal.

Sobre las 11:30, bajamos por la senda hasta conectar con el camino que recorre el cordal

En el que obviamos el desvío hacia la nevera, para continuar dirección Este

Echando una mirada atrás, para contemplar por última vez el pico Cabrera

Mientras alcanzamos el desvío hacia la peña del Café (así aparece en los mapas)

A la que accedemos tan solo en un minuto, por terreno rocoso, sin tener que apoyar las manos

Después, regresamos al camino

Donde continuamos disfrutando del bonito paisaje que nos ofrece hoy la sierra de Vicort

Alternando cortos subes y bajas
Con zonas llanas, atentos siempre a las balizas, que nos indican en un cruce

Que debemos tomar el ramal de la izquierda, en el que iniciamos el descenso

Entre un mar de jaras, hacia la visible peña Guzmán, con la sierra de Algairén de fondo

Una vez llegamos a su altura, abandonamos el camino que se dirige hacia Viver de la Sierra

Para ir monte a través, tomando de referencia las marcas blancas y amarillas, hasta la cima de la peña Guzmán

Después, bajamos con cuidado hasta el cortafuegos, retrocedemos hasta cerca de la base rocosa de la peña Guzmán, donde buscamos la entrada de la senda, que desde luego no está nada clara. Un poco a ciegas y mirando el GPS, decidimos seguir las trazas de una trocha, que a los pocos metros se convierten en una bonita senda por la que descendemos dirección Norte/Este, adentrándonos en un espectacular robledal, en el que a falta de hojas, aprovechamos para jugar con los líquenes que colonizan sus ramas y el sol, que nos ofrece unos bonitos contraluces.

A medida que vamos perdiendo desnivel, los robles dan paso a las carrascas y los pinos, cuyas ramas utilizamos como marco natural, para fotografiar la peña Guzmán que va quedando lejos, para acto seguido continuar por la senda que nos conduce hasta un cortafuegos.

Mirando en rededor, comprobamos que hemos perdido la senda que tiene continuación unos metros más hacia el Este. Aunque podríamos seguir bajando por el cortafuegos, preferimos la otra opción, así que monte a través enlazamos en menos de un minuto con la senda, por la que vamos bajando atravesando un delicioso pinar, en el que nos detenemos un instante en un mirador natural, para disfrutar de las vistas hacia la peña Guzmán.

De vuelta a la senda, continuamos el descenso, con la grata sorpresa de estar jalonada por algunos ejemplares de Quercus suber (alcornoque Mediterráneo), aunque no extrañamos su presencia al estar próximo al alcornocal de Sestrica, que tiene la peculiaridad de ser el único bosque de este tipo en Aragón y, además, se halla fuera de la distribución actual del alcornoque en la Península Ibérica, el cual se distribuye por la mitad sur occidental de la península y en zonas de Cataluña, como he podido comprobar en las incursiones veraniegas que he realizado por la Costa Brava.

Disfrutando del entorno, la senda por la que bajamos desemboca en un cruce de caminos, en el que haciendo caso a las balizas que marcas la ruta del Papa Luna, cogemos el que dirección Norte/Oeste nos ha de llevar de vuelta al coche, entre un frondoso pinar en el que aparece de nuevo la figura del alto del Corralejo.

La hora de comer se va acercando, nuestros estómagos lo van notando, aprovechamos un enjuto manzano situado a pie del camino, para hacer acopio de las “cuatro” manzanitas que todavía mantiene en sus ramas, comiéndonoslas de camino mientras disfrutamos de las vistas, hasta llegar al apeadero donde hemos dejado el coche, cerrando está bonita circular, que sin duda tenemos que hacer con alguna variante, ya para el otoño.

Sin apenas detenernos, regresamos al cortafuegos, donde cogemos una tímida trocha

Que rápidamente se transforma en una bonita senda, por la que nos internamos en el robledal 

Donde a falta de hojas, aprovechamos para jugar con los líquenes que colonizan sus ramas

Y el sol, que ofrece unos bonitos contraluces

A medida que vamos perdiendo desnivel, los robles dan paso a las carrascas 

Y los pinos

Cuyas ramas aprovechamos como marco natural, para fotografiar la peña Guzmán

Después, la senda desemboca en un cortafuegos, donde comprobamos que nos hemos salido del track

Así que monte a través, enlazamos con la senda por la que bajamos atravesando un bello pinar

En el que nos detenemos en un mirador natural, para disfrutar del paisaje que envuelve la peña Guzmán
De vuelta, seguimos bajando con la grata sorpresa, de estar jalonadas con algunos alcornoques

Hasta llegar a un cruce de caminos, donde tomamos el ramal de la izquierda, por el que avanzamos
Dirección Norte/Oeste, entre un frondoso pinar, en el que aparece de nuevo la figura del alto de Corralejo

Mientras cogemos unas manzanitas de un enjuto manzano, que vamos comiendo 

Disfrutando de las vistas, hasta llegar al apeadero, donde cerramos la circular

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios