martes, 30 de junio de 2015

Pico Moncayo 2314 m, ascenso por el Cucharon, descenso por el Collado de Castilla y la Senda de los Cazadores, desde Haya Seca


Hace ya como tres años que no hago ninguna invernal, algunas veces por no ir solo, y otras por la inexperiencia de la gente que me acompaña,  he ido aparcando está actividad, haciendo tan solo senderismo, o alguna vía ferrata en temporada invernal

Como está vez me toca ir solo, que mejor montaña, que subir a la cima del Moncayo, que la conozco al dedillo, y a la cual he ascendido en multitud de ocasiones, desde cualquiera de sus accesos.

La idea es hacer una ruta circular, subiendo por la vía normal de invierno (el Cucharon), y descender por el Collado de Castilla, para después coger la senda de los cazadores, desde el aparcamiento de Haya Seca. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.



Para intentar encontrar la nieve en buenas condiciones, decido madrugar un poco, hago la parada obligatoria en el horno de Borja, donde me acopio de algo de comida, y continúo hasta el Monasterio de Veruela, donde cojo la pista por la que subo hasta el aparcamiento de Haya Seca, donde dejo la furgoneta.

El aparcamiento como suele ser habitual, se encuentra bastante lleno, me coloco los bártulos en la mochila, que hoy pesa algo más de lo habitual, e inicio la ruta, subiendo por la pista de tierra primero hasta la fuente del Chorro, donde hay un par de personas haciendo acopio de agua, y unos metros después al Santuario de Nuestra Señora del Moncayo, donde aparte de los guardas, no hay nadie.

Pasado el santuario, llego a la fuente del Gaudioso, en la que como viene siendo habitual, echo el primer trago de agua, después continúo dirección S, por un cómodo camino de piedra, hasta que alcanzo la bifurcación donde tengo la opción de continuar por el GR. hacia el collado de Bellido, o girar a la derecha para subir al Pico Moncayo, por sus ascensiones clásicas.







Como la idea es subir por el cucharón, giro a la derecha, y continúo dirección O, ya por sendero, por el que poco a poco me voy adentrando en un espeso y bonito pinar, en el que la nieve ha hecho estragos, ya que me encuentro con bastantes arboles y ramas rotas, que entorpecen el avance.

A medida que voy ganando desnivel, va apareciendo la nieve, hasta que allá por la cota 1700, se vuelve continúa, desapareciendo por completo el sendero, por lo que me toca tirar de gps.

Tras un tramo bastante confuso, salgo a cielo abierto, y camino por terreno de piedra, hasta que alcanzo la base del circo de San Miguel, donde se abren las diferentes vías de acceso a la cima del Moncayo.







En este punto, hago un pequeño alto en el camino para disfrutar de las vistas, el día está bastante despejado, y en la cima hoy no debe soplar mucho cierzo, por lo que va a ser un buen día, para disfrutar de la ascensión.

Sin apenas detenerme, prosigo la marcha, continúo unos metros más todo recto, intentando salvar los tramos de nieve, por algunas zonas de matorral bajo y piedra, y así evitar poner todavía los crampones.

En una de esas pequeñas pedreras, y cuando la nieve ya es continúa me detengo para calzar crampones y sacar el piolet, mientras veo como varias cordadas, avanzan tanto por la vía del cucharón, como por la de los gendarmes.

Algo que siempre me llama la atención, y que cada vez se pone más de moda, es la utilización de mucha gente, de los bastones con el piolet, que me llamen antiguo, pero a mi es una mezcla que no me gusta nada, ya que en caso de caída, el bastón entorpece la maniobra de autodetección.

Ya con todo el equipo puesto, inicio la ascensión siguiendo la huella dejada por las otras cordadas, que no puedo aprovechar del todo, ya que las pisadas están bastante alejadas, y mis piernas no me dan.

Al pegar bastante el sol, y no llegar todavía a los dos mil metros, la nieve se encuentra bastante pastosa, avanzo lentamente ya que me hundo bastante, debido también a que este año ha nevado mucho, pero el cierzo ha barrido toda la nieve de la cima, y la ha depositado en el pozo.

Ya cerca de los gendarmes, la huella se bifurca en dos, algunos han tirado hacia los corredores de los gendarmes, y otros por la clásica del cucharón, en este punto aprovecho para echar la vista atrás y ver el tramo que he corrido.





Siguiendo el plan inicial, continuó subiendo por el cucharón, paralelo a los grandes bloques de roca que forman los gendarmes, que me hacen sentirme una hormiga comparado con ellos.

A medida que avanzo, la nieve se encuentra en mejor estado, por ello cramponeo mejor, y al no hundirme avanzo rápidamente, hasta que alcanzo la base de la pala final, donde me espera el tramo más duro, y en el que comienza a pegar algo de viento.

Como comienzo a notar algo de frío, aprovecho una pequeña repisa para abrigarme un poco, antes de seguir, echo una última mirada atrás, e inicio el tramo final de ascensión con tramos de inclinación de 45º y 50º, donde decido tomármelo con tranquilidad, disfrutando de cada paso.







Después de dos horas y media, alcanzo la loma del pico Moncayo, como apenas hay nieve, decido quitar crampones, para evitar mellar las puntas. Ya por terreno de piedras, camino los últimos doscientos metros, hasta que alcanzo primero la talla de la virgen del Pilar, y metros después la cima del Moncayo, donde al contrario que en otras ocasiones, hoy no hay mucha gente.

Aprovecho que hay un grupo de vascos, para que me hagan unas fotografías en la cima, después me acerco hasta la punta de la cara O, para ver como se encuentra de nieve la zona del collado de Castilla, y después regreso a la cima, para disfrutar de las vistas, que hoy no son totales, ya que hay algo de bruma.






Como suele ser habitual, en la cima hace acto de presencia el cierzo, aunque hoy "se puede aguantar", aprovecho para comer algo, y echar un trago, mientras intento ponerme en contacto con mi amigo Jesús para quedar después con él, y de paso preguntarle por el estado de la senda de los cazadores, ya que es cara N, y creo que puede tener bastante nieve.

Aunque no puedo contactar con el, decido seguir con la idea inicial, así que como me estoy quedando helado, recojo crampones y piolet, e inició el descenso hacia el collado de Pasalobos, más conocido como collado de Castilla, donde hay una fina capa de nieve, que me permite descender rápidamente.

Como lo bueno se acaba pronto, a media ladera, la nieve desaparece, ahora me toca descender por la pedrera, siguiendo los hitos, y las trazas del sendero, que aparece y desaparece cada dos por tres, aunque como ya he descendido muchas veces por aquí, ya se lo que me espera.

Una vez alcanzo el collado de Castilla, continúo unos metros hasta alcanzar la muga, que divide Aragón de Castilla, y en este mismo punto, giro a la derecha dirección N, y enlazo con un claro sendero, por el que voy rodeando el pinar, hasta que alcanzo el gran hito, que parcialmente cubierto por la nieve, me indica el desvío hacia la senda de los Cazadores.







Como me esperaba, al ser cara N, hay bastante nieve, por suerte alguien ha pasado por la senda antes que yo, y ha dejado huella, así que giro a la derecha dirección E, atento a las huellas y al gps.

Por unos instantes la huella desaparece, me alejo unos metros del sendero que se encuentra totalmente cubierto por la nieve, y guiado por el gps, lo retomo a la altura de las ruinas de un corral, que se está intentado rehabilitarlo para convertirlo en refugio.

A partir de aquí, la capa de nieve disminuye, comienzo a intuir la senda de los cazadores, con su característico suelo cubierto de lajas, mientras disfruto de la amplia panorámica que tengo de todo el valle del Ebro.







Ya cerca del bosque, la nieve desaparece prácticamente, me adentro en el, por un bonito sendero en el que en ligero descenso, me toca rodear de vez en cuando algún árbol caído, a causa de la nieve.

De vez en cuando, paso por algún resto de nieve, que salvo sin mayores problemas, y en un pequeño claro, hago una última parada para echar un trago de agua.

Ahora si, me encuentro cerca del final, el sendero comienza a describir diversas zetas, hasta que alcanzo el aparcamiento de Haya Seca, donde cierro el circulo, me cambio de ropa y cojo la furgoneta hasta el desvío de Lituenigo, donde he quedado con Jesús para charrar un rato.

Al final han sido algo más de cinco horas, donde el sendero de acceso al circo estaba bastante mal, y la senda de los cazadores, con bastante nieve, pero la verdad que he disfrutado mucho, tanto que hasta me planteo volver la semana que viene y subir por los gendarmes, pero eso ya se vera ...








13 comentarios:

  1. ¡que ruta más maja! me la apunto y guardo tu track ¡que aún no he subido el Moncayo! y esto no puede ser. A ver si este otoño me pongo.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no está tan lejos, en menos de dos horas te plantas allí. Otoño puede ser una buena temporada para subir, ahora si no madrugas, te achicharras. Un saludo

      Eliminar
  2. Hola Eduardo.

    Hace poco cuando ibamos hacia el Pirineo Navarro pasamos por debajo del Moncayo, y le comentaba a mi mujer que esta cima debiera estar en nuestro humilde curriculum. A instancias de Dani, que también ha subido otras cuantas veces, es posible que lo hagamos en Otoño, para aprovechar y ver el Hayedo. Bonitas fotos, con esa mezcla de nieve y claros con esas pendientes tan apetecibles que se ven.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni.

      Como le comentaba a Pirene, otoño es una buena temporada para subir, y disfrutar de está mágica montaña,que divide Aragón de Castilla,y que esconde pequeños tesoros, no conocidos por mucha gente, como el barranco de la Morana, o el barranco de las Majadillas.

      Si le ponéis día y hora, a esa quedada, yo me apunto¡¡¡. Un saludo

      Eliminar
    2. Oye, pues yo el Moncayo lo tengo pendiente en otoño, debe ser una pasada el cambio cromático de los distintos bosques que pueblan sus faldas, a ver si lo vamos organizando, no estaría nada mal, y en invernal, pues después de haberlo subido tres veces por el Cucahró, pues me gustaría la próxima hacerlo por la vertiente soriana.

      Un saludo.

      Eliminar
    3. Evidentemente quería decir Cucharón, quiero escribir demasiado rápido y se me cruzan las letras del teclado jejeje

      Eliminar
    4. Hola Dani, la verdad que si, que hay una gran variedad de especies, y en los diferentes miradores que hay a lo largo de parque natural, se puede apreciar las diferentes tonalidades.

      Yo tengo pendiente para este otoño, hacer una ruta corriendo por los dos hayedos, el aragonés y el soriano.

      La parte soriana, no tiene ninguna dificultad, es una subida continua, pero suave. Hay otra alternativa por la que suben cuatro gatos (incluido yo), por el barranco de las Majadillas, que es una pasada, aunque algo jabalinera, y en invierno es una incógnita, pero para subir en otoño es una pasada.

      Pues nada, ahí queda la propuesta, a partir de hoy te nombre coordinador de la ascensión al moncayo en otoño, jaja. Un saludo

      Eliminar
  3. Moncayo acogedor y bello con buen tiempo, pero de respetar y mucho cuando la ventisca, niebla o hielo se adueñan del entorno. Montaña, a fin de cuentas. Buena ruta Eduardo. Salud y Montaña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmar, de todas las montañas que he subido, es el Moncayo con diferencia en la que más frío he pasado, y peores condiciones atmosféricas me he encontrado. Un saludo

      Eliminar
  4. ¡Vaya susto que me has dado! ¿Nieve hasta el cucharón? Casi me caigo de culo. Hasta que he visto que es de Abril... Creo que llevas un lio con las fuentes: la del acopio de agua es la fuente de la caña, la que paras a beber la "de la casa" y la que está enfrente de la ermita de San Gaudioso esa misma. Ni se te ocurra beber de la última; es casi destilada y mana a 4ºC todo el año. ¿Tienes vadeador? Tengo una idea pendiente. Morana es cachondeo ante lo que me propongo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, en Julio y con los calores que hace, dudo mucho si algún año se ha dado esta extraña circunstancia, tal vez cuando mis abuelos, que decían que caían unas nevadas de la leche.

      Lo de las fuentes, la del chorro es como sale en los mapas, y la otra llevas razón que me he liado con la de la ermita, que hay unos metros más abajo.

      Vadeador tengo, pero con estos calores, casi igual que a pelo ¿que idea llevas?.

      Eliminar
    2. Tengo que abrir una via. Creo que nadie lo ha hecho en la cara oculta. Igual hago fotos de Gambusinos... jajaja. Ya te contaré.

      Eliminar
  5. Se me olvidaba... Hice a finales de Mayo una circular desde Agramonte-Pista de los Bueyes-Rio Pedrogal-Rio Agramonte-Peñanariz-Fuente del Sacristán(por la antigua pista)-Ciudad Montaña-Agramonte. El tramo de los ríos discurre por hayedo y es de película de enanitos o de hadas. Todo suma.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios