miércoles, 12 de febrero de 2020

Integral a las Peñas de Herrera desde Talamantes, subiendo por el barranco de Valdeherrera y bajando por el barranco de Valdetreviño


Las Peñas de Herrera, son cuatro peñas alineadas de Norte a Sur, a modo de espina dorsal, situadas en el Sistema Ibérico, al Oeste del pico San Miguel o Moncayo, en la cima de una colina, que estaba formada por un glaciar que erosiono la parte más débil de la colina, dejando al descubierto la parte rocosa.

Su nombre, les viene dado por el antiguo castillo de Ferrera, del que tan solo se conserva el acceso tallado en la roca, y la depresión excavada donde debió erigirse, ubicado en lo alto de la peña principal, el Alto del Picarrón o Picarro (Peña I 1.591 m), que delimita los términos municipales de Talamantes, Añón de Moncayo, Calcena y Purujosa.

Las otras tres peñas que componen los “Castillos de Herrera”, son la Peña II o del Camino (1.542 m), cuyo acceso es el más complejo de las cuatro, con un paso de II+/III- (PD), la Peña III o de Enmedio (1.462 m) y la Peña IV o La Gotera (1.347 m), que se encuentra algo alejada del sendero por el que discurre el GR.90.1, que sube a las otras tres peñas, por lo que habitualmente se suele obviar su ascensión, tal y como nos paso hace unos años, cuando lo intentamos desde la población de Purujosa.

Para la jornada de hoy, en compañía de Cosmín, aprovechamos que la niebla cubre el valle del Ebro, para disfrutar de una jornada al sol e intentar subir a las Peñas de Herrera, desde la población de Talamantes, siguiendo las marcas blancas y rojas del GR.90.1

Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc, y para saber como llegar al punto de inicio, en el siguiente enlace. "Como llegar"




Como las nieblas persisten, no madrugamos, quedamos sobre las 9 en el Mesón del Aceite, en Bulbuente, donde hacemos tiempo tomando un café y un pincho de tortilla. Luego, en un solo coche, cogemos la carretera de Talamantes, por la que circulamos con una densa niebla, que a medida que vamos ganando desnivel, se va disipando, hasta que un kilómetro antes de llegar a Talamantes, desaparece, viendo después de una semana el astro rey, el sol.

A las afueras de Talamantes, dejamos la furgoneta en un pequeño aparcamiento habilitado para 6 o 7 vehículos, donde tras ponernos los bártulos, iniciamos la integral a las Peñas de Herrera, adentrándonos en el núcleo urbano, desde el que observamos dos de las peñas que conforman los “Castillos de Herrera”, el Alto del Picarrón y la Peña del Camino, que se amplían al salir del pueblo, con sus otras dos hermanas, la Peña de Enmedio y la Peña La Gotera.

Nada más salir, el asfalto da paso a un camino de tierra, por el que avanzamos dirección Oeste entre campos de labor y un muro de piedras, que delimita el camino de las pistas deportivas, que nos conduce hasta una encrucijada, donde el GR.90.1 se bifurca en dos, teniendo la posibilidad de ir al collado de Valdelinares por el camino por el que discurre la vereda de Castilla, o, por el sendero que recorre el barranco de Valdeherrera, que es la opción que escogemos, aunque no descartamos regresar más tarde por la vereda.

De momento, continuamos por el sendero salpicado de bonitas carrascas, por el que rápidamente alcanzamos el cauce del barranco de Valdeherrera, que a estas horas todavía permanece en la umbría, el cual vadeamos por una pasarela de madera, para acto seguido comenzar a remontarlo por la margen derecha, siguiendo un bonito sendero herboso, blanqueado por el dorondón, que es como se le conoce en Aragón a la cencellada, que contrasta con el brillo de las paredes rocosas de las Peñas de Herreras, iluminadas por el sol.

Siguiendo las marcas blancas y rojas, vamos ganando desnivel de forma paulatina, alternando bonitos pasos entre carrascas con otros a cielo abierto, acercándonos paso a paso a las Peñas de Herrera, hasta que el sendero traza un giro a la derecha de 90º, que nos aleja de ellas, para comenzar una corta pero pronunciada subida, pasando junto a a un terreno de margas, en el que capta nuestra atención el castillo natural que conforma el Alto del Picarrón.

Unos metros más arriba, alcanzamos el collado de Valdelinares, lugar en el que se juntan las dos variantes del GR.90.1. perfecto mirador del valle del Ebro, donde nos acercamos hasta un extremo para disfrutar del mar de nubes, en el que tan solo apreciamos la población de Talamantes y en la parte superior derecha, la prominencia del pico Bollón de Tabuenca, que con sus 1.036 m, resulta una magnífica atalaya para admirar las llanuras del Campo de Borja, la sierra del Moncayo o el destino de hoy, las Peñas de Herrera.

A las afueras de Talamantes, iniciamos la integral observando el Alto del Picarrón y la Peña del Camino

Callejeando por su núcleo urbano, en el que siguiendo las marcas del GR.90.1

Nos dirigimos por un camino, entre campos de labor y un muro de piedra, hacia los "Castillos de Herrera"
Hasta llegar a una encrucijada, donde el GR.90.1, nos ofrece dos variantes
Eligiendo el ramal que por un bonito sendero salpicado de carrascas

Nos conduce hasta el barranco de Valdeherrera, que vadeamos por una pasarela de madera

Para comenzar a remontarlo, por un sendero herboso, blanqueado por el dorondón

Que contrasta con el brillo de las paredes rocosas de las Peñas de Herrera, iluminadas por el sol

Siguiendo las marcas rojas y blancas, vamos ganando desnivel , alternando pasos entre carrascas

Con otros a cielo abierto, acercándonos paso a paso a las Peñas de Herrera, hasta que el sendero

Traza un giro de 90º a la derecha, que nos adentra en un terreno de margas

Donde la vista se nos va hacia el castillo natural que conforma el Alto del Picarrón

Unos metros más arriba, alcanzamos el collado de Valdelinares, donde abajo podemos ver Talamantes

Y el mar de nubes que cubre el valle del Ebro, en el que destaca la prominencia del pico Bollón de Tabuenca


En el collado, nos encontramos a 1.135 metros y la base de la Peña La Gotera, en torno a los 1.250 metros, por lo que tenemos la opción de abandonar aquí el GR.90.1, que se dirige hacia el collado de las Peñas de Herrera, para continuar hacia el Norte, primero andando por un camino, para después campo a través, trazar una larga diagonal que nos permita acceder de forma directa a la zona donde rompe la muralla, o, seguir subiendo por el GR.90.1 (la opción de la diagonal, es la más cómoda).

Tras mucho sopesarlo, al final decidimos continuar por el sendero oficial que sube bordeando las Peñas de Herrera, por el que continuamos ascendiendo, siempre con la mirada puesta en las peñas que conforman los “Castillos de Herrera”, donde aprovechamos los escasos árboles que hay apostados a lo largo del sendero, para utilizar sus ramas como marco natural para fotografiar la Peña de Enmedio, y ya de paso, echar una mirada atrás, observando como en el horizonte, blanquean algunas de las principales montañas de los pirineos.

Sin apenas detenernos, seguimos caminando por el agradable sendero, que va bordeando una pequeña elevación, que nos impide comprobar a que altura estamos de las murallas que conforman la Peña La Gotera, pasando junto al desvío de la fuente de Valdeherrera, que omitimos, para continuar subiendo unos metros, donde comprobamos como desde este punto, nos va a resultar complicado acceder de forma directa a la brecha, ya que un barranco se interpone en nuestro camino.

Como estamos en tierra de nadie (igual nos da bajar que subir), continuamos remontando el sendero que realiza un par de largas lazadas, hasta llegar a la altura de unos bancales, situados por encima de la cabecera del barranco, punto en el que dejamos el sendero, para dirigirnos campo a través hacia la base de la Peña La Gotera, tomando inicialmente de referencia una hilera de pinos, para más adelante, avanzar por los bancales más limpios de troncos y ramas quemados, que todavía perduran de un incendio que se produjo en la zona en el año 2012, con la atenta mirada de un buitre, posado en una punta secundaria que separa la Peña de Enmedio de la Peña La Gotera, a cuya base llegamos con menos apuros de los previstos, ya que está vez, veníamos con un pantalón grueso que nos ha evitado más de un zarpazo en las piernas.

Ahora, nos toca localizar el punto en el que rompe la peña, por el que accederemos a su cima, para lo cual, comenzamos a perder el desnivel ganado de más, paralelos a la muralla rocosa, alejados unos metros de ella para evitar que en caso de caer una piedra, pueda golpearnos, alternando tramos de monte a través con trochas realizadas por el paso de los corzos, zorros y jabalíes, que habitan en esta zona, hasta localizar la parte débil de la muralla, situada al lado de un par de gendarmes, que rodeamos hasta alcanzar la planicie que conforma la parte superior, que remontamos para coronar la Peña La Gotera (Peña IV), en la que realizamos un tentempié, mientras disfrutamos de unas excelentes vistas hacia la Peña de Enmedio, el pico Morrón y la máxima elevación del Sistema Ibérico, el pico San Miguel o Moncayo.


En el collado de Valdelinares, continuamos siguiendo las marcas blancas y rojas del GR.90.1
Siempre con la mirada puesta en la Peñas de Herrera
Donde aprovechamos los escasos árboles, para fotografiar la Peña de Enmedio
Y ya de paso, echar una mirada atrás, observando en el horizonte, como blanquean los pirineos
Sin apenas detenernos, seguimos caminando, pasando junto al desvío a la fuente de Valdeherrera
Rodeando una loma, vamos remontando el sendero que traza un par de lazadas
Hasta llegar a la altura de unos bancales, donde dejamos el sendero, para continuar monte a través
Tomando de referencia una hilera de pinos, para más adelante, ir por los bancales más limpios
Con la atenta mirada de un buitre, posado en una punta secundaria
Situada entre las Peñas de Enmedio y La Gotera, a cuya base llegamos
Ahora, vamos a buscar el punto donde rompe la muralla, para lo cual bajamos alternando tramos sin sendero
Con trochas de animales, hasta localizar el punto débil de la muralla, situado al lado de un par de gendarmes
Que rodeamos, hasta acceder a planicie superior, que remontamos para llegar a la cima de la Peña La Gotera
Desde la que disfrutamos de las vistas hacia la Peña de Enmedio
El pico Morrón
Y la máxima elevación del Sistema Ibérico, el pico San Miguel o Moncayo

Después, regresamos sobre nuestros pasos, viendo el enorme tajo en la roca por el que bajamos hasta la base de la peña, que remontamos, observando como las nieblas persisten en el valle del Ebro.

Una vez llegamos al punto de retorno, en vez de ir en busca del sendero por el que discurre el GR.90.1, preferimos continuar monte a través, siguiendo a ratos una trocha por la que pasamos por una especie de collado que, separa la Peña La Gotera de la Peña de Enmedio, desde el que divisamos el barranco de los Moros, que se puede recorrer por un sendero por el que discurre la vereda de Ambel a Purujosa, que es otra de las opciones que barajamos para la vuelta.

Por el momento, continuamos subiendo hasta alcanzar la base de la Peña de Enmedio, que vamos rodeando hasta localizar una canal, por la que podríamos acceder a la cima, con un paso de II o III, algo expuesto pero con buenos apoyos, que preferimos evitar, ya que el acceso a está mole rocosa se puede hacer caminando, por lo que tan solo subimos unos metros hasta colocarnos cerca de la base, que seguimos rodeando, hasta posicionaros cerca del collado de las Peñas de Herrera.

En este lugar, la muralla rompe por varios frentes, así que por comodidad elegimos el más cercano, por lo que sin sendero, comenzamos a caminar por un terreno rocoso, en el que no tenemos ni que apoyar las manos, hasta acceder a la meseta por la que avanzamos unos metros para coronar la Peña de Enmedio (Peña III), desde la que observamos nuestro siguiente objetivo, la Peña del Camino, que es la única de las cuatro que ofrece un par de pasos con dificultad, aunque lo que más nos llama la atención, es el fantástico mar de nubes de la cara oculta del Moncayo, con la sierra de la Virgen de fondo, que nos hace replantear el itinerario de vuelta, pero eso ya lo decidiremos más adelante.

Después, regresamos sobre nuestros pasos, bajando por el enorme tajo en la roca

Hasta la base de la muralla, que remontamos, observando como las nieblas persisten en el valle del Ebro

Una vez llegamos al punto de retorno, en vez de ir en busca del sendero por el que discurre el GR.90.1

Continuamos siguiendo a ratos una trocha,  por la que llegamos a un collado que separa ambas peñas

Desde el que divisamos el barranco de los Moros, que se puede recorrer por un sendero

De momento, seguimos avanzando, llegando a la Peña de Enmedio, que rodeamos hasta localizar una canal

Por la que tan solo subimos hasta llegar a la base de la peña, avanzando lentamente
Hasta posicionarnos cerca del collado de las Peñas de Herrera, donde la muralla rompe por varios frentes

Eligiendo el más cercano, por lo que sin sendero, caminamos por un terreno rocoso
Para acceder a la meseta, que remontamos hasta la cima de la Peña de Enmedio
Desde la que divisamos nuestro siguiente objetivo, la Peña del Camino
Aunque lo que nos llama la atención, es el mar de nubes con la sierra de la Virgen de fondo



Sin apenas detenernos, regresamos sobre nuestros pasos, pero esta vez si, bajamos por un pasillo marcado con una estaca metálica que es por donde accedí la otra vez (da igual una que otra, las dos son sencillas), por el que llegamos hasta la base de la Peña de Enmedio, donde campo a través y perdiendo algo de tiempo en marca el itinerario, alcanzamos el collado de las Peñas de Herrera, en el que recuperamos el sendero por el que discurre el GR.90.1.

Siguiendo el sendero, avanzamos cómodamente ganando desnivel de forma moderada, a la sombra de la Peña del Camino, cuyo acceso podríamos hacer de forma directa desde este lugar, pero preferimos ir por el sendero hasta posicionarnos a la altura de una grieta fácilmente reconocible por un gendarme apoyado en la pared, lugar donde abandonamos el sendero, para remontar los poco más de cien metros que nos quedan, hasta llegar bajo la terraza de acceso a la grieta, donde realizamos un pequeño descanso antes de afrontar el único paso técnico de la jornada. 

Luego, accedemos a la terraza herbosa, por la que caminamos hasta llegar a la entrada de la grieta, donde superamos un sencillo resalte de unos tres metros, acondicionado con cuerda, por el que entramos primero a una pequeña oquedad, desde la que fotografiamos el pico Morrón, para acto seguido, adentrarnos en la grieta, por la que avanzamos ayudándonos de la cuerda y mediante oposición.

Una vez en la base de la chimenea, ahora nos toca afrontar los casi siete metros de altura, que al igual que en el resto, se encuentra equipada con una cuerda, con la que nos ayudamos en contadas ocasiones, ya que preferimos superar los pasos de II+/III, por oposición, o, utilizando las presas naturales que ofrece la roca.

Con algún que otro contratiempo, finalmente salimos a la meseta superior que compone la cima de la Peña del Camino, por la que caminamos unos metros hasta alcanzar el punto más elevado, desde el que visualizamos la última de las Peñas de Herrera, el Alto del Picarrón.

Luego, regresamos sobre pasos, pero esta vez, cogemos un pasillo rocoso marcado con una estaca metálica

 Por el que bajamos a la base de la Peña de Enmedio, donde monte a través

Llegamos al collado de las Peñas de Herrera, en el que recuperamos el GR.90.1

Para continuar cómodamente, ganando desnivel de forma moderada, a la sombra de la Peña del Camino

A la que podríamos acceder de forma directa, pero preferimos seguir un poco más por el sendero

Hasta visualizar la grieta, donde abandonamos el sendero, para remontar los cien metros  que nos quedan
Y llegar bajo la terraza de acceso a la grieta, en la que hacemos un descanso

Después, accedemos a la terraza herbosa, por la que caminamos hasta la entrada

Donde superamos un sencillo resalte de unos tres metros, acondicionado con cuerda

Accediendo primero a una cueva, desde la que fotografiamos el pico Morrón

Para acto seguido, meternos en la grieta, por la que avanzamos mediante oposición y la cuerda

Una vez en la chimenea, superamos los pasos de II+/III, por oposición o utilizando las presas naturales

Finalmente, salimos a la meseta superior, que compone la cima de la Peña del Camino, por la que avanzamos

Hasta llegar al punto más elevado, desde el que vemos el Alto del Picarrón
Después, regresamos hasta la entrada de la chimenea, que destrepamos con cuidado; pasamos la grieta, hasta salir a la terraza herbosa, por la que vamos dejando atrás la Peña del Camino, ya con la mirada puesta en la V que forma el Alto del Picarrón, al que podríamos acceder de forma directa por medio, pero he notado unas pequeñas molestias en el cuádriceps de la pierna derecha, así que descartamos esa opción.

Sin bajar al sendero por el que discurre el GR.90.1, que va al collado de las Neveras, alejándonos de nuestro destino, preferimos dar un rodeo por la derecha, hasta llegar a la altura de una pequeña pedrera, que remontamos realizando pequeñas lazadas, mientras seguimos disfrutando del maravilloso mar de nubes, con la sierra de la Virgen de fondo.

Una vez en la base del Alto del Picarrón, caminamos con cuidado por un terreno rocoso, realizamos una sencilla trepada en la que apenas tenemos que apoyar las manos, hasta alcanzar el antiguo corredor natural que desde el S.XII al XIV, se utilizo para acceder al castillo de Ferrera, donde todavía vemos los restos de algunos escalones, por los que caminamos hasta salir a la planicie en la que se situaba el pequeño castillo de planta circular (6 por 8 metros), que se construyo con la reconquista cristiana, para vigilar el paso desde Castilla hacia Aragón por Beratón y el barranco de Morana.

Varios siglos más tarde, corroboramos este hecho, porque a pesar de las nieblas que cubren el valle del Ebro, disfrutamos de unas magníficas vistas, donde además de las ya consabidas, nos deleitamos con los cuchillares de la cara Oeste del pico Morrón, que en su cara Sur, es como un queso de Gruyere, lleno de oquedades, cuevas y abrigos, aunque hablando de cuchillares, tremendas son las vistas hacia la cadena de cinco cumbres que componen las Peñas Albas, en la cara oculta del Moncayo, que en contadas ocasiones he visto desde esta perspectiva.

Maravillados con las vistas, ahora toca regresar a Talamantes, la visión de las Peñas Albas con ese mar de nubes, nos ha motivado tanto, que sobre la marcha vamos a cambiar los planes, para recorrer la pista que va al collado del Campo y luego bajar por el desconocido barranco de Valdetreviño, matando dos pájaros de un tiro.

Así que sin apenas descansar, descendemos hasta la base del Alto del Picarrón, donde en vez de bajar hasta la pista de forma directa, lo hacemos recorriendo el cómodo cordal, pasando junto a una de las puntas secundarias, que si bien podríamos subir a pesar de ser bastante vertical, el descenso resulta algo comprometido, aunque aprovechamos que nos protege de una molesta brisa, para comernos el bocadillo.

Sin apenas detenernos, volvemos a la entrada de la chimenea, que destrepamos

Pasamos la grieta

Y salimos de nuevo a la terraza, por la que avanzamos hacia el Alto del Picarrón

Al que podríamos acceder de forma directa, pero preferimos dar un rodeo

Hasta alcanzar una pequeña pedrera, que remontamos

Una vez en la base del Alto del Picarrón, caminamos con cuidado por un terreno rocoso

Realizamos una sencilla trepada, que nos deja en lo que fue el acceso al castillo de Ferrera
Un corredor rocoso, en el que todavía se conservan algunos escalones, por el que salimos a la planicie
 Del Alto del Picarrón, desde el que disfrutamos de los cuchillares de la cara Oeste del pìco Morrón
Y de la cadena de cinco cumbres que conforman las Peñas Albas

Maravillados con la vistas, iniciamos el regreso a Talamantes

Primero destrepando el Alto del Picarrón y después, en vez de bajar directos a la pista

Que viene del collado Bellido, lo hacemos por el amplio cordal

Pasando junto a una de las puntas secundarias, que si bien se puede subir, el descenso es algo comprometido

Con energías renovadas, recogemos todo, dejamos el lugar como nos lo hemos encontrado e iniciamos el camino de vuelta, bajando monte a través, hasta enlazar con la pista de tierra que viene desde el collado de Bellido, por la que caminamos siguiendo las balizas de las rutas de Btt 5/2, que comparten tramo con el sendero de pequeño recorrido PR-Z3, que une la abadía cisterciense del S.XII del Real Monasterio de Santa María de Veruela, con el collado del Campo, hacia el cual nos dirigimos, disfrutando de las vistas que tenemos de las Peñas Albas, la sierra de la Virgen o la Peña del Tolmo de la Cina, que se ubica en medio de los barrancos de Valdecongosto y Cuartún.

Sobre la cota 1.397 metros (km. 10.6), abandonamos la pista por unos minutos para continuar a mano izquierda monte a través, siguiendo a ratos una trocha por la que en poco más de dos minutos, coronamos la humilde elevación del Cabezo de los Frailes, donde echamos una mirada atrás para disfrutar de la bonita estampa que conforman el pico Morrón y el Moncayo, que despunta en medio de la espina dorsal de las Peñas de Herrera.

Mirando al Sur, observamos como el collado del Campo está aproximadamente a un kilómetro de donde nos hayamos, lo que nos hace pensar en trazar una larga diagonal que nos permita ir directos, aunque el terreno es algo confuso en la zona baja. Si fuera algo más temprano nos la jugaríamos, pero ahora es mejor ir a lo seguro, así que monte a través bajamos hasta conectar de nuevo con la pista, por la que suavemente vamos perdiendo desnivel dirección Sur/Este.

En apenas una hora desde que coronamos el Alto del Picarrón, llegamos a la encrucijada de caminos que se forma en el collado del Campo, donde de momento hacemos caso omiso a las paletas que indican los diferentes destinos, para fijar la vista en la espectacular zona de margas, con la sierra de la Virgen y las Peñas Albas de fondo, sublime!.

Con energías renovadas, bajamos monte a través

Hasta enlazar con la pista, por la que discurren las rutas de Btt 5/2 y el PR-Z3
Por la que continuamos caminando hacia el collado del Campo

Disfrutando de las vistas hacia las Peñas Albas, con la sierra de la Virgen de fondo

Y la peña del Tolmo de la Cina, que se ubica en medio de los barrancos de Valcongosto y Cuartún

Siguiendo la pista, sobre la cota 1.397 metros (km.10.6)

Abandonamos la pista, para seguir monte a través y a ratos por una trocha
Hasta coronar la humilde elevación del Cabezo de los Frailes

Donde echamos una mirada atrás, para disfrutar de los picos Morrón, Moncayo y las Peñas de Herrera
Después, descendemos monte a través por la cara opuesta a la que hemos subido

Hasta conectar con la pista

Por la que suavemente vamos perdiendo desnivel

Hasta alcanzar la encrucijada que se forma en el collado del Campo

Donde de momento hacemos caso omiso a las paletas que indican los diferentes destinos
Para fijar la vista en la espectacular zona de margas, con la sierra de la Virgen y las Peñas Albas
En el collado, enlazamos con el GR.90 que viene desde la población de Calcena. Aunque nos apetece visitar el refugio collado del Campo, que está a medio kilómetro en dirección a la Tonda, las pocas horas de luz que quedan y sobre, todo, la niebla que cubre las llanuras, que no nos apetece cogerla de noche conduciendo de vuelta a casa, nos hace desistir de esta opción.

Finalmente, cogemos otra pista de tierra a mano izquierda, que por el barranco de Valdetreviño nos ha de llevar hasta las calles de Talamantes, avanzando por una pequeña zona de pastos, cercada parcialmente para el ganado, en el que a medida que vamos perdiendo desnivel, el entorno se va transformando, dando paso a un bonito pinar en el que nos fijamos en los detalles, donde los últimos rayos del sol iluminan las copas de los pinos.

Cuando apenas hemos recorrido un kilómetro desde el collado, abandonamos la pista por la que podríamos bajar hasta la fuente del Boticario, para continuar siguiendo las marcas blancas y rojas del GR.90, por un precioso sendero que nada más pasar junto a las ruinas de una antigua edificación, nos mete de lleno en el pinar, por el que caminamos paralelos al recién nacido barranco de Valdetreviño (margen izquierda), disfrutando de tan magnífico entorno, sin duda ha sido todo un acierto bajar por aquí!.

Siguiendo el sendero, este desemboca en un camino de tierra, en el que nos encontramos deambulando un perro de caza, que seguramente se ha extraviado de una rehala, al que llamamos para ver su identificación y avisar a su dueño, pero sin éxito, por lo que continuamos bajando por el camino durante trescientos metros, hasta localizar la entrada del sendero, donde dejamos el camino, para acto seguido vadear el barranco de Valdetreviño, por el que descendemos paralelos a su cauce por la margen izquierda, fijándonos en los esbeltos pinos que pueblan la margen derecha del barranco, colonizados por las enredaderas.

Unos metros más abajo, nos desviamos para ver la fuente del Boticario, que mana un hilo de agua. Después, regresamos sobre nuestros pasos hasta el sendero principal, por el que llegamos a una pequeña zona de picnic, que da paso a lo que parece la depuradora de Talamantes, donde recuperamos el camino que va por la margen derecha, en el que tenemos la posibilidad de ir a visitar la ermita de San Miguel, opción que descartamos.

Ya, con la vista puesta en Talamantes, continuamos dejando atrás el pinar, que da paso a una zona más árida, salpicada de algunas carrascas, por la que finalmente llegamos a Talamantes, cerrando la circular y unos metros más abajo, al aparcamiento, dando por finalizada esta bella integral a las Peñas de Herrera, donde por unas horas hemos disfrutado de una jornada de sol, alejados de las nieblas que cubren el valle del Ebro.

En el collado, enlazamos con el GR.90, por el que continuamos por una pista a mano izquierda

Pasando por una zona de pastos, que a medida que vamos perdiendo desnivel da paso a un pinar

En el que nos fijamos en los detalles

Donde los rayos de sol
Iluminan las copas de los pinos

Cuando apenas hemos recorrido un kilómetro desde el collado, dejamos la pista

Para tomar a mano izquierda un sendero, en el que nada más dejar atrás unas ruinas

Nos mete de lleno en el pinar, por el que caminamos paralelos al barranco de Valdetreviño
Siguiendo el sendero, este desemboca en un camino
Por el que descendemos durante trescientos metros, hasta localizar la entrada del sendero, donde vadeamos ...
El barranco, para ir por la margen izquierda, en el que los pinos han sido colonizados por las enredaderas

Unos metros más abajo, visitamos la fuente del Boticario. Después, regresamos al sendero 

Por el que salimos a la pista de tierra, que viene por la margen derecha

Salpicado con algunas carrascas

Llegando a Talamantes, donde cerramos el círculo y un poco más abajo, al aparcamiento


23 comentarios:

  1. Hola Eduardo¡

    Una vuelta bien maja os salió. Gracias por compartirla.

    Salud¡

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fer.

      Si, las Peñas de Herrera, se hagan por donde se hagan, nunca defraudan.

      Un saludo

      Eliminar
  2. ¡Buenas Eduardo!

    Completo y exigente itinerario por estas peculiares formaciones rocosas de origen glaciar. Me ha parecido curioso el dato que comentas sobre el castillo de Ferrera. Al situarse a 1.591 m de altitud sería uno de los más altos de la península, por no decir el más alto. Este año tengo previsto acercarme por el lugar y esta ruta tiene muy buena pinta. La cima de la Peña del Camino parece guerrera jijiji ¿Toda la trepada es por la grieta?

    ¡Salud y montaña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Guillem.

      Pues no había caído en ese dato, pero me imagino que a más de 1.600 metros no habrá muchos, en cuanto pueda, miraré por la red, que me ha picado la curiosidad.

      Me ha cuerdo que cuando publique la última subida al Moncayo, me comentaste que querías venir por la zona, está circular puede ser una buena opción, además de la clásica subida al Moncayo, está o el barranco de la Morana e incluso las dos, ya que se puede unir el barranco de la Morana y las Peñas de Herrera, en una circular.

      En cuanto a la dificultad de la Peña del Camino, es sencilla, está equipada (se puede subir sin ayuda de la cuerda), primero tiene una grieta bastante estrecha que se pasa por oposición sin ningún problema y al fondo de está se encuentra la chimenea, que tiene buenos agarres y se pasa bastante bien, eso si, mejor no caerse porque el leñazo es bueno.

      Si tienes alguna duda cuando vengas, preguntamé, que la zona la conozco algo ... :).

      Salud y montaña!

      Eliminar
    2. Si todo va bien, mi idea es organizar una salida por la zona con los de mi club para el mes de mayo. Como lo tengo relativamente "lejos" quizá aprovecho en hacer un 2x1 y así empleo los dos días del fin de semana. Quizá un día Moncayo y el otro la Integral a las Peñas de Herrera ¡¡La zona tiene tantas posibilidades!! :)

      Eliminar
    3. Los mejores meses son abril y mayo, después hasta septiembre hace mucho calor. Una buena circular, es comenzando desde abajo del todo, Agramonte, de está forma a medida que vayáis ganando desnivel iréis descubriendo la amplia variedad vegetativa que tiene el parque natural.

      Para el segundo día las Peñas de Herrera es una buena opción y si quieres algo más salvaje, la circular a los barrancos de la Morana y Horcajuelo, con la opción de subir al pico Morrón.

      Eliminar
  3. Hola Eduardo,

    Como me gusta esta ruta! Ya captaron mi atención estos preciosos castillos de piedra cuando los vi en una foto de otra entrada tuya.
    Cada una de las peñas ya es atractiva por si misma, pero el conjunto de la 4 alineadas en la cuerda cimera me parece espectacular. Me alegro que hayas publicado la entrada describiendo el recorrido. Ya he guardado la ruta en mi lista de favoritos de wikiloc porque tarde o temprano la tengo que hacer. Parece bastante asequible, exceptuando la chimenea de la Peña del Camino, que imagino tendremos que evitar.
    un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nuria.

      La ruta es fácil, a excepción del tramo monte a través para subir a la Peña Gotera (llevar pantalón largo) y la grieta más la chimenea de la Peña del Camino, que si se está habituado, se pasa sin problemas y el que no se atreva puede esperar en la terraza de acceso (entre subir y bajar son 15-20 minutos).

      Un saludo

      Eliminar
  4. Buena la marcha. Con buenas vistas. Quién diría que estamos en pleno invierno.
    La tengo pendiente, pero hasta Purujosa, emulando a los romeros talamantinos.
    Hasta la vista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés.

      Esa travesía de Talamantes a Purujosa es espectacular, además seguro que tienes a alguien que te acerca a casa.

      Un saludo

      Eliminar
  5. Hola Eduardo,

    Muy interesante esta ruta en la que accedes a todas estas peñas tan estéticas.
    Las vistas desde sus cimas no dejan indiferente, además el contraste con la vegetación arbustiva de la zona alta, con esos bosques de pinos del final me ha parecido una pasada.

    Salud y montaña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      En esta circular, fue de esos días, en el que el "mal tiempo", nos jugo una buena pasada, disfrutando de unas espectaculares vistas con un bonito mar de nubes.

      De las cuatro peñas, sin duda la del Camino y el Alto del Picarrón, son las dos que merecen la pena, aunque la de Enmedio, cae de camino y son cinco minutos.

      Las Peñas de Herrera, sin duda, son una buena opción, a la cima del Moncayo, un día de estos tengo que hacer un recopilatorio de lugares del Parque Natural, porque es una lastima, que todo el mundo vaya al mismo sitio.

      Un saludo

      Eliminar
  6. Hola Eduardo. Agradeciéndote los comentarios que haces y suelen enriquecer las carencias de mi blog, te comento que esta crónica me produce una gran envidia por el buen tiempo de que gozastéis. Nosotros accedimos a las Peñas por el mismo camino,el barranco de Valdeherrera, y debimos volver sobre nuestros pasos por el tiempo y los restos de nieve y hielo que podían poner en peligro a alguno de nosotros. Me encanta la calidad de los relatos que acompañas con una muy buena aportación gráfica. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      Si, recuerdo que la leí, lo que ya no recuerdo si deje comentario ... Yo como es una zona que conozco bastante bien, me imagine que si aquí había niebla, allí estaría despajado con sol y acerté.

      Gracias por tus palabras, pero si algo me gusta de ti, es lo amenas que haces las entradas, es un gustazo leerte.

      Salud y montaña!

      Eliminar
  7. Hola Eduardo.

    Ya estás de vuelta!! Se te echaba de menos.

    Una pasada estas Peñas de Herrera, a modo de far west aragonés. Tienen un toque estético que no se puede dejar de mirarlas, y aunque en un principio se eche en falta algo más de arbolado, ese paisaje de piorno y matorral tan lunar le da otro toque también muy fascinante. Y siempre es una gozada ver el entorno del Moncayo y sierras adyacentes.

    En cuanto al Castillo de Ferrera una lástima que no queden más restos porque el sitio era espectacular, eso si, para mi que me encantan estos restos históricos en sitios tan abruptos, ese pasillo de entrada con restos de escalones tallados es toda una maravilla.

    Y en cuanto a lo que comentan de la altitud del castillo pues puede que fuera sino el más alto, de los más altos de España, porque por ejemplo el de Peracense anda por os 1380 metros, y los de Cuenca de más altitud así a bote pronto, me salen también entre los 1300 y 1400 metros.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni.

      Irme, no me he ido, pero si que es cierto, que han pasado una sucesión de cosas, que no me han permitido en los últimos meses tenerlo actualizado.

      La zona de las Peñas de Herrera está bastante bien, los alrededores tienen unos barrancos bien chulos, y en la "cara oculta", la mayoría no sabe los tesoros que esconde, como las Peñas Albas, Peña del Cabo, barrancos de Valcongosto, Cuartún o sus muelas.

      Tanto la vez anterior como está, que estuvimos en el Alto del Picarrón (en el que se ubica el castillo de Ferrera), no caímos en el dato de la altura, y en estos días estoy buscando información al respecto pero de momento nada.

      Imagino que por la zona de pirineos o sierra Nevada, puede haber alguno más alto, pero no tengo ni idea, si me entero de algo os comento.

      Por cierto, ve preparando algo para esta primavera por Cuenca, estamos en contacto.

      Un saludo

      Eliminar
  8. Hola Eduardo.

    A pesar de lo árido de la zona, esta tiene un enorme atractivo, pero es que esas Peñas de Herrera le dan mucho empaque a todo ese entorno. Una ruta muy completa la que hicisteis subiendo a cada una de estas carismáticas peñas, que dibujan en el horizonte, como he dicho, una silueta muy atractiva, además de ofrecer unas buenas vistas del Moncayo y alrededores.
    Todas las veces que he ido al Moncayo ha sido en viaje relámpago, a ver si en la próxima visita voy con más días y puedo hacer esta ruta y también alguna de las ferratas de la zona.

    Un saludo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Si, esa zona de las Peñas de Herrera, sin ellas no tendría mucho interés. El Moncayo, da para mucho, así que si te puedes escapar dos o tres días, mucho mejor, sobre todo por la "cara oculta", solo con con las vistas de las Peñas del Cabo, al entrar en Calcena, te quedarías flipando.

      Después, puedes en el mismo Calcena puedes hacer escalada, la vía ferrata (una la cerraron hace muchos años), subir a las Peñas Albas y por la zona de Purujosa, el barranco de Valcongosto o subir alguna de sus muelas.

      Un saludo

      Eliminar
  9. Hola Eduardo...
    Viendo la primera imagen,que ilustra tu entrada,de esas Peñas de Herrera lo primero que me ha venido a la mente es el Far west y justamente leyendo los comentarios,veo que a Toni también le ha venido a la mente lo mismo.
    Desde luego muy estéticas y aventureras de subir,pero todas accesibles,aunque no lo parezca en la lejanía.
    Como dice Guillem,esa Peña del Camino,creo que es el "mayor obstaculo" de la ruta,pero que parece bien equipada para subir y bajar.
    La parte boscosa en la parte final,preciosa.
    Una curiosidad,hay una imagen en la que se ven las Peñas,asomando por detrás el Moncayo y a la derecha el Morrón.Pues bien,esa imagen del Morrón,se asemeja brutalmente a la famosa Silla del Cid alicantina.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane.

      Por suerte o desgracia, el paisaje Far West es típico en muchas zonas de Aragón, como estas Peñas de Herrera, la sierra de Armantes con sus "Castillos", la Bardena Negra, la Rambla de Barrachina o los Torrellones de la Gabarda, entre otras muchas.

      La dificultad del recorrido está en saber avanzar campo a través y en la Peña del Camino, que tiene un acceso algo más complicado, pero si se esta habituado, no se deben de tener problemas y la bajada por el barranco de Valdetreviño, fue todo un acierto, una preciosidad.

      Un saludo

      Eliminar
  10. Hola Eduardo:
    Menuda ruta te has sacado de la manga, me ha gustado mucho las Peñas de Herrera, y esa trepada, le da un toque aventurero, aunque no te voy a engañar, la última parte del recorrido, es la que me ha llamado más la atención, esos bosques de pinos son una maravilla.
    Un saludo compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eulogio.

      Coincido con tu opinión, para mí sin duda lo mejor fueron las vistas y el sendero que atraviesa el pinar, en el barranco de Valdetreviño, sin duda fue todo un acierto regresar por él.

      Un saludo

      Eliminar

Mis tracks en Wikiloc

Últimos comentarios