martes, 25 de noviembre de 2014

Multiaventura por Riglos: Ascensión al Mirador de los Buitres por la Vía Ferrata Cubilillo, descenso por el Sendero Os Fills, Collado de San Román, y Camino del Cielo







Hoy he quedado con Bruno, y su sobrina, la idea inicial era subir al Midi D'Oso, pero al final no puede ser. Como tengo pendiente la vía ferrata de Cubilillo Os Fills, nos acercamos hasta la población de Riglos, para hacer una actividad, en la que mezclaremos el senderismo, con la vía ferrata, haciendo una circular a los Mallos de Riglos. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.

 
Como el día todavía alarga, quedamos en Villanueva, desde allí, cogemos la autovía mudéjar A-23, a la altura de Huesca nos desviamos para coger la carretera A-132 hacia Ayerbe, una vez pasada esta población, cogemos el desvío a Riglos, justo antes de llegar está pequeña población, hacemos un cambio de sentido, regresamos unos metros por la carretera, y subimos por pista asfaltada hasta el Centro de Interpretación.

Dejamos el coche en el aparcamiento, situado a unos metros del cementerio, desde aquí iniciamos la ruta, tomamos un camino que nace junto al Centro de Interpretación, dejando este a nuestra derecha.

Descendemos unos metros, para volver a ganar el desnivel perdido, cuando estamos a la altura de la Ermita de la Cruz, enlazamos con la pista que viene de Riglos, y por la que va el GR.1.

Caminamos por la pista dirección NE, con vistas al Mirador de los Buitres, y la Peña Don Justo, pasamos junto a varias vías de escalada, algunas cerradas como la Pared de los Buitres, debido a la nidificación de estas aves.

Cuando llevamos recorridos dos kilómetros, llegamos a un desvío marcado con un pequeño panel que indica "Mirador Cubilillo, clavijas", así que en este punto abandonamos la pista, y nos desviamos hacia la derecha.

A partir de aquí, continuamos por sendero que en ligero descenso, nos deja en el barranco de la Mota, el cual cruzamos, y nos adentramos en el Pinar del Soro, donde comenzamos a subir por un estrecho sendero, hasta que alcanzamos el sendero que viene de la Fuente del Clérigo.

En este punto continuamos dirección SE, hacia el Mirador Cubilillo durante unos metros, hasta que llegamos a una intersección de senderos, el que sube, es el que se utiliza como descenso de la vía ferrata por la Peña Don Justo, así que nosotros continuamos rectos, siguiendo un estrecho sendero, que al principio nos aleja de las paredes más verticales de la Peña.

Poco a poco vamos ganando desnivel, el sendero va describiendo diversas zetas, hasta que llegamos al inicio de la vía, donde un grupo acaba de comenzar a subirla.








Para darles distancia, y poder disfrutar de la vía, aprovechamos para hacer una parada, nos ponemos lo bártulos y en especial el casco, por si nos cae alguna piedra, y echamos un bocado.

Como suele ser habitual en esta la zona, la vía ferrata está equipada con clavijas, en un último acondicionamiento han colocado alguna grapa, para sustituir clavijas rotas, y facilitar el ascenso.

Cuando ya no vemos al grupo, iniciamos la vía, el primer tramo es bastante sencillo, ya que vamos alternando pequeños tramos poco verticales, con alguna terraza. Tras un corto flanqueo llegamos a a la base de una canal, donde nos ayudamos para avanzar de un árbol, que ha nacido en este punto.

A partir de aquí, la vía coge verticalidad, avanzamos con precaución, disfrutando de los pasos más entretenidos hasta el momento.




Al final de la canal, llegamos a la mitad de la ferrata, aquí nos toca caminar unos metros por un estrecho sendero, sin equipar, y con bastante patio a nuestra izquierda, por lo que lo hacemos con precaución.

Cuando llegamos a la base de la segunda parte de la vía, nos detenemos un instante para disfrutar de las amplias vistas de los Mallo de Riglos, y la Peña Rueba. En este punto existe la posibilidad de salir de la vía, nosotros lo hacemos siguiendo un tramo equipado con pasamamos, una vez llegamos al final de este, regresamos de nuevo, para continuar la ferrata.

Comenzamos el segundo tramo, sin duda el de mayor dificultad, el tramo es bastante vertical, y nos toca superar pequeñas panzas, que nos obligan a tirar de brazos. Tras superar varios pequeños resaltes llegamos al final de la vía, con los mallos de Riglos a nuestras espaldas.







Sin detenernos, continuamos ascendiendo por un sendero hasta alcanzar el Mirador de los Buitres, donde aprovechamos para quitarnos el equipo, echar un trago, y guardar todo en la mochila.

Después nos introducimos en el bunker, que hace de observatorio, aunque apenas se ven un par de buitres volando por los alrededores. Realizadas las pertinentes fotografías, y disfrutado de la amplia panorámica que nos ofrece el Mirador de los Buitres, toca continuar con nuestro recorrido.


La opción habitual de regreso, es por el paso equipado de la Peña Don Justo, que es como una pequeña ferrata, nosotros para hacer algo diferente, cogemos la amplia pista por la que se puede llegar en coche hasta el mirador, y por el que discurre el PR.HU99.

Cuando apenas llevamos recorridos doscientos metros, abandonamos la pista, y nos desviamos hacia la derecha, dirección S, para enlazar con el sendero de Os Fills, por el que vamos bordeando la Peña del Cubilillo.

El sendero es bastante aéreo y ofrece unas vistas fantásticas, en el mismo sendero, nos encontramos con un ejemplar de víbora áspid, que se queda paralizada al vernos, intentando pasar desapercibida.

A buen ritmo llegamos al Mirador del Tornillo, nos detenemos un instante para disfrutar de la amplia panorámica que nos ofrece de los Mallos de Riglos, la Peña Rueba, y del Mallo Tornillito o Falso Tornillo.




Regresamos al sendero, y continuamos bordeando la Peña, en poco más de cinco minutos nos plantamos en el Mirador de Os Fills, desde el que disfrutamos de una amplia panorámica de toda la Hoya de Huesca.

Al final del sendero, enlazamos de nuevo con la amplia pista de tierra, ya con vistas a la Ermita y el Castillo de Marcuello. Caminamos por ella durante medio kilómetro, hasta que alcanzamos un cruce de pistas, en el que confluyen el GR.95, el GR.1 y el Camino de Santiago.

Nosotros optamos por seguir por el GR.1 dirección NO, continuamos por una amplia pista de tierra en ligero descenso con vistas a la Peña Don Justo,cuando estamos cerca de la Collada de San Román, llegamos a una intersección de caminos, debidamente señalizados.





Aquí tenemos varias opciones, como continuar por el sendero del Camino del Solano, recientemente limpiado, pero optamos por tirar por el camino del medio, hacia As Articas, donde comenzamos a ganar desnivel de forma progresiva.

Cuando el camino llanea, aprovechamos la sombra que nos ofrece un pino para detenernos a comer, y de casualidad nos encontramos con algún robellón, por lo que perdemos un rato buscando por la zona.

Después de comer, avanzamos unos metros, y abandonamos la pista, para continuar monte a través hasta alcanzar el cordal rocoso que tenemos enfrente.

Sin apenas dificultades logramos alcanzar una cima secundaria, conocida en los mapas, como Punta Brasallos, a partir de ahora caminaremos por el cordal, desde el que tenemos una amplia panorámica de la Peña Don Justo, los Mallos de Riglos, y de toda la Hoya de Huesca.

Sin sendero aparente, vamos caminando buscamos las zonas más limpias de monte, para evitar arañazos de con los matorrales, escondida en uno de estos, sale otra culebra, está de bastante envergadura, pero no nos da tiempo a ver que especie es, ya que se arrastra a gran velocidad entre la maleza.

Alcanzado el Cerro de San Cristóbal, enlazamos con el camino que hemos abandonado hace algo menos de dos kilómetros, al principio este se encuentra bastante difuminado, ,pero poco a poco va mejorando. Medio kilómetro después llegamos al Cerro de San Román, donde hay un cruce de pistas, marcado con un hito.







En este punto, hacemos caso omiso a las pistas, y giramos a la izquierda dirección O, tomando un sendero casi inexistente en sus primeros metros, pero que a medida que avanzamos se hace más claro.

Vamos caminando con precaución, ya que el piso tiene bastante piedra suelta, chino a chano vamos ganando dirección SO, ya con los Mallos de Riglos cada vez más cerca.

Al final del descenso llegamos al refugio Roseta, y unos metros más adelante alcanzamos un cruce de senderos que más tarde tomaremos. De momento subimos por una pequeña loma, hasta el Mirador Bentuso, desde el que se obtienen las mejores vistas de toda la zona, con los Mallos de Riglos, Peña Rueba, e incluso en días despejados como este el Moncayo.



Después de disfrutar de las vistas, regresamos hasta el cruce de senderos, nosotros cogemos el sendero de la derecha, dirección E, que forma parte de la circular llamada "Camino del Cielo" y que se encuentra marcado con marcas azules.

En sus primeros metros el descenso es bastante suave, y apenas perdemos desnivel, pero disfrutamos de una excelentes vistas del Mallo Ventuso y el Puro, cuando pasamos cerca del Mallo Colorado, donde una cordada acaba de terminar su ascensión, comenzamos a perder desnivel de forma rápida, por un sendero serpenteante, con el piso con bastante piedra suelta, lo que nos hace ir con precaución. 

Una vez finalizado el descenso, enlazamos con la pista que viene de Riglos, por el que va el GR.1, y por la que está mañana hemos caminado, lo hacemos de nuevo por ella durante unos metros, hasta que alcanzamos los depósitos del agua.

Una vez aquí, giramos a la derecha, hacemos un corto sube y baja, hasta que alcanzamos primero el Centro de Interpretación, y unos segundos más tarde al aparcamiento, donde damos por finalizada la circular.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios