sábado, 25 de agosto de 2012

Mirador Carabineros - Peñón de Ifach






El día anterior aprovechamos para visitar la población de Calpe, y hoy nos levantamos temprano para visitar el símbolo de está población, el Peñón de Ifach. Los datos de la ruta en wikiloc.

Como el calor en Agosto aprieta, a las siete de la mañana ya estamos en pie, como estamos alojados en Altea, cogemos la nacional N-232 y en cinco minutos nos plantamos en Calpe, callejeamos por sus innumerables avenidas, hasta que llegamos a la avenida del Puerto, donde al final de ella, hay una explanada que sirve de aparcamiento.

Entre pitos y flautas, son casi las ocho de la mañana, el día se abre con fuerza, así que cogemos la mochila y comenzamos la ascensión. Tras pasar por una verja que corta el paso a los coches, tomamos una amplia pista de tierra en subida, que nos lleva junto a una zona de excavaciones, donde se podemos ver los restos de murallas y la iglesia de Nuestra señora de los Ángeles, mandado construir en el año 1298 por Roger de Lluria.

Nada más dejar las excavaciones, llegamos al aula de la Naturaleza, en donde hay una pequeña exposición de los espacios naturales protegidos de la provincia y un audiovisual sobre el ecosistema del Peñón de Ifach, que esta declarado como Parque Natural.

En la zona del aula de la naturaleza, hay una zona con mesas, donde poder hacer un picnic, o tomar algo cuando bajamos, nosotros continuamos, y tras subir un tramo de escaleras, pasamos el torno, que da acceso al parque natural.










Tras pasar el torno, y dejar a un lado una fuente, comenzamos la ascensión al Peñon de Ifach, el primer tramo es bastante sencillo, con un sendero con un piso empedrado, ancho, y protegido con barandillas de madera a ambos lados, por el que vamos ganando altura de forma constante, pero suave, y que nos lleva hasta dos miradores, donde podemos contemplar unas fantásticas vistas de la Calpe, su costa y el Puerto deportivo.

Después de una breve parada, para realizar unas fotografías desde uno de los miradores, continuamos la marcha por el sendero, que después de varias lazadas, nos deja junto a un túnel, equipado con soga.

El paso en si es sencillo, pero hay que ir con cuidado, ya que el piso es de roca, y podemos dar algún resbalón, al final del túnel, llegamos al otro lado de la montaña, con excelentes vistas al mar.









Pasado el túnel, el terreno cambia por completo, ya que el suelo esta lleno de rocas, y el sendero es algo expuesto, para sortear estos problemas, en determinados tramos, el sendero esta equipado con una soga, clavada a la pared, un sistema un poco cutre y que podría ser sustituido por sirga o cadena, mucho más eficaz y menos aparatoso.

Tras superar los tramos más peliagudos, el sendero mejora, llegamos hasta una bifurcación, si seguimos rectos nos dirigimos al mirador de los Carabineros y hacia la derecha a la cumbre, nosotros para realizar la ruta completa, nos acercamos primero al mirador.

Desde el que se obtiene una amplia panorámica del mediterráneo, y según se cuenta, en días despejados, se puede ver hasta la isla de Ibiza, pero hoy como la mayoría de días que hemos estamos, hay una bruma o calima, que nos impide verla.









Como no hemos desayunado, aprovechamos para echar un bocado rápido, después retrocedemos hasta el desvío a la cima, el calor empieza a notarse y mi mujer decide esperarme aquí a la sombra.

A partir de este punto, voy ganando altura de forma rápida, el sendero discurre por tramos de roca, muy pulida, debido al gran número de personas que suben hasta la cima del Peñón, en determinados puntos me toca hacer alguna trepada sencilla.

Debido a la estrechez del sendero, y que la dificultad aumenta algo, en este tramo se concentra bastante gente, la mayoría inexperta en el tema, que no lleva ni una triste botella de agua y se detiene cada dos por tres, en tramos muy sencillos, esto hace que vaya bastante lento y que el sol se me eche encima.

Después de una hora y cuarto desde el aparcamiento, llego a la cima del Peñón de Ifach, donde resulta complicado realizar una fotografía solo en la cima. Las vistas son alucinantes y bien merece la pena subir hasta ella a pesar del calor, después de unas fotografías, desciendo rápidamente hasta donde esta mi mujer y bajamos al aparcamiento en poco más de dos horas.

Al final hemos salido contentos con está cima, que hace de mirador de la Costa Blanca, la subida no representa ningún problema, eso si, mejor hacerla en primavera u otoño, porque en verano, hace muchísimo calor, a pesar de madrugar.















3 comentarios:

  1. ¿Y lo que resbala la roca de ese sendero qué...ja,ja,ja?.
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, pasa tanta gente, que han dejado bien pulida la roca. Por cierto vi que subía gente con cuerdas, me imagino que habrá varias vías de escalada ¿has hecho tu alguna por allí?, saludos

      Eliminar
  2. Hola Eduardo, pues sí, me has pillado......ja,ja,ja.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios