martes, 30 de enero de 2018

Sos del Rey Católico


Siempre que estamos de vacaciones, aprovechamos para hacer alguna visita cultural por la zona, como no podía ser de otra forma, nos acercamos esta mañana a la villa de Sos, que es como se le denominaba históricamente, aunque a inicios del S.XX cambio su nombre a Sos del Rey Católico, como recuerdo a su más ilustre vecino, don Fernando II de Aragón , más conocido como Fernando el Católico, que nació en el Palacio de los Sada, en el año 1452.

Ubicada al noroeste de la provincia de Zaragoza, limita con la vecina comunidad Foral de Navarra. En 1711 es nombrada capital de la comarca de las Cinco Villas, compuesta a su vez por las villas de Tauste, Ejea, Sádaba y Uncastillo, cuyos términos municipales, abarcan el Espacio Protegido de la Sierra de Santo Domingo, de gran valor ecológico y geológico.

Pero hoy, nos vamos a centrar en su casco histórico, declarado Conjunto Histórico Artístico, y Bien de Interés Cultural en el año 1968, entrando a formar parte en enero de 2016 de La asociación de los pueblos más bonitos de España. Como llegar



Sobre las once de la mañana, llegamos a Sos del Rey Católico, aunque se puede aparcar en la zona de extramuros, nosotros dejamos el coche en la plaza del Mesón, que da acceso al casco histórico.

A escasos metros, en la zona de los jardines, se inicia la ruta de la Vaquilla, un recorrido que se realizo en el año 2009 con motivo del 25 aniversario de la película dirigida por Luis García Berlanga “La Vaquilla”, que fue rodada en la villa, en la que se han colocado un conjunto de 12 esculturas, formadas por una silla de director y una claqueta, en la que se reproducen algunas de las mejores frases de la película, distribuidas a lo largo de la villa, en algunos de los lugares que sirvieron de escenario.

Desde la plaza del Mesón, caminamos hacia la calle Emilio Alfaro, donde podemos ver la silla del productor Alfredo Matas, “que gracias a su tesón, fue posible el rodaje de la Vaquilla, la película más cara del cine español hasta 1984”, junto a ella se sitúa el crucero del Portal de Zaragoza, que habitualmente era un monumento religioso, generalmente construido en piedra y coronado con una cruz, que se situaban en encrucijadas, atrios de iglesias o lugares elevados, aunque en la actualidad, muchos de ellos, como en este caso, han sido desplazados a los núcleos urbanos.

Al final de la calle Emilio Alfaro, pasamos bajo el Portal de Zaragoza, que fue la puerta principal de acceso al recinto fortificado, que recibe su nombre por estar orientado hacia la capital aragonesa, en el que podemos ver una bonita ventana ajimezada, que fue colocada en una restauración producida en los años 60, sustituyendo a una de menor tamaño, colocada sobre un arco de medio punto, por el que accedemos a la calle mayor, conocida como calle de Fernando el Católico.

Principal arteria de la villa, de suelo empedrado, y preciosas casas construidas en piedra, caminamos por ella hacia la plaza de la Villa, observando las fachadas, decoradas algunas con bellas ventanas que hacen guiños a tiempos pasados, en el que convivieron diferentes culturas, engalanadas con escudos de armas, como la casona renacentista del Palacio de Niño, de finales del S.XVI, en el que nos detenemos para ver su portada formada por un arco almohadillado.

Unos metros más adelante, dejamos la calle mayor, cogemos la calle Madrigal Altas Torres, por la que nos encaminamos hacia la plaza de la Hispanidad, en la que se sitúa el edificio Renacentista del Palacio de Sada, construido en piedra de sillería en el S.XV, sobre las ruinas del antiguo castillo del S.XIII, del que tan solo se conserva adosada su capilla, la Iglesia de San Martín de Tours.

En los jardines contiguos al palacio, nos detenemos para observar la facha principal, en el que varios adornos nos llaman la atención; el escudo de armas de los Sada, y los dos pequeños resaltes a modo de torreones, colocados en los extremos del edificio, rematados por almenas, que otorgan al palacio el estilo civil-militar, típicos en las mansiones aragonesas del S.XV.

A través de una portada coronada por un arco de medio punto, accedemos al interior del edificio, en el que un 10 de marzo de 1452, se produjo un importante acontecimiento histórico, el nacimiento de Fernando el Católico, que años más tarde se convertiría en Fernando II de Aragón, V de Castilla, III de Sicilia y Nápoles.

El edificio que perteneció hasta medidos del S.XV a la familia Sada, en la actualidad ha sido reconvertido en Centro de Interpretación, que gira entorno a la figura de Fernando II, que conocemos durante media hora, a través de una sucesión de panales y audiovisuales, donde se puede contratar una visita guiada por los principales monumentos de la villa “horarios, y precios de las visitas guiadas”.

Por desgracia, nos comentan que la visita ha comenzado a las 11, y la siguiente es a las 13 horas. Como falta más de una hora, preferimos hacerlo de forma libre, así que cogemos un plano de la villa, y comenzamos la visita dirigiéndonos al siguiente punto de interés, el barrio judío, que se encuentra detrás del Palacio de Sada, el cual rodeamos por la calle Juana Enriquez, hasta llegar al laberinto de calles, callejones y túneles, que formaban el antiguo barrio judío de Sos del Rey Católico.

Compuesto por unas treinta viviendas, en el que se incluía la sinagoga, el hospital y un horno para cocer el pan, actualmente muchas de ellas se mantienen intactas, englobándose alrededor de la plaza de la Sartén, donde en unas de las casas, podemos ver grabada la cruz, y tapada la mezuzah, símbolo de la conversión al cristianismo de un judío. 

Caminamos a la calle Emilio Alfaro, donde se ubica la silla de Alfredo Matas y el crucero del Portal de Zaragoza

Al final de la calle, cruzamos por el Portal de Zaragoza
Por el que accedemos a la calle Mayor, conocida como calle Fernando el Católico
En la que se ubica, el Palacio de Niño (izquierda)

Donde destaca su portada, formada por un arco almohadillado

Unos metros más adelante, cogemos la calle Madrigal Altas Torres, por la que llegamos al Palacio de Sada
Desde el palacio, callejeamos por las calles del barrio judío
Compuesto por unas treinta viviendas, que se engloban en torno a la plaza de la Sartén
Donde vemos la cruz grabada, y tapada la mezuzah (fotografía recogida de http://www.sosdelreycatolico.com)

Y el año de construcción de algunas de ellas
Desde la plaza de la Sartén, regresamos a la calle mayor, por la que accedemos a través de un soportal a la plaza de la Villa, en el que se celebraba el mercado en la Edad Media, de manera que los puestos, mercaderes y mercancías, pudieran resguardarse de las inclemencias del tiempo.

Formado por tres arcos, uno de medio punto, y dos apuntados, entre los dos arcos interiores, se conserva el hueco en el que se colocaba la balanza, además de la hendidura donde se situaba la vara aragonesa o jaquesa, que era la unidad de medida que se utilizaba antes de instaurarse el Sistema Métrico Decimal.

Numerosos son los edificios que cierran la plaza, pero dos son sin duda los que nos llaman la atención. El primero de ellos, es la Casa de la Villa, construida a finales del S.XVI en piedra de sillería (las obras empezaron en el año 1595), de estilo renacentista, donde podemos leer en la fachada dos inscripciones realizadas en el año 1861, que pertenecen al antiguo testamento, que se utilizaban para que la gente no dijese palabrotas.

El edificio, está compuesto por tres plantas, nosotros accedemos al zaguán, que cuenta con un suelo formado por un mosaico de cantos rodados, sobre el que se sustenta una preciosa galería formada por dos grandes columnas, y tres arcos, en la cual permanecemos unos minutos.

Después, salimos a la plaza de la Villa, donde vemos el otro edificio que tiene similares características al de la Casa de la Villa, el Colegio Isidoro Gil de Jaz, que lleva el nombre del ilustre abogado que lo mando construir en el año 1762, que fue un alto cargo de la monarquía, bajo los reinados de Fernando VI y de Carlos III.

Para comprender la importancia de Sos del Rey Católico, en aquellos años, estuvo regentado por los Padres Escolapios, tuvo más de 300 alumnos, todos ellos chicos, siendo ahora el colegio publico de SOS que tan solo cuenta con 27 alumnos, de entre 3 y 12 años.

En lo referente al edificio, nos quedamos con dos detalles; la entrada que hay en la calle Gil de Jaz, compuesta por un arco de medio punto, sobre el que hay una portada adintelada, y el último piso, compuesto por una hilada de nueve arcos de medio punto, que ocupa el inicio de la calle Doña Manuela Pérez de Biel, por la que comenzamos a subir hacia la Peña Feliciana, sobre la que se construyo el castillo, dejando a nuestra derecha el edificio de la Lonja, en el que se ubica la biblioteca pública, que tiene un espacio abierto formado por un soportal porticado, compuesto por arcos apuntados.

A medida que subimos a la parte alta de Sos del Rey Católico, entre las casonas, empezamos a vislumbrar la impresionante espadaña de tres vanos en dos pisos, de la fachada sur de la Iglesia de San Esteban, que solo se podía acceder a través del Claustro de Santa María del Perdón, donde en una placeta situada junto a la entrada, podemos ver la estatua en homenaje al directo de la Vaquilla, Luis García Berlanga, que es la única silla de todo el recorrido ocupada, en cuya claqueta podemos leer “Yo las únicas trincheras que creo que deben existir, son entre el hombre y la mujer”

Conocido como el túnel del Perdón, nos adentramos en está galería abovedada, que demuestra el carácter defensivo de está edificación, que en caso de guerra podía cerrarse, en la que nos vamos deteniendo para observar los adornos en forma de cruces y grabados, que la decoran. En su parte intermedia, se encuentra la coqueta portada de acceso a la cripta, que habitualmente se encuentra cerrada, compuesta por cuatro arquivoltas y su vano, sin tímpano.

Al final del túnel del Perdón, salimos junto a la Iglesia románica de San Esteban, que se asienta sobre la Peña Feliciana, cerrando uno de los flancos del castillo. Su construcción se inicio en el S.XI, gracias a las donaciones de la reina Estefanía de Navarra, está compuesta por el claustro, la cripta y la iglesia, de la que nos quedamos prendados de la portada románica del S.XII, en la que podemos apreciar en el centro un Pantocrátor rodeado del Tetramorfos en el tímpano, mientras que las arquivoltas recogen escenas figuradas y las jambas figuras bíblicas, además de santos aragoneses como San Lorenzo, que debido a las inclemencias del tiempo, se han ido dañando, por lo que en el S.XVI, se construyó el pórtico para proteger las tallas.

Tras disfrutar de la portada, accedemos al interior en el que está prohibido realizar fotografías, el precio de la entrada es de 1 €. La persona que se encarga de guardar la iglesia, nos la enseña, donde destaca la pila bautismal del S.VIII en la que fue bautizado Fernando el Católico, el Cristo románico del Perdón y el órgano de estilo rococó, construido sobre el año 1757 por Silvestre Thomas, gran maestro organero aragonés.

Por una sinuosa escalera de caracol, descendemos hacia la iglesia inferior, conocida como la cripta de Santa María del Perdón a la que también se puede acceder desde la portada del Claustro, que hemos visto al atravesar el túnel del Perdón.

De planta rectangular, se divide en tres pequeñas naves, que desembocan en tres capillas absidiales, donde las protagonistas son las pinturas originales del S.XIV, de estilo gótico lineal que narran la vida de Cristo, que no fueron descubiertas hasta el año 1924.

Regresamos a la calle Mayor, y accedemos por un soportal a la plaza de la Villa

Donde destacan dos edificios; el Colegio Isidoro Gil de Jaz y la Casa de la Villa

Que cuenta con dos pisos superiores y el zaguán, con una galería con dos grandes columnas y tres arcos

Desde la plaza de la Villa, subimos por la calle Doña Manuela Pérez de Biel, dejando la Lonja a nuestra derecha

A medida que subimos, aparece ante nosotros la fachada Sur de la Iglesia de San Esteban

Junto al Claustro de Santa María del Perdón, nos detenemos para ver la estatua de Luis García Berlanga

Conocida como el túnel del Perdón, nos adentramos en esta galería abovedada

Por el que salimos a la plaza de la Iglesia, en la que se encuentra la Iglesia de San Esteban

En la que destaca la portada románica del S.XII

Decorada con jambas de figuras bíblicas y santos aragoneses

En el interior, las pinturas de la cripta (fotografía recogida de http://www.sosdelreycatolico.com/

Visitada esta pequeña gran joya del románico, salimos al exterior, nos dirigimos hacia el mirador de San Esteban, en el que se ubican las sillas de los actores Guillermo Montesinos “La viña, … se han cargado la huerta de mi suegro, me cago en la madre que los echó!...Ha sido la artillería...!la nuestra, ha sido la nuestra... Hijos de puta!"; de Alfredo Landa “Has visto, al Teniente? Aquí en pelota, ni enemigos ni nada … Hasta te invitan a desayunar”, y de José Sacristán “No digas ¡Por Dios!...¡que somos rojos!", desde las que admiramos el paisaje, hacia el Sur de la Sierra de Leyre; al Norte del castillo de Peña Feliciana, al cual nos dirigimos.

Situado en la cumbre de la Peña Feliciana, punto más alto de la villa, fue construido en el S.X por el Reino de Pamplona, para frenar el avance musulmán, en torno al cual se fue formando la actual villa, que fue una plaza fronteriza durante la Edad Media, inicialmente entre cristianos y musulmanes, para más tarde, a partir del S.XI, entre los reinos de Aragón y Navarra.

El castillo original, estaba construido en madera, a medida que las técnicas de construcción fueron evolucionando, la madera se fue sustituyendo por piedra. Del actual castillo, tan solo queda en pie la torre del homenaje, de planta cuadrada, rematada con almenas en el centro, y el recinto fortificado, donde nos encaramamos en uno de los torreones circulares.

Desde la zona alta, ahora toca bajar hasta el recinto amurallado que rodea toda la villa, así que regresamos hasta la plaza de la Villa, donde cogemos la calle Gil de Jaz, por la que descendemos hasta el Parador de Sos del Rey Católico, un edificio de nueva planta, inaugurado en 1975, construido entorno a la muralla, aprovechando el solar y corrales en ruinas, manteniendo la arquitectura popular de la villa.

Continuando por la calle de acceso a la villa, vamos rodeando la muralla, hasta alcanzar el Portal de Sangüesa, también conocido como el Portal de Domínguez o Portal de Nador, que debe su nombre por estar orientado hacia esta localidad de Navarra, que esta formado por dos arcos, uno exterior apuntado, y otro interior de medio punto, que en la actualidad forma parte de una vivienda.

Unos metros más arriba de la muralla Oeste, llegamos al Portal de Poniente, que antiguamente estaba formado por un arco apuntado, que tras una reforma en el siglo pasado, se transformó en un arco de medio punto, flanqueado por una torre con saeteras.

Su nombre, proviene porque está orientado hacia dicho punto cardenal, aunque es más conocido como el Portal del Mudo, que según cuenta una leyenda que tiene origen en la guerra de la independencia, durante la ocupación francesa, un habitante de Sos salía a escondidas para encontrarse con su novia, hasta que un día los franceses lo arrestaron pensando que era un espía.

Tras torturarle para hacerle hablar, este se corto la lengua de un mordisco, para no traicionar a sus paisanos. Conmovidos por la muestra de valor, los soldados franceses deciden liberarlo, pero al entrar al pueblo por el Portal de Poniente, muere desangrado.

Siguiendo los pasos del pastor, atravesamos el Portal del Mudo, callejeamos por la Villa, hasta enlazar con la calle Juan II de Aragón, por la que cruzamos el Portal de la Reina, que debe su nombre a una restauración que hizo el ayuntamiento de la villa en homenaje a la Reina Doña Juana Enríquez, también llamado Portal de Maya, porque así se llamaba antes la calle por la que se accedía al portal, o Portal de la Fuente Alta, porque pasando el portal se accedía a una fuente próxima.

Al otro lado, alcanzamos la vía Hispanidad, en la que se ubica el crucero de la Reina, que en origen estuvo enclavado en las proximidades del cementerio, siendo trasladado más tarde junto al Portal de la Reina, adquiriendo su nombre. El crucero, contiene una grada de ocho lados y dos alturas, coronado con un capitel, sobre la que se asentaba una cruz de piedra, sustituida por la actual de hierro.

Junto a él, se sitúa la silla dedicada a la actriz Amparo Soler Leal “Pero , ¡Si es un teniente! Yo, como no le había visto las estrellas … Adelante, mi teniente, usted gratis … y espero que no me denuncie”.

Desde la vía Hispanidad,  caminamos por ella hasta llegar finalmente a la plaza del Mesón, donde finalizamos el paseo por la histórica villa de Sos del Rey Católico, a la que hace más de dos décadas que no volvía, y que no nos ha defraudado. Ahora vuelta a Jaca para comer, no sin antes hacer una parada por el camino, para visitar un pequeño núcleo urbano, de gran importancia, pero eso será otra historia ...

Ahora, vamos al mirador, donde están las sillas de Guillermo Montesinos, Alfredo Landa, y José Sacristán

Donde disfrutamos de las vistas al Sur de la Sierra de Leyre


Y al Norte, del castillo de Peña Feliciana

Del que tan solo se conserva la torre del homenaje

Y el recinto amurallado, donde nos encaramamos en uno de sus torreones circulares

Desde el castillo, regresamos a la plaza de la Villa, donde cogemos la calle Gil de Jaz

Por la que bajamos hasta el Parador de Turismo de Sos del Rey Católico

Por el que comenzamos a rodear el recinto amurallado, hasta llegar al Portal de Sangüesa

Y unos metros más arriba, al Portal de Poniente o del Mudo

Que atravesamos siguiendo los pasos del pastor, hasta alcanzar el Portal de la Reina

También conocido como el Portal de Maya o de la Fuente Alta, por el que llegamos a la vía de la Hispanidad

En el que se ubica el crucero de la Reina, y la silla de la actriz Amparo Soler Leal

10 comentarios:

  1. Hola Eduardo:

    Muchas veces Sandra me dice que antes o después de empezar la ruta hagamos una pequeña excursión por la localidad más cerca y la verdad es que siempre acierta, ya que te empapas un poco de esa historia que vivió esa zona y al ver este reportaje fotográfico tan bueno, me recuerda un poco a todos esos lugares que hemos visitado.
    Te tengo que felicitar por mostrarnos parte de esa historia, que vivió esta localidad, parece respirar ese ambiente medievo que tanto nos gusta.

    Saludos compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eulogio.

      Sos del Rey Católico es un pequeño pedazo de la historia no solo de Aragón, sino también de España. Sin duda la visita merece mucho la pena, y si se puede realizar guiada, mucho mejor, ya que puedes ver el interior de algunos palacios y casas que de forma libre están cerrados al público.

      La zona merece mucho la pena, como bien dices se puede visitar la villa por la tarde y por la mañana hacer una ruta de senderismo, por la Sierra de Santo Domingo, o la de Luesia.

      Una zona que merece mucho la pena.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Hola Eduardo.

    Apuntado queda la visita a este pueblo por el que hemos pasado cerca unas cuantas veces, y es verdad como dice Eulogio en que antes o despues de las rutas montañeras viene muy bien una cultural para empaparse de la historia de la comarca. Además por tus fotos es el pueblo de lo que no defraudan.
    Además, me han entrada ganas de volver a ver la Vaquilla que la vi hace muchos años y apenas la recuerdo.

    Toni MS.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni.

      Sos del Rey Católico, es de esas villas, que merecen una visita, si o si, no solo por su historia, sino también por la gran riqueza cultural que atesora.

      Lo único malo son las carreteras de acceso, que son bastante malas, pero bueno, que le voy a contar a uno de Cuenca ...

      Un saludo

      Eliminar
  3. Villa señera de las Cinco nombradas, donde hasta películas se ruedan (Berlanga) y por las que callejear resulta placentero, siempre y cuando, en verano, se busque la sombra.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmar.

      Cualquier época del año es buena para perderse en esta histórica villa, aun en verano, ya que sus calles empedradas son los suficientemente estrechas para no dejar pasar los rayos del sol.

      Un saludo

      Eliminar
  4. ¡Hola, Eduardo! Preciosa villa la que nos muestras con tanto detalle. Intentaremos visitarla si pasamos cerca. Lo que desconocemos es cuando podrá ser, pero lo cierto es que sería un pecado pasar cerca y perderse tanta belleza.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emilio.

      Aunque cae algo a desmano en una visita a los pirineos, una buena opción es cuando el destino es el Valle de Roncal, aunque esta zona ya de por si, merece una visita tanto a sus villas, como a la Sierra de Santo Domingo, que esta declarada "Espacio Protegido".

      Un saludo.

      Eliminar
  5. Hola Eduardo! he pasado en varias ocasiones por esta bonita población, pero nunca me he detenido con suficiente tiempo para disfrutar de sus calles y monumental casco urbano. Con tu detallado reportaje, no hay duda de que es una buena elección hacer esa parada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alex.

      Pues para la siguiente no lo dudes, y disfruta de una mañana o tarde por sus calles, no te defraudará, es más, si puedes ir un fin de semana, aún mejor porque por la zona se puede disfrutar de unas fantásticas rutas de senderismo, que poco o nada tienen que envidiar al cercano pirineo.

      Un saludo

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios