martes, 28 de abril de 2015

Circular al Pico Valdemadera 1273 m, y el mirador de Falaguera desde el Raso de la Cruz (Sierra de Algairen)


Hace un par de semanas, descubrí con la compañía de Pablo, la cercana Sierra del Vicor, que se encuentra a tan solo una hora de Zaragoza.

Este fin de semana, con la compañía de mi mujer, nos acercamos a otra de las Sierras de la provincia de Zaragoza, la Sierra de Algairen, que nos es prácticamente desconocida, y que mejor forma de descubrirla, que subiendo a su pico más emblemático, el Pico Valdemadera. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.



Nuestro punto de inicio es en la población de Cosuenda, así que cogemos la autovía mudéjar A-23 hasta la población de Cariñena, y una vez allí, la carretera nacional A-220 hacia la Almunía de Doña Godina, durante unos ocho kilómetros, hasta que encontramos el desvío hacia Cosuenda.

Una vez en dicha población, la atravesamos, y enlazamos con una amplia pista de tierra, en buen estado, a pesar de la últimas nevadas, por la que llegamos al área recreativa del Raso de la Cruz, donde dejamos el coche en un hueco junto a la pista.

A unos metros vemos un panel informativo con las diferentes rutas que parten desde el área recreativa, nosotros haremos la ascensión clásica al Pico Valdemadera, por el PR-Z43.

Después de echarle un vistazo, iniciamos la ruta, cruzamos el área recreativa, y continuamos por amplio camino de tierra, en ligera subida, por medio de un extenso carrascal, dirección SO, hasta que alcanzamos un desvío perfectamente señalizado, donde abandonamos el camino, y proseguimos por un estrecho sendero, entre medio de un espeso bosque mixto, donde podemos ver fresnos, jaras, quejigos y algún chopo.

Cuando llevamos recorridos algo más de kilómetro y medio, alcanzamos el Sitio del Emparrado, donde antiguamente había una fuente, y donde todavía quedan algunos restos. Junto a ellos hay una pequeña mesa de hormigón, que bien puede servir para hacer una corta parada, pero nosotros seguimos nuestro camino, ya que acabamos de empezar.







A partir de aquí, comenzamos lo más duro del recorrido, la pendiente se vuelve más pronunciada, y el piso se encuentra algo resbaladizo, por lo que avanzamos lentamente, y haciendo alguna que otra parada, ya que mi mujer lleva bastante tiempo sin salir y se cansa.

Tras realizar varias lazadas, alcanzamos un cruce de senderos donde tenemos la opción de subir al pico Valdemadera por el collado de Valdecerero, o por la  Nevera, nosotros optamos por seguir por la Nevera, así que continuamos rectos siguiendo el sendero, que poco a poco se va ensanchando.







A medida que avanzamos la pendiente se va suavizando, el bosque va clareando, y podemos disfrutar de las primeras vistas de la comarca del Campo de Cariñena. Cerca del collado, alcanzamos el desvío hacia la nevera de Cosuenda, la cual se encuentra apenas a cincuenta metros, por lo que nos desviamos para verla.

De la nevera apenas quedan sus paredes exteriores, pero viendo su diámetro se ve que era de dimensiones importantes, está, como el resto se utilizaba para acumular la nieve, y venderla a las poblaciones limítrofes.

Después de verla regresamos al sendero principal, continuamos unos metros más hasta alcanzar el collado, donde enlazamos con la pista que sube hasta el Pico Valdemadera, el cual ya podemos ver, debido a las antenas de comunicaciones que pueblan su cima.








Hasta el momento hemos ido protegidos por el viento, pero una vez fuera del bosque pega bastante fuerte, mi mujer no tiene ganas de subir hasta el pico, así que desciende unos metros para refugiarse del viento, y se sienta a descansar mientras yo subo.

Una vez en la pista de la Falaguera, continuo por ella el ascenso dirección S, teniendo de referencia las antenas del pico. De camino me encuentro con un grupo de Mountain Bike que descienden del pico, les saludo, y prosigo mi camino durante unos metros más hasta que llego a la unión con el GR1, que viene de Aguarón.

Casi en la base donde se sitúan las antenas, rodeo el cerro, siguiendo las marcas blancas y rojas del GR, hasta casi alcanzar una antena de telefonía, unos metros antes de llegar a esta, giro a la izquierda y enlazo con la pista asfaltada que da acceso al Pico Valdemadera, al cual llego apenas en un par de minutos.

Una vez en la cima, me acerco hasta el vértice geodésico del pico Valdemadera, que con sus 1273 m, es el techo de la Sierra de Algairén, y me hago la foto de correspondiente, aunque al estar pegado al edificio de comunicación, la verdad que sale bastante fea.

Gracias al viento el día está bastante despejado, y puedo disfrutar de una amplia panorámica desde la cima, por un lado tengo las llanuras del campo de Cariñena, y por la otra vertiente la Sierra del Vicor, donde hoy si, se deja ver su cima principal, el pico del Rayo, y el Valle del Río Grío.










Tras realizar las pertinentes fotografías, desciendo rápidamente por el mismo camino dirección N, ya con vistas al siguiente objetivo, el mirador de la Falaguera.

En poco más de diez minutos, llego al cruce con el PR por el que hemos subido está mañana, mi mujer sale a mi encuentro,  ya juntos, continuamos descendiendo suavemente hasta una intersección de caminos, próxima al collado de la Falagueta, que por el momento obviamos.

Caminamos unos metros más por la pista, hasta que ya próximos al mirador de la Falagueta, la abandonamos y enlazamos con una corta pero pronunciada rampa asfaltada, por la que llegamos al refugio de ICONA, conocido como el Mirador de la Falagueta o la cabaña de la nevera, donde podemos ver toda la extensión del Pico Valdemadera, además la comarca del Aranda, donde destaca la silueta nevada del Pico Moncayo y el Valle del Tiermas.









Resguardados del viento, aprovechamos para comer en este lugar mientras disfrutamos de las vistas, después descendemos de nuevo hasta la pista de la Falaguera, y continuamos por ella hasta alcanzar el cruce que hemos obviado en la ida.

Aquí giramos hacia la izquierda dirección E, para continuar por el PR-Z43, en tan solo un minuto alcanzamos el collado de la Falaguera, donde tras girar nuevamente a la izquierda iniciamos el descenso por un estrecho sendero perfectamente señalizado, y con excelentes vistas al campo de Cariñena.

Poco a poco vamos girando ganando dirección E, rodeando la Peña la Tía, a medida que avanzamos nos vamos introduciendo de nuevo en un espeso y espectacular robledal, hasta que alcanzamos el desvío a la Peña la Tía, que es un cobacho que se encuentra a poco más de cincuenta metros, así que nos acercamos un momento para verlo.








Tras la visita, regresamos al sendero principal, continuamos disfrutando de este agradable sendero, hasta que alcanzamos el desvío para el Sitio del Canto, donde giramos a la izquierda y enlazamos con el cauce seco del barranco de los Hortales, por el que seguimos descendiendo.

A medida que vamos perdiendo desnivel, el bosque se va aclarando, y el sendero se va ensanchando hasta convertirse en un cómodo camino prácticamente llano, hasta que llegamos a la altura de la Peña del Gallo, la cual recibe su nombre por tener la forma de dicho animal, aunque como sucede en la mayoría de estos casos, hay que echarle mucha imaginación para poder verla.









Como sucediera al principio, en este tramo más bajo, abundan las carrascas, medio kilómetro más tarde, enlazamos con la pista que sube del Raso de la Cruz, por la cual descendemos cómodamente durante cinco minutos hasta que alcanzamos el área recreativa, donde todavía permanecen disfrutando de está agradable jornada, bastante personas, ya que aquí se está bastante protegido del viento.

Al final han sido poco más de diez kilómetros, que nos ha permitido descubrir una pequeña parte de está fantástica sierra de Algairén, de la que hemos disfrutado muchísimo, en especial de la parte que recorre el robredal, así que sin duda volveremos para este otoño, y a poder ser con la compañía de Adrian.








miércoles, 8 de abril de 2015

Vuelta Corta al Meandro de Juslibol (Trail Running)


El domingo por la tarde quedo con Pedro para salir a correr un rato, como ambos estamos con molestias en las piernas decidimos correr por pista de tierra, y en terreno llano.

Las opciones son muchas, normalmente nos vamos por la orilla del Canal Imperial de Aragón, pero hoy, para cambiar, le comento de irnos a correr por el Meandro de Juslibol, haciendo el recorrido corto, que parte desde el barrio de Juslibol, el acepta, así que ya tenemos plan para hoy. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.



Como vivimos en Cuarte de Huerva, nos acercamos en coche hasta el barrio de Juslibol, lo cruzamos y continuamos unos metros más por pista, hasta la barrera que impide el paso de vehículos.

Aquí dejamos a un lado aparcado el coche, hacemos unos estiramientos, y enseguida comenzamos a correr por amplia pista de tierra, disfrutando de las vistas que tenemos de los Escarpes del Ebro, que se encuentran a nuestra derecha, y que recorrí hace cosa de un mes, subiendo también al Castillo de Miranda.

Cuando apenas llevamos recorrido un kilómetro, descendemos unos metros, accedemos a el área recreativa de los Galachos de Juslibol, que se encuentra en algunas zonas con agua, hasta que llegamos a la altura del Centro de Interpretación.

En este punto tal y como hice la vez anterior, giramos a la izquierda hacia el observatorio, y a continuación a la derecha, para coger traza de senda, que nos lleva al interior de un bosque de ribera.






Debido a las últimas lluvias, el caudal del Ebro ha subido considerablemente, por lo que no sabemos si podremos pasar, los primero metros el sendero es bastante ancho, pero nada más pasar una cerca, este se va estrechando poco a poco, y la vegetación nos envuelve, formando un túnel natural.

A pesar de la crecida, el piso se encuentra bastante practicable, encontramos tramos con bastante barro, que salvamos como podemos, aunque no podemos evitar dar algún que otro resbalón.

Pedro que no conocía este sendero, le está gustando bastante, y es que sin duda es el tramo más entretenido de todo el recorrido, tras pasar la cerca de salida, acometemos una pequeña rampa por la que abandonamos el bosque de ribera, y enlazamos con un cómodo camino de tierra, paralelo a la acequia baja.






Poco a poco, vamos dejando atrás los galachos de Juslibol, y empezamos a rodear el Meandro de Juslibol, a medida que avanzamos el camino se van ensanchando, convirtiéndose al final en una amplia y cómoda pista de tierra, que nos permite tener unas vistas privilegiadas del río Ebro. 

Cuando llegamos a la altura del Soto de la Almozara, que se encuentra en la otra margen del río, la pista se bifurca en dos, nosotros tomamos el ramal de la izquierda, abandonamos la compañía del rió, y continuamos dirección SE, ya con vistas a los Escarpes del Ebro, y el barrio de Juslibol.

Ya cerca del final, aceleramos el ritmo, pasamos junto a una explotación ganadera, subimos una corta rampa, y salimos al camino de Juslibol, donde giramos a la izquierda, y en un minuto alcanzamos la barrera, donde finalizamos el recorrido.

Al final han sido algo más de siete kilómetros, en los que no hemos notado ninguna molestia, y además hemos disfrutado de una tarde fantástica, sin viento, y con una temperatura agradable.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios