martes, 22 de julio de 2014

Vía Ferrata Santo Cristo


Finalizada la vía ferrata de la Peña del Morral, cogemos el coche, y por la nacional A-123 dirección Jaca, nos acercamos hasta el Congosto de Olvena para hacer la vía ferrata del Santo Cristo. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.



Aunque el sol comienza a hacer mella, y todavía no hemos comido, decidimos acercarnos, ya que nos viene de paso, para volver a Zaragoza, el coche lo dejamos en un pequeño apeadero con capacidad para cinco o seis coches, situado junto a un túnel de la carretera con un cartel que indica "El Puente de la Sierra".

Antes de iniciarla, aprovechamos para echar un bocado, y un par de tragos de vino, aprovechando que se nubla a ratos, decidimos realizarla, así que desde la misma carretera, cogemos un estrecho sendero, que en apenas dos minutos nos deja en el Puente de la Sierra, donde hay unas fantásticas vistas del Congosto de Olvena.

Antes de pasar el puente, me sorprende que nace un camino equipado con cable de vida, para saciar mi curiosidad lo sigo hasta donde muere el camino, aquí hay una serie de grapas, que suben por la roca, y que desembocan en lo que parece una tirolina ...

De regreso al puente de la Sierra, lo cruzamos, giramos a la derecha siguiendo el sendero, y en apenas cien metros nos plantamos en el inicio de la vía, que tan solo cuenta con cable de vida, ya que más que una vía ferrata, se trata de un camino equipado.




Los primeros metros caminamos por una amplia zona de rocas, enseguida el terreno se enmaraña de romero, y vegetación baja, hasta que alcanzamos la base de una estrecha canal, por la que avanzamos a ratos por medio de ella, y otros por el exterior apoyándonos en las rocas.

De vez en cuando nos toca ayudarnos de las manos, para continuar progresando, las vistas del congosto son fantásticas, y rápidamente vamos ganando altura, sin mayores complicaciones.

El cable de vida, a pesar de lo que se comenta en algún blog, se encuentra en buen estado, es más, en muchos tramos es completamente innecesario, ya que en una posible caída, este no nos va a amortiguar la caída, así que en determinados tramos, pasamos olímpicamente de engancharnos a él.







Una vez llegamos al final de la canal, descendemos unos metros por un tramo de piedra descompuesta, en el que nos toca echar la mano, para evitar un tropezón, y realizamos un corto destrepe, para ipso facto trepar de nuevo con alguna que otra dificultad.

Superado el escoyo, subimos hasta lo alto del cerro, realizamos un pequeño ladeo hacia la izquierda, y salimos a una cresta, bastante aérea, con fantásticas vistas del Congosto de Olvena.






A partir de este punto, la dificultad aumenta, ya que además de la sensación de vacío, nos toca realizar varias trepadas, todas ellas sin excesiva dificultad, ya que tenemos buenos y numerosos agarres en la roca, una vez superado este tramo, descendemos unos metros, y llegamos a una bifurcación.

Como desconocemos hacia donde va el trayecto de bajada, decidimos continuar subiendo por una pequeña faja, está se encuentra equipada con grapas que se encuentran bastante alejadas una de otras, además el suelo se encuentra muy pulido, y resbalamos que da gusto, por lo que nos toca tirar bien de brazos, para salir airosos de la situación.

Nada más finalizar este tramo, llegamos al final de la vía, donde se encuentra el mirador de Olvena, donde a pesar de que el día se está cerrando, todavía tenemos unas buenas vistas del Congosto de Olvena, y de los Pirineos.







Tras disfrutar de las vistas, y realizar las pertinentes fotografías, iniciamos el regreso hacia el coche, para ello, descendemos por un camino asfaltado, hasta las estribaciones de Olvena, justo antes de llegar, nos desviamos hacia la derecha, hasta enlazar con el sendero por el que discurre el GR.45.

El sendero se encuentra algo cerrado, y el matorral bajo, nos va haciendo la depilación en las piernas, el sendero serpentea a lo largo de todo el descenso, hasta dejarnos junto al Puente de la Sierra, donde un grupo se encuentra haciendo escalada.

Pasamos el puente, y subimos por el sendero, que hemos utilizado hace un rato para descender, y en un par de minutos nos plantamos en el coche, donde echamos un trago, recogemos los tratos, y rápido para casa, que si no, se nos enfadan las mujeres.

Al final el tiempo ha sido benévolo, y no ha llovido en todo el día, sin duda de las tres vías está es la más floja, pero aun así, es bastante entretenida, y es diferente a las que solemos ver en otras, sin duda, la falta de equipación, y las fantásticas vistas del Congosto, son sus puntos fuertes.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios