martes, 20 de mayo de 2014

Circular a los Galachos de Juslibol y Alfocea


Para este fin de semana tenía previsto realizar un segundo intento a la gruta helada de Lecherines, el sábado a última hora nuevamente tenemos que cancelarlo, como ya me lo esperaba, utilizo el plan B, llamo a José Ángel, y quedamos para ir con la bicicleta por los Galachos de Juslibol, y el Soto de Alfocea. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.



Quedo con José Ángel, en la barrera de la pista de acceso a los Galachos de Juslibol, yo me acerco en coche hasta el aparcamiento del Parque del Agua, desde allí inicio la ruta, subo la rampa hasta la calle Pablo Ruiz Picasso, donde enlazo con el carril bici, hasta la confluencia con la Avenida de Ranillas.

Una vez allí, giro a la izquierda, y subo por la avenida, paralelo al Parque del Agua, justo a la altura del puente de la autopista A-2, coincido con José Ángel que va con el peque atrás, desde allí nos desviamos a la izquierda, para coger una amplia pista de tierra, que nos lleva por la margen izquierda del río Ebro hasta el barrio rural de Juslibol.

El sol se esconde, la mañana está fresca, salimos de Juslibol, pasamos la barrera que impide el paso de vehículos, y avanzamos dirección NO por la pista entre medio de la acequia de Juslibol y los escarpes del Ebro.



Tras un breve descenso, llegamos a la zona recreativa y el Centro de Interpretación de los galachos de Juslibol, que dejamos a un lado, hasta adentrarnos en la zona de los galachos, donde aminoramos la marcha, ya que está prohibido circular en bicicleta a gran velocidad.

Tras ver varios de los galachos, pasamos la valla de salida, unos metros después llegamos a una intersección de caminos debidamente señalizados, nosotros giramos a la izquierda, hacia Alfocea/Monzalbarba, unos metros más tarde, llegamos a un nuevo desvío, nosotros en este punto abandonamos el camino principal, y cogemos una senda con varios subes y bajas al principio, para más tarde adentrarnos en un bosque de ribera, donde en un par de ocasiones, tenemos que echar pie a tierra, para dejar pasar a un par de grupos que vienen de frente.




El final de la senda, confluye con el camino principal, justo en el cruce con la carretera que une Monzalbarba con Alfocea. La cruzamos y proseguimos dirección O por un amplio camino que discurre por el soto de Alfocea, unos metros después se bifurca en dos sendas.

La de la izquierda, baja hacia el río, y es bastante disfrutona, como vamos con el peque en la silla, decidimos continuar todo recto, por una senda que se cierra bastante, y nos llevamos algún que otro ramazo, una vez fuera, ambas sendas se vuelven a unir.

El camino va girando poco a poco dirección N, pasamos junto a una acequia que vierte sus aguas al río, pasamos por un camino bastante descompuesto, y ya dirección N, arremetemos una corta, pero empinada subida, que nos obliga a echar pie a tierra.

Una vez superada, el camino se amplia de nuevo, y mejora el piso considerablemente, el camino va siempre cerca del río Ebro en dirección NO, cuando llegamos a un cruce de caminos, giramos a la derecha, y continuamos hacia el N, durante trescientos metros hasta la Val de la Señora.

Aquí giramos de nuevo a la derecha, enlazamos con un camino en perfecto estado, que nos permite coger buena velocidad, enseguida a lo lejos, podemos ver la torre de la Iglesia de la Purísima Concepción de Alfocea, a cuya población llegamos en apenas cinco minutos.



Una vez en está población, aprovechamos para hacer una breve parada en el parque municipal, para echar un trago de agua en la fuente. Para hacer la ruta en circular y como desconocemos como se encuentran los caminos que van por los escarpes, decidimos seguir durante algo más de cuatro kilómetros por la carretera hacia Monzalbarba.

Al poco de pasar el puente que salva las aguas del río Ebro, nos desviamos hacia la izquierda para enlazar con un camino de tierra, que nos lleva por el Soto Bajo dirección E por la margen derecha del río.

Poco a poco el camino nos va acercando al cauce del río, en algunos puntos el río se filtra, y nos encontramos el camino embarrado, y con agua, con lo que tenemos que ir por el campo, durante unos metros.

En un pequeño recodo del río, nos desviamos unos metros del camino principal, para visitar un pequeño galacho, donde hay varios pescadores.


Sin apenas detenernos, regresamos al camino principal, nos adentramos en un espeso bosque de ribera, por el que rodeamos uno de los múltiples meandros que forma el río, hasta que enlazamos con una pista asfaltada que lleva a las diversas urbanizaciones que hay por la zona.

Para no continuar por la pista, un kilómetro más tarde, nos desviamos hacia la izquierda, cogemos un camino de tierra que nos lleva hacia el río, cuando estamos cerca del cauce, seguimos paralelos a este, adentrándonos en el Soto de la Almozara, ya con vistas a la ciudad de Zaragoza.

Cerca del puente de la autopista A-2, enlazamos con el carril bici, pasamos por debajo del puente, y giramos a la derecha, y cruzamos el río por el puente para pasar a la otra orilla. Desde aquí descendemos, nos adentramos en el parque del Agua, que está a tope de gente, rodeamos el lago, y llegamos al aparcamiento, dando por finalizada está sencilla ruta, pero que nos ha servido para estirar un rato las piernas, y disfrutar del entorno de la ciudad.


2 comentarios:

  1. Plan B, pero a estas alturas del año la bici ya es una opción muy interesante.
    Buena vuelta.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jonatan, una opción sencilla, pero agradable de hacer, tiene un par de tramos de senda bastante disfrutones. Saludos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios