domingo, 14 de julio de 2013

Vía Ferrata al Castillo de Peñaflor


Para el domingo, teníamos idea de ir todos al Parque Natural del Monasterio de Piedra, a última hora miro el tiempo, y dan tormentas por todo Aragón a partir de las doce, así que decidimos dejarlo para otro día.

Como el fin de semana, me toca trabajar, aprovecho el Domingo, para madrugar y me voy hasta Huesa del Común, para realizar las dos ferratas, que hay en esta población. Los datos de la vía ferrata en wikiloc.

Para aprovechar la mañana, me planto a las ocho y media en Huesa del Común, dejo el coche a las afueras de la población, y camino unos metros, hasta que llego al parque municipal "El Canal", desde donde inicio el acceso a la ferrata.

Desde el parque, cruzo el puente romano, y dejo atrás un pequeño refugio, continúo por un sendero balizado como pr, hasta la altura del molino viejo, donde hay un panel, que indica diferentes opciones.

Yo continúo por el camino principal, por una ligera subida, paralelo al cauce del río Huecha, a la altura de un arbol, que tiene pintadas, las marcas del pr, abandono el camino, giro a la izquierda y enlazo con un sendero, bastante pisado, que me deja junto al cauce del río.

En esta época no suele llevar agua, pero debido a las continuas lluvias, baja agua, para salvar el cauce paso por una precaria pasarela, compuesta por tres troncos, que me dan poca seguridad, después de pasar, llego a un amplio camino, que me deja a los pies de la vía ferrata del Castillo de Peñaflor.






Una vez en el inicio, me pongo los bártulos, y comienzo la ferrata, que está catalogada con dificultad K-2. En el primer resalte, las cuatro primeras grapas no disponen de cable de vida, a la quinta me engancho y sigo ganando altura, por una zona algo tumbada y las grapas ligeramente separadas.

Tras finalizar el primer resalte, caminos unos metros por una zona de pedriza, equipada con cable de vida, y tres grapas a mitad camino. Al final de este tramo llego al segundo resalte, más vertical que el anterior y con las grapas ladeadas, que supero sin mayores complicaciones.

Al finalizar, de nuevo me toca caminar unos metros por una zona de piedra suelta, sin sendero, pero balizada con hitos, que me permiten llegar hasta el tercer y último resalte, que a priorí, tiene que ser el más interesante, ya que es el más largo y vertical de los tres.

Las primeras grapas, no disponen de cable de vida, algunas grapas están algo distanciadas, y aprovecho los agarres naturales que ofrece la roca, para no tener que tirar demasiado de brazos y piernas.

Casi llegando al final del tercer resalte, hago un corto ladeo a la derecha y después a la izquierda, y tras superar tres grapas, llego hasta el final de la ferrata, que a pesar de ser sencilla, me ha dejado un buen sabor de boca, ya que me ha resultado bastante entretenida.


Primer resalte

Segundo resalte

Tercer resalte


Ya en el final, aprovecho para ver los restos del Castillo de Peñaflor, que data del S.XII, es de origen musulmán y aparece mencionado en el cantar del mio Cid, además de estar declarado como Bien de Interés Cultural. En una de sus torres, hay un bonito ejemplar de cabra, que se me queda mirando, y en cuanto me despisto, la muy pilla, se las pira. 

Después de ver la amplia panorámica, que hay desde lo alto del cerro, comienzo a descender, por una sendero no balizado, pero bastante pisado, aunque debido a las continuas lluvias, está con bastante maleza.

Cuando estoy cerca del pueblo, hay dos opciones de seguir bajando, una por el sendero que me deja en las calles de Huesa y otra por un sendero acondicionado con barandilla que me deja en el parque.

Como voy a realizar la otra ferrata, probare a bajar por las dos, y está primera vez sigo por el sendero hasta las calles del pueblo, por donde camino durante unos metros, hasta salir a la carretera, junto al coche. Desde allí en menos que canta un gallo, llego al parque, donde aprovecho para echar un trago en la fuente y refrescarme.


En una de sus torres, hay un bonito ejemplar de cabra, que se me queda mirando, y en cuanto me despisto, la muy pilla, se las pira. 

Después de ver la amplia panorámica, que hay desde lo alto del cerro, comienzo a descender, por una sendero no balizado, pero bastante pisado, aunque debido a las continuas lluvias, está con bastante maleza.

Cuando estoy cerca del pueblo, hay dos opciones de seguir bajando, una por el sendero que me deja en las calles de Huesa y otra por un sendero acondicionado con barandilla que me deja en el parque.

Como voy a realizar la otra ferrata, probare a bajar por las dos, y está primera vez sigo por el sendero hasta las calles del pueblo, por donde camino durante unos metros, hasta salir a la carretera, junto al coche. Desde allí en menos que canta un gallo, llego al parque, donde aprovecho para echar un trago en la fuente y refrescarme.







4 comentarios:

  1. Aprovechando el tiempo, sí señor!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola JonyMao, pues si, que el próximo fin de semana me toca trabajar y no podré hacer nada. Por cierto en esa zona hay varias vías de escalada, saludos

      Eliminar
  2. La foto de la cabra magnifica, me recueda mucho a unos parajes que hay por la sierra norte de Sevilla que se llama el cerro del Hierro aunque este de natural lo han convertido en ruta delimitada y le han quitado todo el atractivo de los salvje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fernando, es una zona donde se dejan ver bastante, unos kilómetros más adelante del pueblo, hay un cercado privado donde los cazan, y siempre se escapa alguno, y acaban muchos en esta zona, porque nadie los molesta, saludos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios