martes, 10 de enero de 2012

Camino Natural de la Alfranca

Aprovechando las vacaciones de navidad y después de unos cuantos días de cierzo, hoy anuncian que el viento se para, por lo que decido realizar una ruta en bicicleta por los alrededores de la ciudad de Zaragoza.

Esta vez se trata del Camino Natural de la Alfranca, un camino peatonal, que une el barrio Zaragozano de Las Fuentes, con el Centro Internacional del Agua y Medio Ambiente (CIAMA-La Alfranca), que discurre paralelo al cauce del rió Ebro. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.

 
Conociendo la climatología de la ciudad, decido no madrugar mucho, ya que en invierno si no hay viento, aparece la niebla, y por desgracia mi predicción no falla, así que decido tomar las fotografías a la vuelta, esperando a que el día escampe.
 

Dejo el coche en el aparcamiento, junto al puente de Manuel Gimenez Abad, desde el mismo aparcamiento, inicio la ruta, paso por debajo del puente, y enseguida enlazo con una amplia pista, que me lleva paralelo al cauce del río Ebro.
 

Unos metros más tarde la pista se bifurca en dos, cojo la de la izquierda, que asciende ligeramente, y medio kilómetro más tarde, dejo la pista principal, y tomo un estrecho sendero, que me adentra en el Soto de Cantalobos, uno de los sotos de la ribera del Ebro más cercanos de la ciudad, y en el que se puedo ver una gran variedad de árboles como el tamariz, sauces olmos o chopos y fauna como cigüeñas, milanos, ruiseñores y otros tantos.
 

El recorrido por el interior del soto, me resulta bastante entretenido, ya que es un sendero estrecho, con pequeños sube y bajas, y curvas de 180º.





Después de casi tres kilómetros de sendero, salgo del soto, justo delante de un puente de madera, que salva una de las numerosas acequias de riego, que hay a lo largo de la ruta, y enlazo con la pista principal, que unos metros más adelante pasa por debajo del puente del tercer cinturón, y enseguida llego a una zona de huertas, donde me detengo unos instantes para observar un gran grupo de cigüeñas que están comiendo.
 

Continuo la marcha, la pista no tiene perdida hasta el momento, para hacerla más amena, voy tomando los desvíos que hay a lo largo de esta, y que permiten ver algún punto de interés, como el Mirador del Soto de Villarroya o unas antiguas escombreras.
 

Así llego hasta el desvío del barrio de la cartuja, que dejo a mano derecha, y sigo todo recto, hasta que llego a la altura de un área recreativa con parque infantil, que está a escasos metros de la Pasarela del Bicentenario, una pasarela peatonal que se construyo para la Expo2008, y que une el barrio de la Cartuja con el CIAMA-La Alfranca y el barrio rural de Pastriz y por la que cruzo para cambiar a la margen contraria del Ebro.









Nada más pasarla, llego a la Huerta de Movera, que se riega gracias a la acequia de la "Urdana", con agua procedente del río Gallego, algo que me sorprende viendo la proximidad del Ebro, unos metros más adelante llego a un cruce de caminos, bastante mal señalizado, y tras mis dudas iniciales, tomo el camino donde se encuentra una placa de prohibido el paso, y junto a ella, se sitúa una pequeña charca, que nutre sus aguas de las filtraciones del río.

La pista no ofrece ninguna dificultad, a mi paso voy dejando una urbanización, y una explotación ganadera, a la altura de está, me detengo para ver uno de los numerosos meandros, que hay a lo largo del cauce del rió Ebro, se denomina Meandro a las curvas que describe el rió y que se producen al golpear la corriente la margen cóncava del rió arrastrando la arena y la grava de la orilla, acumulándolos en la margen convexa. De esta forma ambas orillas se deforman provocando los meandros.
 
Aunque la niebla no me permite verlo, mi objetivo se encuentra cerca, llegó hasta un cruce de caminos, que se encontraba señalizado, pero que algún gamberro ha roto el panel de señalización. En ese punto hay una fuente y tres caminos posibles, por intuición, tomo el que discurre por un puente de madera (que es el bueno), dejo a un lado el barrio de Pastriz, y llego a la altura de una zona recreativa con un parque infantil, junto a las piscinas municipales, donde acaba la pista de tierra y enlazo con una pista asfaltada que lleva hasta la Finca de la Alfranca, en poco más de una hora.









La niebla se va abriendo, dejando paso al sol, aunque la niebla me ha dejado empapado, lo mejor es entrar en la cafetería para tomar un café, pero antes doy una vuelta por la finca, paso por las antiguas caballerizas, que sirven como punto de información, el Convento de San Vicente de Paúl,que es un antiguo convento que data del S.XIX de estilo neoclásico, viéndolo desde fuera lo que más destaca son los dos torreones octogonales, el Palacio de los Marqueses de Ayerbe o Casa de Palafox construido en el S.XVIII y al igual que el Convento de San Vicente de Paúl de origen neoclásico, los jardines históricos que rodean el Palacio, estos fueron construidos en entre los S.XVII - XIX y son de influencia francesa y el Jardín de Rocas, que es una zona muy curiosa, ya que en una amplia zona verde han dispuesto un gran juego como si fuera el juego de la oca.
 
Dentro del jardín de rocas, se encuentra el observatorio, construido en madera y accesible para minusválidos, ya que se puede subir por las escaleras o por el ascensor. Desde lo alto se contempla las mejores panorámicas no solo de la finca sino de toda la zona de los galachos, y los restos de una Noria, de los que se pueden ver principalmente la rueda, del resto del edificio se ve la fachada principal que tiene la forma de un castillo aunque viendo su buen estado es de imaginar que su construcción es reciente.

Finalizada la vuelta por la Finca de la Alfranca, me paro en la cafetería, donde me llevo una grata sorpresa, al encontrarme allí con un viejo conocido y vuelvo a Zaragoza, por el mismo camino. 











2 comentarios:

  1. Hola Eduardo:

    Las rutas que discurren junto a los ríos son espectaculares. En Valencia tenemos una muy bonita junto al río Turia. Muy chula y seguro que la disfrutaste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola ¨Jorge, aunque sea tarde la respuesta, el Camino Natural de la Alfranca, es un recorrido muy sencillo para ir en bicicleta, pero con la remodelación que hicieron para la Expo, quedo muy atractivo para recorrerlo. Saludos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios