lunes, 30 de mayo de 2016

Itinerario 15 Parque Natural del Cap de Creus (Circular a la Punta del Cap y Cova de s'Inferm)





Ayer estuvimos visitando Cadaqués, y hoy nos acercamos hasta el Cap de Creus, macizo sobre el que se sitúa la bella villa marinera, declarado en el año 1998 Parque Natural, debido a su riqueza geológica, y que forma parte de los pirineos orientales.

El Cap de Creus, ocupa una extensión terrestre de casi 11 hectáreas, y algo más de 3 de superficie marina. Para recorrerlo, existen varios itinerarios, nosotros queremos dar un paseo, así que escogemos uno sencillo, que nos permita descubrir una pequeña parte, de este precioso lugar. 

De entre todos, nos decantamos por el Itinerario 15, que desde el Faro del Cap de Creus, nos permitirá subir la la Punta del Cap, y ver la Cova de S'Infern,en una pequeña circular. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.



Para llegar desde Empuriabrava, cogemos la C-260 hasta las inmediaciones de Roses, en una rotonda, perfectamente indicada, tomamos la tercera salida, y enlazamos con la carretera comarcal GI-614, con un buen piso, pero con continuas curvas, por la que ascendemos un puerto de montaña.

Coronado el puerto, descendemos hasta Cadaqués, cruzamos dicha población, el barrio del Portlligat, y continuamos por una estrecha pista asfaltada, con bonitas vistas al Cap de Creus, y al Mediterráneo, en el que se forman preciosas calas, accesibles la mayoría a pie.

Al final de la pista, llegamos hasta el Faro del Cap de Creus, donde hay un pequeño aparcamiento, que se encuentra a tope, a si que retrocedemos unos metros, y dejamos la furgoneta aparcada, en un lado de la pista.

Desde este lugar, nos acercamos a ver el Faro del Cap de Creus, que cuenta con ser el situado más al oriente de la Península Ibérica, y ubicado en la zona conocida como la Punta l'Esquena.

Sin duda lo que destaca de él, es la torre de señales, de once metros de altura, y con un alcance de treinta y cuatro millas; el edificio actual data del S.XIX, pero ya en el año 1385, en el mismo lugar donde se ubica el faro, ya existía una torre de vigilancia, para avisar de la llegada de los piratas.

En este emblemático lugar, iniciamos el recorrido, caminamos unos metros hasta alcanzar una placa conmemorativa, del hermanamiento entre las poblaciones del Cadaqués y Fisterra, o lo que es lo mismo, entre el Cap de Creus y el Cap de Fisterra, en el que se funde oriente y occidente, decorada alrededor con multitud de hitos, y desde la que tenemos una bonita vistas, de la Punta del Cap, el Mediterráneo y la isla de la Massa d'Oros.


Tras disfrutar de las vistas, y realizar las pertinentes fotografías, giramos a la izquierda, caminamos unos metros dirección N, hasta que llegamos junto a un poste indicativo, en el que empieza la circular que conforma el itinerario nº 15.

Desde este punto, comenzamos a descender por terreno abrupto, y sin apenas vegetación, por un claro sendero al principio, que poco a poco se va difuminando entre las rocas, y que desaparece tras alcanzar una placa conmemorativa de la adaptación del libro de Julio Verme, "El Faro del fin del Mundo", rodada en este paraje, y en la que participaron actores de renombre como Yul Briner o Kirk Douglas.

Siguiendo las flechas rojas, continuamos caminando, ya con vistas al promontorio conocido como la Punta del Cap, donde podemos diferenciar las rocas volcánicas de color amarillento, conocidas como pegmatita.

En poco más de diez minutos, llegamos a un pequeño collado, perfectamente balizado, donde seguimos rectos, ahora sí, un claro sendero, por el que rodeamos la base de la Punta del Cap, en busca de un acceso que nos permita subir a la cima, y que no tardamos en hallar.

Como hay que subir, mi mujer prefiere quedarse aquí esperándonos, así que Adrián, y yo, comenzamos ha ascender, por un pasillo tallado en la roca, por el que subimos de forma directa, teniendo que usar las manos en una ocasión, y llegando rápidamente hasta el hito de piedra, que marca la cima de la Punta del Cap.

Sin lugar a dudas, este punto, pasa por ser un gran mirador del mediterráneo, en el que destacan las islas de la s'Encalladora, que es la segunda por extensión, más grande de Cataluña, y de la Massa d'Oros, la más oriental de Cataluña, y cuyo nombre le viene, porque en ella, hay una gran cantidad de rocas moscovitas, que al reflejarse en ellas la luz de sol, brillan como si fueran oro.


Punta del Cap y Placa conmemorativa del hermanamiento de Cadaqués y Fisterra










Vistas desde la Punta del Cap (izquierda  isla de la s'Encalladora, derecha isla de la Massa d'Oros)




Después de disfrutar de las vistas, regresamos con cuidado hasta la base de la Punta del Cap, donde nos reagrupamos, y continuamos el descenso hacia la Cova de s'Infern, por ancho sendero de tierra, cada vez más cercanos al nivel del mar, rodeados múltiples formaciones rocosas, siguiendo ahora las marcas y rojas del GR.11, cuyo inicio se encuentra a pocos metros de donde nos hayamos.

Recorridos poco más de medio kilómetro, alcanzamos de nuevo una bifurcación, en este lugar, tenemos la opción de bajar hasta el inicio del GR.11, el tramo no es muy largo, pero veo que hay algún paso algo expuesto, y la roca podría estar resbaladiza, así que yendo con Adrián, prefiero reducir riesgos, y continuar con el plan establecido.

Dicho y hecho, proseguimos con el recorrido, ahora el sendero desaparece, afrontamos un montículo rocoso, donde Adrián como experto en la materia, se pone al frente, y comenzamos a ascender con cuidado, apoyando las manos, de vez en cuando, para evitar tropezar en las rocas, y caernos sobre sus afilados cantos.

Una vez coronado, descendemos de la misma forma, hasta alcanzar una vaguada, donde comienza ha aflorar la vegetación, principalmente arbustiva, compuesta por lentisco, y sobre todo enebros, arbusto que se piensa que ha podido dar el nombre a la villa de Cadaqués, ya que su topónimo Cadaquer o Cadaquers, significa bosque de Cádecs.

Como mi mujer se ha retrasado, aprovechamos que estamos a la sombra, para hacer una pequeña parada. Una vez reagrupados, continuamos el recorrido, ahora en suave descenso, con el mar mediterráneo frente a nosotros.

Tras un giro a la derecha, alcanzamos la Cova de s'Infern, que se encuentra a tan solo unos metros por debajo nuestra, y que solo es accesible desde el mar. Su nombre se debe al color amarillento y rojizo que toman las paredes de esta cueva natural, cuando le pegan los primeros rayos de sol de la mañana, y que recuerdan a las puertas del infierno.

Perplejos con tal maravilla de la naturaleza, nos hacemos un buen número de fotografías, con la cueva de fondo, mientras nos imaginamos lo bonito que sería atraversarla en Kayak o nadando.


Llegando al cruce del inicio del GR.11 


Vaguada, cruce de caminos; Descenso (Cova de s'Infern), Ascenso (Faro Cap de Creus)










Parece que fue hace un minuto cuando llegamos, pero llevamos casi media hora, el tiempo en este lugar pasa rápidamente, y aunque no nos apetece regresar, es hora de hacerlo.

Antes de partir, hacemos una última fotografía, tomamos un trago de agua, ya que ha pesar de ser casi las ocho de la tarde, el calor se nota. Retornamos por el mismo sendero hasta la vaguada, donde hay una gran roca, por la que hemos destrepado a la ida, aunque en está ocasión continuamos todo recto dirección N, en ligera subida, por un sendero más o menos aparente, entre arbustos y rocas, que marcan el perímetro por el hemos de avanzar, sin acabar con las piernas arañadas, y teniendo de referencia la punta del Cap, que se encuentra frente a nosotros.

De vez en cuando, vamos echando la vista atrás, a lo lejos podemos intuir entre la calima, la bahía de Cadaqués, fácilmente reconocible por tener tras de si, el Puig de Pení, y el Puig de Bufadors, que ayer pudimos disfrutar más de cerca en nuestra visita a Cadaqués.

Poco a poco, la pendiente se suaviza, alcanzamos el collado, donde enlazamos con las marcas rojas y blancas del GR.11, y en está ocasión en vez de seguir rectos, giramos a la izquierda dirección O, ya con vistas al Faro del Cap de Creus, al que accedemos, por una larga, y pendiente escalinata.

Una vez en el faro, cerramos está bonita circular, que nos ha permitido conocer, una pequeña porción del Parque Natural del Cap de Creus, que sin duda nos hubiese gustado ver en más profundidad, visitando el Paraje de Tudela, o realizando alguna de las rutas que parten desde las poblaciones incluidas dentro del parque natural, como Cadaqués o  El Port de la Selva.

Para finalizar la jornada, nos acercamos hasta el restaurante Cap de Creus, para tomarnos una cerveza en la terraza, que sin duda es un gran mirador del Parque Natural, y desde la que podemos observar a vista de pájaro la Cala Fredosa, y la Cala Jugadora, a la que mañana por la tarde nos acercaremos para darnos un baño, en sus aguas turquesas, y practicar snorkel.





Bahía de Cadaqués, de fondo el Puig de Pení, y el Puig de Bufadors

Vistas desde la terraza del restaurante; Cala Fredosa (izquierda) y Cala Jugadora (derecha)

8 comentarios:

  1. Que guay! me encanta la Costa Brava. He estado unas cuantas veces, la última hace cuatro años y nunca decepciona... me encanta tocar los extremos del pirineo.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pirene, viendo tan cerca el mar, quien va ha pensar, que el Cap de Creus, forma parte de los pirineos. Una zona muy maja.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Aguas de intenso azul como telón fondo de infantes y doncellas que las contemplan ensimismados, mientras el afanoso fotógrafo capta y capta con su cuarto y mitad inmortalizando bellas estampas. Cuevas inaccesibles que no extraña querer visitar para adentrarse en los coloridos reflejos y refracciones de los rayos solares que, atravesando el agua, son descompuestos en su amplio abanico de colores. Costa Brava, en fin, evocadora, atractiva y encantadora. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El infante en cuatro días me pasa en altura. Una zona muy bonita Carmar, tanto para dar un paseo, como para disfrutar de sus aguas, sin duda merece la pena, pasar unos días en este paraje.

      Nos vemos pronto, un saludo.

      Eliminar
  3. Hola Eduardo.

    Bonita ruta, en un entorno, nunca mejor dicho, de película, ideal para que Adrián le vaya cogiendo cada vez más el gustillo a las rutas, se le ve con mucha soltura en las fotos, señal de que lo pasó bien.
    Desde luego parece que vale la pena hacer una escapada a esta zona.
    Entonces, ¿tendremos esnorquel en próximas entradas?...jeje

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      Pues si, un entorno de película, en el que incluso construyeron su propio faro, aunque hace unos años que lo quitaron.

      Como ya te he comentado en otras entradas, la zona merece la pena, solo este paraje del Cap de Creus, y su entorno dan para pasar un buen fin de semana, y ahora que vas con la furgoneta, junto al faro es una buena zona para dormir, de hecho había bastantes furgonetas.

      El snorkel no da para una entrada, pero si que estuve a punto de poner una foto de la jornada, ahora toca ..., bueno dentro de un rato entras y lo ves :)

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Hola Eduardo.

    Estuvimos por aquella zona cuando fuimos a Cadaqués pero fuimos de turistas, ya que como mostran tus fotos, el entorno es precioso para andarlo. Siempre miramos el interior y las montañas pero esas rutas por los acantilados y las calas están muy chulas. Algunas he hecho por la zona de Cabo de Gata y Alicante pero a ver si cae alguna más este verano.
    Muy bien con el chico, enseñándole desde jovenzuelo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Toni.

    Esa zona del Cabo de Gata, la tengo pendiente, estuvimos hace unos años a punto de ir, pero al final nos decidimos por el Norte.

    El chico está muy fuerte, y anda lo que haga falta, eso si, yo siempre intento hacer rutas con el, que sean atractivas, sino se aburre y se cansa, pero es todo de cabeza, porque las piernas le dan para mucho, aunque esto fue un simple paseo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios