lunes, 16 de marzo de 2015

Corriendo por el Canal Imperial de Aragón, el Parque José Antonio Labordeta y los Pinares de Venecia, desde la Cuesta del Arrancapedos


Para el domingo había quedado con David y Rafa, para hacer una circular por la Sierra de Guara, coronando las cimas del Pico de las Canales de Fragineto y el Tozal de Guara. 

Aunque las previsiones son muy malas, esperamos que el pronóstico falle, y nos de la oportunidad de hacerla. En la mañana del sábado recibo un washup de David, diciéndome que tiene medio metro de nieve y que mañana no sabe si va a poder salir de Panticosa, así que decidimos dejarla para otro día.

Con el pirineo nevado, carreteras cortadas, nieve a tan solo unos kilómetros de Zaragoza, con cierzo y mucho frío en Cuarte de Huerva, al final decido quedarme en casa. Ya por la tarde, no aguanto más, y decido irme a correr un rato, ante la perpleja mirada de mi mujer. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.



Entre varias opciones, al final me decanto por correr paralelo al Canal Imperial de Aragón, por la zona de los pinares, que seguro que aunque haga mucho frío, el viento será más benévolo, así que me cambio y me piro a Zaragoza.

Desde Cuarte voy por el camino de la Fuente la Junquera, a la altura del inicio de la Cuesta del Arrancapedos, dejo la furgoneta en un hueco junto a la carretera, donde hay aparcado un vehículo, y que además me es familiar.

Me quedo mirando el coche, y veo que hay alguien dentro, miro más atentamente, y veo que es Pedro, con el que salgo habitualmente a correr, los dos nos quedamos mirando y nos echamos unas risas.

Tras unos rápidos estiramientos, comenzamos a correr por la margen derecha del Canal Imperial de Aragón, abrigados hasta las cejas, ya que hace un frío del carajo, aun a pesar de que vamos protegidos por el pinar y apenas corre el viento.

Sin duda, esta zona, es una de las más transitadas tanto para correr, en bici, y caminar, pero hoy apenas nos encontramos con un par de corredores, cuando llegamos a la altura del Paseo Renovales, cruzamos el canal, y descendemos por el paseo, hasta alcanzar la entrada al Parque José Antonio Labordeta, más conocido como el "Parque Grande", que es uno de los principales pulmones de la ciudad.







Para correr siempre por tierra, cogemos el camino más exterior del parque que va paralelo al paseo Mariano Renovales, pasamos junto al Kiosco de la música, y la piscina pública Salduba, y desde allí salimos al Paseo San Sebastián, por el que corremos unos metros por piso asfaltado, hasta que alcanzamos el Paseo de los Plátanos, donde nuevamente corremos por tierra.

Pasamos junto al jardín botánico, y continuamos corriendo hasta cerca de la entrada al rincón de Goya, donde hacemos una corta subida, para enlazar con la Avenida de los Bearneses, por la que vamos en ligero descenso hasta que alcanzamos las estribaciones de la Fuente Eliptica.

Aquí giramos la derecha, y abandonamos el parque para subir al Cabezo Buenavista por las escaleras que rodean las cascadas del cabezo, que al ser bastante bajas, nos dejan las piernas bastante cargadas.









Una vez alcanzamos la estatua de Alfonso I, "El Batallador", descendemos directos en busca del Canal Imperial de Aragón, por el cual vamos paralelos corriendo por el Paseo Colón, siempre por tierra, hasta que llegamos a la salida del Parque Jose Antonio Labordeta, por las Ocas.

Desde aquí hacemos un giro a la derecha de 360º, cruzamos el puente que salva el paseo y el canal, y nada más hacerlo, giramos a la derecha, y enlazamos con una de las múltiples sendas que recorren los pinares de Venecia.

Protegidos del viento, continuamos por una bonita senda, paralela al canal, y unos metros por encima del camino por el que hemos ido al comenzar la ruta. Al ser frecuentada por corredores, se encuentra muy limpia, y se disfruta bastante, ya que es un continúo sube y baja, pero sin grandes desniveles.

Debido a la construcción de la Z-30, está se interrumpe durante unos metros, así que descendemos por un tramo equipado con escalones, hasta el camino principal, por el que pasamos por debajo del puente de la Z-30, para nada más hacerlo, coger de nuevo la senda, por la que avanzamos por un tramo equipado con escalones, bastante altos que nos dejan las piernas para el arrastre.





Nada más sortear este tramo, el camino se bifurca en dos, cualquier opción es buena, si bien la que se va hacia la derecha, desciende unos metros, y después es prácticamente llana hasta el coche, a nosotros como nos va la marcha, decidimos seguir todo recto, por la senda que poco a poco se va ampliando, convirtiéndose en un amplio camino, con el piso en excelentes condiciones para correr.

Ya en los metros finales de la subida, yo aminoro la marcha, y Pedro se adelanta unos metros, y es que después de un parón de casi tres semanas, por unas molestias en el talón, en los tramos de subida, se nota bastante.

Una vez alcanzamos la Plaza de la Legión, situada a unos metros del Parque de Atracciones de Zaragoza, la rodeamos por una estrecha senda, por la que continuamos durante unos metros paralelos al Paseo Duque de Alba.

Cerca de la Cuesta del Arrancapedos, cogemos una de las múltiples sendas, por la que descendemos, hasta que alcanzamos el camino acondicionado que va unos metros por encima del Canal imperial de Aragón, y desde allí por un tramo acondicionado con escalones, que evitamos por un lateral, para no acabar en en suelo, llegamos al coche, donde damos por finalizada la circular.

Para no quedarnos helados, hacemos unos rápidos estiramientos, cogemos el coche y vuelta a Cuarte, que hace un frió que pela, y no queremos resfriarnos.







lunes, 2 de marzo de 2015

Pico del Rayo 1427 m. desde Inogés


Tras dos fines de semanas teniendo que anular las salidas por mal tiempo, este fin de semana parece que vamos a tener una pequeña tregua. Para el sábado a pesar del frío, parece que para el viento, el jueves me manda un washup Pablo (AragónBonito) para hacer algo de btt, y yo le comento de hacer alguno de los picos de la Sierra de Algairén o Vicor.

Tras analizar unas u otras opciones, decidimos subir al Pico del Rayo, techo de la Sierra de Vicor, y al que ninguno hemos ido. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.



Quedamos sobre las ocho y media en Cuarte, cogemos la A-2 hasta llegar al desvío de el Frasno, donde cogemos la carretera comarcal A-1505, por la que circulamos con precaución ya que hay algo de nieve.

Una vez en Inogés, dejamos el coche en una pequeña plaza situada junto a la Iglesia de San Miguel. Antes de partir, aprovechamos para abrigarnos bien, ya que estamos a cinco bajo cero, y eso que son algo más de las nueve y media, nos tomamos un café con bizcocho y sacamos del maletero a Sua, que nos acompañará en la ruta.

Justo cuando iniciamos la ruta comienza a nevar tímidamente, partimos desde la plaza, cruzamos la carretera y llegamos a la altura de un peirón, donde enlazamos con el camino de Inogés, que va paralelo al barranco de la Sierra, dirección SO.

Poco a poco vamos ganando desnivel, en estos primeros metros nos vamos encontrando tramos donde el piso se encuentra algo helado, con lo que vamos caminando con precaución, para evitar algún resbalón.






Cerca de la unión de los barrancos de la Sierra y el Acebal, el camino se bifurca en dos, nosotros optamos por el de la derecha, aunque ambos se vuelven a unir un kilómetro más tarde.

A medida que vamos ganando desnivel, el monte bajo, da paso a un extenso bosque, en el que conviven los pinos, acebos, y alguna carrasca. Tras un par de curvas, alcanzamos la paridera Fernanda, donde comenzamos a tener una fina capa de nieve continúa.

Cerca del collado de Marigil, abandonamos el camino que se dirige hasta la colonia veraniega de Pietas, hacemos un giro de 360º, y tomamos un estrecho sendero balizado con las marcas blancas y verdes pertenecientes al sendero local SL-Z36.







El sendero nos adentra de lleno en el bosque, los primeros metros son prácticamente llanos, pasamos juntos a los restos de un corral, y comenzamos a ganar desnivel de forma graduada, aquí la capa de nieve es más profunda, aunque tenemos suerte, ya que alguien nos ha abierto huella.

Sin lugar a dudas, este tramo de bosque es muy bonito, avanzamos lentamente disfrutando del entorno, a pesar de que la niebla, no nos deja disfrutar de las vistas.

Tras realizar varias lazadas, salimos a la pista donde convergen el PL-Z36 y el GR.90.2, donde se encuentra el refugio de Inogés, donde aprovechamos para hacer una breve parada para echar un trago mientras nos calentamos junto al fuego.








Después de la pausa, reemprendemos la marcha, continuamos por la pista dirección E hacia el Pico del Rayo y Viver de Vicor, aprovechando la huella abierta.

A mitad de pista, la huella desaparece, así que nos toca abrir huella, por lo que nos lo tomamos con paciencia, después de kilómetro y medio, llegamos a un collado en el que se encuentra señalizado el ascenso final al Pico del Rayo.

Del otro lado de la pista oímos una voces, esperamos unos segundo a ver quien viene, y de pronto nos encontramos con tres ciclistas que tiran de sus bicicletas, y que nos dejan flipando.






Tras conversar con ellos durante unos minutos, giramos hacia la derecha dirección S, comenzamos el ataque final a la cima, en sus primeros metros el sendero es bastante confuso, ya que la nieve lo tapa por completo.

Después de pasar junto a los restos de una edificación, encontramos las marcas blancas y verdes, a partir de aquí el sendero a pesar de estar con nieve, se vuelve más aparente, y continuamos lo más recto posible, para evitar hacer metros a lo tonto.

Ya a poco más de cien metros de la cima, realizamos varias lazadas para sortear un tramo de nieve dura, y en cinco minutos nos plantamos en el vértice geodésico, donde pega bastante viento.

Hace un frío del carajo, las vistas desde la cima son nulas, y apenas vemos a cincuentas metros alrededor nuestro, así que hacemos las fotos pertinentes y nos piramos para refugio, donde pararemos a almorzar.








La idea inicial era hacer una variante de descenso hasta el refugio, y hacerlo por el cordal para disfrutar de las vistas, pero como no se ve nada, hace mucho frío y pega el viento, decidimos descender por el mismo camino.

Así que descendemos por el sendero con precaución, aprovechando la huella que hemos dejado en el ascenso. A medida que bajamos vemos que en la zona de la Sierra de Algairén, se va despejando.

De nuevo en el collado, paramos para disfrutar de las vistas parciales de la Sierra de Algairén, regresamos al refugio de Inogés por la pista del GR.90.2 en ligero ascenso, y una vez dentro paramos para almorzar.







En el refugio coincidimos con una pareja de Bilbao, charramos un rato, mientras almorzamos y rápido para abajo, ya que se a apagado el fuego y nos estamos quedando helados.

Desde el refugio, descendemos por el PL-Z36, nos adentramos de nuevo en el bosque, pero esta vez con excelentes vistas, que nos hubiese gustado disfrutar en la subida, pero que no ha podido ser.

Tras pasar de nuevo por los restos de un antiguo corral, giramos 360º y enlazamos con el Camino de Inogés, por el que descendemos hasta la paridera Fernanda, donde ahora si disfrutamos de amplias vistas de la Sierra de Algair´rn, en el que destaca el Pico Valdemadera con sus antenas en la cima.

Ya con vistas sobre Inogés, descendemos el último tramo de camino, dando algún que otro resbalón, alcanzamos el peirón y desde aquí, en un par de minutos en la plaza de la Iglesia, donde ahora si, podemos ver la cima del Pico los Rayos, y el Pico La Nevera con las características bolas de los radares, de la estación de seguimiento del ejercito del aire.

Una vez en el coche, nos cambiamos las botas, echamos un último trago, y vuelta a Zaragoza, que se nos ha hecho un poco tarde, y hemos quedado en ir a comer a casa.











Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios