martes, 9 de diciembre de 2014

PRC-SO 79 Hayedo del Moncayo





Está primavera estuvimos en el Hayedo de Peña Roya, en el Parque Natural del Moncayo, una ruta sencilla, que permite disfrutar de uno de los dos hayedos que hay dentro del parque. Para este otoño, nos habíamos propuesto visitar el que se encuentra en la provincia de Soria, así que para allí que nos vamos. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.

 
A pesar de ser finales de octubre, las previsiones del tiempo, son de temperaturas altas, y sin viento, a si que no madrugamos. Desde Zaragoza cogemos la nacional 122 hasta la población de Ágreda, una vez en ella, llegamos a la altura de la gasolinera, y cogemos una carretera que cruza dicha población.

A los pocos metros, vemos el letrero que indica Aldehuela de Agreda, nos desviamos, y continuamos por ella durante siete kilómetros, por una estrecha carretera. Una vez en Aldehuela de Agreda, aparcamos en una pequeña explanada, donde caben dos o tres coche, justo a las afueras de dicha población.

Ya con las mochilas puestas, retrocedemos unos metros hasta una fuente, en la que mana agua bien fresquita, en este punto se encuentra un panel informativo con los datos de la ruta, que hoy vamos a realizar, balizada como PRC-SO 79 Hayedo del Moncayo.

En este punto iniciamos la ruta, caminamos unos metros por un amplio camino de tierra, enseguida se bifurca en dos, escogemos el de la derecha, que se encuentra marcado con las clásicas marcas blancas y amarillas del PR.

En ligero ascenso, cruzamos el barranco de los Prados, por una pequeña palanca de hormigón, caminamos durante unos metros con el suelo embarrado, debido a las filtraciones del barranco, y poco a poco el camino se va estrechando.

Cuando llegamos a la altura de una fuente, nos detenemos un instante para disfrutar de la amplia panorámica que hay desde el camino, en el que destaca la población de Vozmediano, y en especial su castillo.






Unos metros más adelante, el camino se convierte definitivamente en un sendero, nos adentramos en un espeso pinar de repoblación, siguiendo las marcas blancas y amarillas del PR. 

Salimos del pinar, y continuamos por el sendero, en este tramo se encuentra algo cerrado por la vegetación, tras pasar un corto tramo de piedra, enlazamos con una amplia pista de tierra, donde comienza la circular.

Nosotros optamos por continuar hacia la izquierda, dirección NE, la pista es amplia, y prácticamente llana, lo que la hace perfecta para ir con la btt.

Cuando llevamos recorridos algo más de dos kilómetros, llegamos al refugio de las Canalejas, que se encuentra situado junto a la pista, y que visualmente no se encuentra en muy buenas condiciones, a tan solo unos metros de él, nos detenemos en la fuente de las Canalejas, en las que baja un hilillo de agua.






Sin apenas detenernos, seguimos caminando por la pista, entre medio de un bosque de hayas, y abetos, a cada paso, se vuelve más frondoso, y disfrutamos de los colores que nos ofrece el otoño.

Para estar a finales de octubre, hace bastante calor, vamos en manga corta, y los mosquitos están en algunos tramos muy pesados, cuando llegamos a la altura de un pequeño merendero, la pista se bifurca en dos, nosotros abandonamos el GR, y cogemos el camino, que en ligera subida, va paralelo al barranco de Agramonte, que hace de barrera natural entre Aragón y Castilla.




A medida que avanzamos, vamos ganando altura, y algo de frescor debido a la cercanía del barranco de Agramonte, lo que nos permite disfrutar del hayedo, sin que los mosquitos nos acribillen.

Cuando llegamos a la altura de un panel informativo, abandonamos el camino durante unos minutos, pasamos junto a un depósito de abastecimiento de agua, hasta que alcanzamos el cauce del barranco de Agramonte, donde se forman bonitas cascadas, y que pese a la escasez de lluvias, lleva bastante caudal.

Caminamos durante unos metros bosque a través, para disfrutar del barranco, después regresamos al camino, y continuamos subiendo por el, durante unos metros más, hasta que este vira a la derecha, dirección O.

En este punto alcanzamos el ecuador de la ruta, iniciamos un suave descenso, que se alterna con algún tramo llano. Como no llevamos prisa, nos lo tomamos con tranquilidad, y vamos disfrutando del bosque, en el que principalmente habitado principalmente por hayas, aunque también vemos algunos pinos y acebo.

Ya al final del camino, enlazamos con la pista de Agramonte, debidamente señalizada, giramos a la izquierda dirección NE, y caminamos por ella durante quinientos metros, hasta que llegamos al cruce donde cerramos la circular al hayedo.






Ahora tan solo nos queda regresar hasta Aldehuela, por el mismo recorrido que hemos realizado está mañana. Así que descendemos unos metros por un camino poco pisado, buscando un hito que nos marca el sendero de descenso.

Al llegar a este, giramos hacia la derecha, descendemos por un tramo algo sucio de sendero, dirección O,  hasta que nos adentramos de nuevo en la zona de bosque, donde caminamos durante unos minutos.

Una vez fuera, nos detenemos un instante, para disfrutar de las vistas que desde este punto del sendero tenemos, en el que destaca la población de Vozmediano y los Alto de la Cerradilla y la Sierra.

De nuevo en marcha, cruzamos el barranco de los Prados, a partir de aquí el sendero se convierte en camino, desde el que ya podemos ver la población de Aldehuela de Agreda, a la cual llegamos en apenas cinco minutos, tras un suave descenso.

Una vez en el coche, oímos algún trueno, como hace un día excelente, aprovechamos para comer junto al coche. Más tarde recogemos los bártulos, tiramos la basura en un contenedor a las afueras de Aldehuela y regresamos a Zaragoza, después de disfrutar de un agradable paseo por las faldas del Moncayo.





8 comentarios:

  1. Hola Eduardo, una actividad bien chula, la apunto en "pendientes"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angel, un recorrido bello, especialmente en otoño, perfecto para hacer en familia, ya que no es muy largo, y apenas tiene desnivel, y el toque del barranco de Agramonte, le da un punto más. Haber cuando se puede poner comentarios en tu web, que la visito a menudo, un saludo

      Eliminar
  2. Jeje, me suena, me suena… Vaya retraso llevas contando cosas! Se nota que te mueves mucho, que se te amontona la faena, jeje. Una zona muy bonita, doy fé. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Oscar, pues mira que la hicimos con un par de días de diferencia y un poco más y la publico en 2015, jaja. La verdad que me quede muy atascado en verano, y desde entonces arrastro el retraso. De todas formas me gusta dar tiempo a que la gente lea, para mi es lo más importante. La zona una maravilla, eso si, sin el tramo de mosquitos, mucho mejor. Habrá que volver, porque tengo pensado para el próximo otoño unir los dos hayedos, no se si andando o en btt. Un saludo

      Eliminar
  3. Hola, Eduardo. A mí me queda más cerca dejar el coche en Agramonte, pero cazadores y otros con acceso a la cadena se llevarían un chasco en la pista Agramonte-Aldehuela: cortada con tierra amontonada (aposta) desde las lluvias torrenciales. Un lugar de hadas, gnomos y espíritus tranquilos entre los líquenes centenarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre desde Agramonte queda un poco más cerca, pero de está forma visito una zona que no conocía. Como le digo a Oscar quiero conectar los dos hayedos en una sola ruta, y ya sería la leche si termino pronto y me voy a almorzar a Vozmediano. Haber si con un par de nevadas más me puedo acercar estas navidades y hacer una invernal, un saludo

      Eliminar
  4. Hola Eduardo.

    Un recorrido precioso, como tu dices, para hacerlo sin ningún tipo de prisa y disfrutando de cada pincelada del paisaje.
    Ya te comenté que el Moncayo aparte de lo montañeramente hablando, me parece una montaña muy interesante en cuanto a diversidad botánica, por la variedad de los bosques de sus faldas, este hayedo que nos muestras es un ejemplo de ello.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani, como le digo a Andres, se pueden conectar ambos hayedos, y queda una ruta mucho más completa tanto para hacerla en pie como en bici. La verdad que es una zona donde se pueden ver muchas especies, aunque el rebollar, haya y pinos, sobre todo este último, es el que más abunda. Un saludo

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios