miércoles, 8 de enero de 2014

Ruta circular por los Aguallueves de Anento y Arguilay


Para este puente de reyes, me apetece hacer alguna salida, aunque sea en solitario, como el sábado dan mal tiempo, y el lunes es día de Reyes, aprovecho este domingo para acercarme hasta la localidad de Anento para visitar los Aguallueves de Anento y Arguilay, y de paso echarle un vistazo a la zona, para hacerla con el peque, otro fin de semana. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.


Como hago últimamente, no madrugo, y aprovecho lo mejorcito del día, además ayer por la noche llovía intensamente, y hoy pronostican el día nuboso. De camino hacia Anento,  me cae alguna gota, esperemos que el hombre del tiempo haya acertado, aunque el día está bastante cerrado.

Para llegar hasta Anento, cojo la autovía mudéjar hasta el desvío hacia Lechón - Anento, una vez en Lechón, enlazo con la carretera de Anento durante 6 kilómetros, una vez en Anento dejo el coche en el aparcamiento público que hay junto al campo de fútbol.

Desde el mismo aparcamiento inicio la ruta,caminos unos metros, y me adentro en las coquetas calles de está población zaragozana, hasta que llego a la altura de la Iglesia de San Blas, de estilo románico y construida en el S.XIII, desde aquí giro a la izquierda y comienzo a subir por un largo tramo de escaleras que me lleva hasta lo alto de un tozal de tierra rojiza, donde se encuentra el Castillo, construido entre los S.XII al XV.

La entrada al castillo es libre, así que aprovecho para visitarlo, una vez pasada la muralla, subo a las torres, para contemplar las vistas de la zona, que no están nada mal, aunque al estar metido en un espeso pinar, no se pueden apreciar al 100%.




Visitado el castillo, me acerco hasta el área recreativa situada junto a él, y que se encuentra rodeada de un extenso pinar, unos metros más adelante, llego hasta un letrero donde me indica la dirección a tomar para visitar el Aguallueve de Anento.

Desde aquí inicio un descenso entre bloques de piedras, acondicionado con escalones en su mayor parte, al final de descenso, enlazo con el camino que viene directo desde Anento al Aguallueve, y prosigo, dejando a un lado una pequeña zona recreativa, compuesta por una bonita fuente, y dos largas mesas.

Unos metros más tarde llego a una intersección de caminos, primero cojo el de la derecha, que tras un corto tramo de escaleras, me deja en el Aguallueve de Anento, que es una cascada de agua, recubierta de musgo, que hace que el agua caiga en forma de lluvia.

El Aguallueve se alimenta de varios manantiales, y en su interior se han formando varias grutas, una de ellas, se encuentra accesible, y me adentro unos metros para verla.

El agua proveniente del Aguallueve, se almacena en una pequeña balsa, la rodeo, y aprovecho para realizar unas últimas fotografías.









De vuelta a la intersección, continúo todo recto, hacia el torreón, para ello comienzo a subir por un estrecho sendero, unos metros más tarde, el sendero se amplia, y los últimos metros avanzo por un tramo acondicionado con escalones que me deja en lo alto del cerro.

Una vez superado este tramo, sigo campo a través, por una pequeña senda, hasta alcanzar el Torreón Celtíbero de San Cristóbal, del que no está clara su construcción, pero que se estima que fue por el año 200 a.C. Del torreón apenas quedan cuatro piedras en pie, y ahora sirve para apoyar una antigua paridera. 

Desde aquí la ruta se puede terminar, descendiendo por un camino, que nace pocos metros después y que llega hasta Anento, saliendo una buena ruta para hacerla en familia, como el día aguanta, yo prosigo campo a través rodeando la montaña, hasta que llego a la altura de un repetidor de televisión.




En este punto, desciendo unos metros y cojo una senda, que no aparece en los mapas, pero que en la zona, es conocida, como la senda de los miradores.

La senda, se encuentra marcada con flechas azules, y alguna marca roja, el nombre le viene que ni pintado, ya que en todo momento tengo unas fantásticas y amplias vistas de todo el entorno, en este primer tramo se encuentra el mirador de la Gallarda, con unas buenas vistas de Anento y sus cuevas naturales.

En algunos momento pierdo la senda, pero no tiene mayores dificultades, ya que consiste en bordear la montaña, además está va siempre entorno a los mil metros de altura, así que tan solo tengo que estar atento de vez en cuando al gps.

En una de las muchas revueltas que doy, llego hasta un nuevo mirador conocido como el mirador de la Loma l'Mocico, con unas fantásticas vistas de toda la Sierra de Algairen, la Sierra de Vicor, y la Cantera de las Zorras, donde hay un bonito contraste entre el color rojizo de la tierra y el verde del bosque.





Como pega bastante el viento, sigo mi camino dirección SE, hacia una pequeña zona de bosque, donde voy protegido del viento, en está zona la senda, se encuentra más marcada, ya que se bifurca varias veces, al salir del bosque, llego al mirador de la Paridera l'Vuelta con amplias vistas de la zona de las Canteras, y del Camino de la Rambla de Anento, por donde regresaré más tarde.

A mi paso van saliendo grandes bloques de piedra, que sorteo por donde mejor me viene, la senda va alternando zonas de bosques, con claros, en uno de estos, puedo ver a lo lejos el circo en el que se encuentra el Aguallueve de Arguilay, y la zona recreativa.





Durante un kilómetro más continúo por este terreno mixto de bloques de piedra, y bosque, saliendo de este, llego a la zona superior del circo, conocida como Campo Romanos, que según cuentan es de aquí de donde proceden los manantiales que alimentan los Aguallueves de Anento y Arguilay.

En medio del circo, aprovecho para hacer unas fotografías, desde aquí puedo la zona recreativa del Arguilay, y el camino que voy a utilizar para regresar, sin detenerme mucho, ya que el viento azota con fuerza, continúo unos metros más, hasta enlazar con la Senda l'Campo, donde comienzo a descender de forma suave entre medio del pinar.

La senda en general se encuentra en buen estado, aunque en algunos puntos concretos está algo enmarañada, cerca del final, afronto las últimas rampas, estás si, bastante empinadas, y embarradas, lo que dificulta el descenso.

Una vez abajo del todo, camino unos metros, y llego hasta un cruce de sendas, primero cojo la de la derecha, y enseguida, llego hasta el Aguallueve de Arguilay, mucho más modesto que el de Anento, pero bastante chulo.







Protegido del viento, aprovecho para comer algo, y echar un trago,después regreso al cruce, y sigo recto, por la senda de l'escalerillas, hasta la zona recreativa, donde hay un pequeño refugio, una balsa, y un parque infantil.

Unos metros más tarde la senda se convierte, en un amplio camino, que va entre monte y campos de vid, en este tramo los picos del monte alto y los buitres, me protegen del viento, y comienzo a notar bastante calor.

Un par de kilómetros más tarde enlazo con el camino de la Rambla del Puerto que viene de Baguena, dejo atrás un balsa de regadío, y un par de parideras, hasta que llego a un cruce de caminos, bien marcado, donde me indica que me encuentro a 2 kilómetros de Anento.




Echo un vistazo al Gps, y veo que se me ha hecho bastante tarde, así que tomo el camino de la Rambla de Anento dirección NE, y aprieto el paso. En la misma revuelta, hay una paridera, conocida como Paridera l´vuelta, donde me salen un par de perros a darme la bienvenida, con más miedo que otra cosa.

El camino rural , se encuentra en muy buen estado, ya que sirve para unir las poblaciones de Anento y Baguena, el camino discurre entre campos de cultivo, algunos ya abandonados, y zonas de chopos cabeceros, cerca de Anento, llego a la Balsa Cerrada, y a un peirón decorado con cerámica verde.

En las estribaciones de Anento, me desvío para entrar en la plaza del Pilón, donde se encuentra un bonito edificio construido en piedra, que alberga la oficina de turismo, y una curiosa escultura, que representa al Aguallueve.

Visitada, regresa al camino, y en un par de minutos me planto en el aparcamiento, dando por finalizada esta interesante ruta, que bien merece la pena realizar, y que se encuentra menos de una hora en coche de la ciudad de Zaragoza.







8 comentarios:

  1. Maja vuelta hiciste por los aguallueves.

    ¡Salud¡

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, la corta la reservo para hacerla con el peque, que seguro que le gusta, saludos

      Eliminar
  2. Un pueblo precioso con rincones naturales muy sugerentes. Cuando estuve me encantó. Y tan cerca de la autovía, tan a mano de Daroca. Visita 100% recomendable. ¡Feliz año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ramiro, pues llevas razón, a un paso de Daroca y de la Laguna de Gallocanta, se puede pasar un fin de semana, bien a gusto por la zona, y disfrutar de naturaleza y cultura. Saludos

      Eliminar
  3. Interesante y curioso lugar.
    Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar, la zona merece la pena, y además vi unas pistas bastante buenas para ciclar, saludos

      Eliminar
  4. Hola Eduardo!
    Felicitarte por la ruta. Muy agradecida con todo ese románico y restos arquitectonicos por no de ceir la excelencia del manantial de Aguallueve. Me ha gustado mucho el caracteristico color rojo de la tierra.
    Que dia mas bueno para hacer fotos, intensificando el color!
    Me la apunto.
    Enhorabuena.
    Un saludo,
    Fran

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fran, muy agradecida, y además se puede hacer una ruta de 4 kilómetros, para ir con los niños, el día salió al final bastante bueno, yo pensaba al principio que me mojaba, pero no. Saludos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios