domingo, 27 de octubre de 2013

Pantano de Mezalocha (Ida por la ribera del Huerva, Vuelta por las Planas de Jaulín y La Vallobera)


Aprovecho el cambio de hora, para no madrugar y hacer una salida con la bicicleta, la idea es ir por el Camino Natural de la Alfranca hasta el Toro de Osborno, pero al final no me apetece coger el coche, y decido hacer una ruta algo más exigente, yendo hasta el Pantano de Mezalocha. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.


La ruta la comienzo desde el complejo deportivo de Cuarte de Huerva, desde allí continúo por el carril bici hasta el Monasterio de Santa Fé, y cruzo la urbanización hasta enlazar con el camino de Cuarte.

En unos minutos llego a la población de Cadrete, en el que destaca el Castillo, recientemente restaurando y que está catalogado como bien de interés natural. Sin apenas entrar en Cadrete, cruzo por las afueras, hago la rotanda y cojo el camino hacia María, que en sus primeros metros está asfaltado.

Tras una corta pero pronunciada bajada, comienza la pista de tierra, que me lleva paralelo al cauce del río Huerva, y con vistas al Castillo de Al-Marya. En las estribaciones de María de Huerva, cruzo el río y continúo por el camino de la Huerta Alta, dejando a un lado las antiguas instalaciones de la Yeguada de San Antonio.





La idea era ir por las Planas de Jaulín y regresar por la ribera del Huerva, pero cada vez se está levantando más viento, así que cuando llego a la altura de la marca del PR, cambio de planes y decido hacer la ruta al revés, por lo que giro a la derecha y tomo el camino viejo de Jaulín, que me lleva hasta la carretera comarcal de Fuendetodos.

Por la carretera, desciendo unos metros, hasta llegar a la primera calle de Botorrita ,donde giro a la izquierda, desciendo por ella hasta el final, y hago un nuevo giro a la izquierda, para enlazar con una pista de tierra, que sigo durante unos metros, hasta una granja, donde hago un giro a la derecha para llegar al camino de Botorrita.

El piso se encuentra en buen estado, en algún punto se acumula algo de arena, tras varios sube y bajas, desciendo hasta la población de Mozota.




Sin entrar en Mozota, sigo por un camino asfaltado que sirve de acceso para varias urbanizaciones, cuando estoy llegando a Muel, y antes de cruzar el río Huerva, giro a la derecha y me adentro en el Paseo de las Cortinas, donde puedo ver el antiguo lavadero, un nevero, el castillo donde cae una bonita cascada, y un dique romano.





En este punto, aprovecho para realizar la primera parada del día, tras reponer fuerzas, subo por la cuesta hasta llegar a la Ermita de la Fuente, que tiene en su interior pinturas de Goya.

Desde la ermita, tomo una pista asfaltada que lleva a la urbanización ParqueMuel, unos metros antes de llegar, giro a la derecha y abandono la pista, para proseguir por el camino de la Heredad, por el que pedaleo entre campos de vid y olivos hacia Mezalocha, que ya veo a lo lejos.

Antes de llegar a Mezalocha, giro a la izquierda y prosigo unos metros por un camino señalizado, en subida y no en muy buen estado, que me deja junto al Pantano de Mezalocha, que luce un buen caudal, y donde hay varios pescadores pasando la mañana.





Después de realizar unas fotografías y echar un trago de agua, regreso por el mismo camino durante medio kilómetro, hasta un cruce de caminos, donde tomo el de la derecha para ir hacia Jaulín.

El camino en general se encuentra en buen estado, pero prácticamente desde el primer metro es en subida, a medida que avanzo me voy encontrando con subidas más duras, al final de la primera la cosa se suaviza, y durante un kilómetro voy llaneando.

Pasada la paridera de Jaime, comienzo lo que es sin duda el tramo más difícil del recorrido, una larga y pronunciada rampa con porcentajes del 14%, en el último tramo, el piso está en bastante mal estado, y yo estoy reventado, así que echo pie a tierra y lo subo caminando.






Al final de la subida, llego a una intersección de caminos, todo recto está marcado con una flecha color fucsia, y hacia la izquierda con marcas del PR, así que giro a la izquierda, y a los pocos metros entre campos de olivos, comienzo el descenso hacia Jaulín.

Al principio bajo con precaución, ya que hay bastante piedra, pero a medida que desciendo la pista mejora, y puedo coger una buena velocidad. Llegando a Jaulín, dejo a un lado la balsa de Mezalocha, y una vez dentro de Jaulín, me acerco hasta la Balsa de Jaulín, aprovecho para echarme un refresco en el bar, que hoy el Manolo calienta que da gusto, cualquier diría que estamos casi en el mes de noviembre.






Después del merecido descanso, continúo la marcha, el terreno por el que me voy a mover ahora, es totalmente desconocido, haber que me encuentro y no me meto en una embarcada.

Desde Jaulín, cojo la carretera hacia Botorrita, desciendo el puerto, y justo al final de este, giro a la derecha y enlazo con el camino de acceso a la urbanización MontePinar, donde parece que han hecho una competición, para ver quien pone el chalet más arriba de la montaña.

Este tramo de subida a la urbanización engaña bastante, ya que con eso de que está asfaltado, parece sencillo, pero no paro de subir, al llegar al camino de la Plana, el asfalto da paso a la tierra, y continúo ascendiendo durante medio kilómetro, hasta llegar a las Planas, inconfundibles con su parque eólico.





Una vez en las Planas, continúo recto por la pista principal, sin hacer caso a las otras pistas que salen a mi camino, cuando llego a la altura del Corral del Tío Jesusico, me detengo un instante para echar un vistazo a la zona, ya que me da la impresión que el descenso por el barranco del Montañes, no anda muy lejos.

Como no estoy seguro, y ya las piernas las noto cansadas, decido no jugármela y giro a la izquierda para enlazar con el barranco de la Vallobera, el cual en sus primeros kilómetros se encuentra destrozado, con algunos socabones, que ocupan todo el camino, y que me obligan a ir campo a través.

Pasados estos primeros tramos, desciendo con normalidad entre un pinar, cuando el barranco se abre, la pista mejora ostensiblemente y el descenso se hace algo más pronunciado, por lo que puedo aumentar la marcha.

Al final del descenso llego a la bifurcación del PR, que he cogido esta mañana, con vistas traseras al Castillo de Al-Marya, llego a la población de María de Huerva, y minutos más tarde a la población de Cadrete, con su castillo a lo lejos.

Desde Cadrete, como es habitual, por el camino de Cuarte, hasta el parque municipal, donde doy por finalizada la ruta, que me ha dejado un buen sabor de boca, sobre todo en lo físico, lo que me hace albergar esperanzas de poder realizar otras rutas que tengo pendientes.











6 comentarios:

  1. Entre estos recios páramos casi deforestados,la presencia del agua se convierte en un precioso "oasis".Saludos maño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí lo que predomina es la estepa, ya me gustaría tener esos bosques que hay por tu tierra, saludos

      Eliminar
  2. Viendo esto hasta me parece bonita la comarca del Aranda, pero con unos costerones impresionantes, ya veo que a ti te da igual arre que so. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero hombre Quico, yo pensaba que esta te gustaría, tenemos el río Huerva, el pantano y varias charcas, jaja, saludos crack.

      Eliminar
  3. Hola Eduardo:

    Pues en contra de lo que puedan decir, a mi la zona esteparia, los páramos abiertos y esos paisajes me encantan. Me parecen igual de impresionantes que muchas zonas del Pirineo. Los alemanes, por ejemplo, se vuelven locos.

    Vuelta chula.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge, todo tiene su encanto, sin duda las zonas de agua son más vistosas, pero no hay que menospreciar el resto, por cierto hablando de estepa, el otro día estuve cazando cerca de Alcañiz, terreno similar a este. Saludos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios