domingo, 8 de septiembre de 2013

Circular por los Galachos de Juslibol y el Castillo de Miranda


A última hora del viernes me cambian el cuadrante y me toca fiesta el fin de semana, miramos para ir al pirineo pero dan tormentas así que nos quedamos en Zaragoza. El sábado aprovechamos para salir con los amigos y hoy domingo por la tarde nos acercamos a los Galachos de Juslibol para hacer una ruta con el peque y que descubra este bonito rincón de la ciudad. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.


Nos vamos en coche hasta Juslibol, salimos del barrio, y enlazamos con la pista de tierra, hasta la barrera donde aparcamos el coche.

Desde aquí cojo la mochila, y comenzamos a caminar por la amplia pista de tierra, como hace buena tarde de vez en cuando nos detenemos para contemplar los escarpes de yeso que hay a nuestra derecha.

Pasado un kilómetro desde el inicio llegamos a una bifurcación, justo en el desagüe de la acequia de Juslibol, que este año lleva mucha agua. Después de una breve parada para leer un panel informativo, dejamos un sendero que sale todo recto y continuamos por la pista principal, que después de una corta bajada nos lleva hasta la zona recreativa de los Galachos de Juslibol.






Cuando llegamos a la altura del parque, nos detenemos ya que Adrian quiere jugar un rato, unos minutos más tarde y después de echar un trago de agua en la fuente, seguimos caminando por la pista, hasta llegar al centro de interpretación.

En este punto cogemos un desvío señalizado hacia la derecha, y llegamos a una pasarela de madera, con un pequeño tramo de escaleras, con la que salvamos la acequia de Juslibol. Pasada la pasarela, llegamos a la base de un escarpe, el cual se encuentra acondicionado con peldaños de madera y barandilla.

Comenzamos a subir, Adrían se lo toma con alegría y comienza a subir a toda máquina, alcanzando a un padre y su hijo que habían comenzado mucho antes que nosotros.

Una vez en lo alto del escarpe esperamos a la tardana de mi mujer, que sube resoplando, una vez todos reagrupados, continuamos hacia nuestra izquierda para llegar al mirador de las estepas, desde la que se obtiene una bonita panorámica de la huerta de Zaragoza y de la ciudad.










Después de realizar unas cuantas fotografías, avanzamos unos metros para llegar al mirador de los Galachos, donde hay una bonita panorámica, y desde ya podemos ver el río Ebro, que baja con una caudal considerable, para las fechas en las que estamos.

Desde el mirador, nos queremos aproximar a ver el Castillo de Miranda, así que continuamos por el camino, bajando a una pequeña zona de pinar repoblado, al final de la bajada y trás caminar unos metro más por llano, llegamos al final del escarpe, donde tenemos unas inmejorables vistas del Castillo de Miranda.

No contento con verlo desde lejos, Adrían se empeña en que quiere subir al Castillo, así que retrocedemos unos metros hasta que llegamos a la altura de un barranco, donde nace un sendero, por el que descendemos hasta la base del castillo.

En la confluencia del barranco con un segundo, nos toca echar manos al suelo, y ayudar al peque a bajar, a pesar de que el "puede hacerlo solito", una vez superado, comenzamos a subir al castillo, por un estrecho sendero con algo de patio, por el que vamos con precaución.

Cuando llegamos a la altura del castillo, damos un pequeño rodeado y por fin llegamos a los restos del Castillo medieval de Miranda,del que apenas quedan en pie un par de paredes. El castillo de Miranda fue construido en S.XII y que tuvo una gran importancia estratégica, ya que permitía tener controlada gran parte de la vega del Ebro a su paso por Zaragoza, y debido a su ubicación servía de refugio para la inundaciones y riadas que provocaba el río.










Como no tenemos prisa, en el castillo aprovechamos para hacer una parada y merendar, después descendemos hasta la base del castillo, y para no regresar por el mismo camino, rodeamos la base del castillo y nos adentramos en un corto tramo de bosque, hasta llegar a una pasarela de hormigón  por donde cruzamos la acequia y salimos a un amplio camino que rodea los Galachos.

Desde el camino podemos ver la población de Alfocea, que no dista muy lejos, los primeros metros hay bastante sombra, pero después la vegetación no es tan frondosa y ya nos pega el sol, aunque no es nada molesto y por suerte los mosquitos se están portando.

Cuando llevamos recorrido un kilómetro llegamos a una bifurcación debidamente señalizada, nosotros giramos a la izquierda para enlazar de nuevo con el GR, y unos metros más adelante accedemos de nuevo a los Galachos pero por su parte opuesta a la que hemos comenzado.

La pista principal de los Galachos está bastante concurrida, sobre todo de ciclistas, que aprovechan la buena tarde. En uno de los giros que hace la pista a la izquierda, vemos un sendero en el que indica "mirador del Ebro", así que abandonamos la pista y nos vamos por el sendero para llegar al río Ebro, donde nos detenemos para contemplar sus aguas.

Como la noche comienza a ganarle terreno al día a pasos agigantados, reemprendemos la marcha y retrocedemos hasta la pista principal, trascurridos unos minutos llegamos a la altura de un galacho donde hay un par de personas pescando.











Como el recorrido por la pista es monótono, justo al lado del galacho, nos encontramos con uno de los senderos marcados de los galachos conocido como "sendero del Bosque", lo cogemos y nos adentramos por el interior de una zona con mucha vegetación que discurre entre dos galachos.

El tramo es corto pero muy bonito y enseguida salimos a la altura de la pista principal, justo en el puente de acceso a los galachos, lo cruzamos y no detenemos para ver el carrizal, sin más dilación seguimos caminando y pasamos el puente, llegando a la antigua zona recreativa.

Desde aquí proseguimos por una amplio camino, para llegar al centro de interpretación, donde nos desviamos hacia la derecha para ir al observatorio, en el que nos detenemos un rato para observar las aves.

Cuando llegamos al parque, aprovechamos para jugar un rato y hacer el ganso, después ya con la noche encima, nos dirigimos por la pista hacia el aparcamiento, con unas bonitas vistas de los escarpes con la luz de la luna de fondo, dando por finalizada la ruta.

Al final han sido más de ocho kilómetros que no está nada mal para Adrian, ya que nunca había andando tanto, y la verdad que hemos salido todos muy contentos, porque hemos disfrutrado de la ruta, y no ha habido ni usa sola queja, ni lamento, y eso es buena señal.













16 comentarios:

  1. ¡Qué razón tienes Eduardo, es un rincón estupendo, tanto como desconocido por la mayor parte de los zaragozanos!
    A mi me encanta para recorrerlo a pie, corriendo o en BTT, por suerte no lo tengo muy lejos y puedo disfrutarlo habitualmente.
    A por cierto, ¡si sales en una foto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angel, la verdad que es perfecto para ir con los niños, además desde la Expo, ha pegado un cambio brutal. Yo tengo pendiente alguna ruta con la BTT, si un día me animo, igual te pego un toque, saludos

      Eliminar
  2. Buen paseo familiar Eduardo.
    Qué casualidad, ayer precisamente estaba pensando en acercarme para hacer unas fotos.
    Yo también los tengo cerca y suelo ir bastante por los galachos. Es una gozada tener este espacio natural casi en la puerta de casa.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David, es un sitio fantástico y cerquita de la ciudad, es una pena que mucha gente no lo conozca. El otro día por la tarde, estábamos tan solo siete u ocho coches, saludos

      Eliminar
  3. Bonita ruta. Sin duda uno de los mejores sitios para una escapada rápida desde Zaragoza.
    Muchos ánimos para el pequeño caminante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, el peque la verdad que se porto, siempre hacemos rutas de cuatro o cinco kilómetros, y no las tenía yo todas conmigo, pero como se lo paso bien, y no se aburrió, todo fue coser y cantar, saludos

      Eliminar
  4. ¡Que bien! molan los paseos en familia ¿verdad?, siempre me he fijado en esas familias que van tan "pinchas" por el monte... si algún día tengo críos nacerán con las botas puestas jejeje

    Majo sitio. La verdad es que siempre que uno realmente quiere, puede encontrar sitios para darse buenos paseos por muy grande que sea la ciudad en que se esté. En mi opinión el que no "se airea" es porque no quiere. Eso sí, hay sitios donde el paisaje es más majo que otros... esto lo admito y también admito que soy afortunada de tener la sierra y el piri a tiro piedra.

    Vaya chapa te acabo de soltar! jiji

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pirene, el monte en familia está muy bien, y más cuando ves que el peque se lo pasa bien, cuando se haga mayor igual le gusta o igual no, pero que nos quiten lo bailao. El pirineo está muy bien, pero a veces no apetece meterse una kilómetrada para disfrutar del monte y lugares como los Galachos vienen muy bien. Eso sí este fin de al pirineo que dan bueno y tengo fiesta, saludos

      Eliminar
  5. Hace muchos años que recorrí los galachos de la Alfranca, Juslibol...., con los prismáticos a la caza de aves. Ahora están fenomenalmente señalizados y los caminos muy arreglados.
    8 kilómetros son 8 kilómetros y tu hijo se portó con la caminata. Un campeón.

    Un saludo Eduardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge, ambos galachos no tienen nada que ver ahora con hace unos años, han cambiado una barbaridad sobre todo los de la Alfranca, que estaban que daban pena. El sábado y domingo estaré por Boltaña, si subes a Broto pegame un toque y me acerco un rato, saludos

      Eliminar
  6. Has estado en mi sitio de entrenamiento, ésta semana he subido al Castillo de Miranda 3 veces.......y no me canso nunca de este sitio!!!!!!!!.
    Salud(os)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ruben, estás como un toro, veo que no paras ni entre semana. De lugares como este es difícil cansarse, saludos

      Eliminar
  7. A mi es que estos secarrales para andar no me hacen tilin, para ser sincero ni si quiera la comarca del Aranda me atrae(exceptuando el parque natural del Moncayo). Si hubiera alguna ferrata aun que fuera al sol la cosa cambiaría.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola PM Brea, a mi los secarrales tampoco es que me emocionen de hecho vivo en Cuarte de Huerva y tengo el monte al lado, y apenas voy por esa zona, pero los Galachos es un sitio que merece la pena, es un pequeño oásis en el desierto, saludos

      Eliminar
    2. En esta fecha se hace bien esta ruta??

      Eliminar
    3. Hola Anónimo, salvo que haya llovido mucho en día anteriores, no hay ningún problema en hacer está ruta. Toda va por amplios caminos de tierra, a excepción de la subida y bajada al Castillo. Un saludo

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios