sábado, 16 de junio de 2012

Vía Ferrata de Santa Elena

Después de un largo parón, aprovechamos este sábado, para iniciarnos en el mundo de las ferratas, anuncian buen tiempo, así que decidimos madrugar, para estar pronto.

Para llegar hasta el inicio de la ferrata, debemos pasar la población de Biescas, hasta llegar al desvío de la Ermita de Santa Elena, pasamos el puente y avanzamos unos metros, por una pista asfaltada, hasta llegar a una barrera, que nos impide continuar en coche.


Junto al aparcamiento, se encuentra un puesto defensivo, perteneciente a la famosa línea P, un poco más abajo, tomamos el sendero balizado como PR-HU78, que nos lleva en un par de minutos hasta el inicio de la vía ferrata.



La ferrata esta compuesta por seis tramos, los dos primeros bastante cortos, pero verticales, aunque al tener buenos apoyos, no presentan ninguna dificultad.



La distancia entre grapas, es corta, no hay que hacer apenas esfuerzos, y en algunos tramos tenemos cadenas para ayudarnos, la verdad que la ferrata se puede hacer sin equipación, pero más vale prevenir que luego tener que lamentar.


En algunas ocasiones, el cable de vida, va cambiando de lado, algo que sin ser perjudicial, nos hace perder algo de tiempo.




Los últimos tramos son algo más largos, aunque la dificultad, que de por si es baja, lo es aun más, ya que se mezclan tramos de grapa con otros en los que tan solo debemos caminar.


Un último esfuerzo, para llegar al final de la ferrata, desde allí continuaremos andando por un amplio sendero que nos lleva hasta un antiguo Fortín del S.XIX.




Una vez lo visitamos por fuera, tomamos un sendero que parte desde allí, que nos adentra en el interior del bosque, y que nos lleva hasta la pradera donde se sitúa la Ermita de Santa Elena, que fue construida entre los años 1221 - 1484, donde se pueden apreciar los estilos Mozárabes, Góticos y Barrocos.


La zona de la Ermita, esta muy bien para ir con niños, ya que cuenta con una fuente, que más abajo se convierte en una cascada y una zona de picnic con mesas.


Justo detrás de la Ermita se encuentra la Casa de Santa Elena.


El descenso lo realizamos por la pista de tierra, que pasa junto al mirador de Santa Elena y cerca del Dolmen de Santa Elena, que nos lleva en poco más de 10 minutos de nuevo al aparcamiento. Después de comer algo cogemos el coche y nos dirigimos hacia Broto, donde realizaremos la Vía Ferrata de la Cascada del Sorrosal.


Vistas desde el Mirador de Santa Elena




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios