sábado, 9 de julio de 2011

Balneario de Panticosa - Garmo Negro (3.051 m.)

Hasta la fecha no había hecho ningún tres mil, como objetivo para este año tenía previsto hacer por lo menos uno, entre los más accesibles están el Garmo Negro, Robiñera y Taillón desde la parte francesa, de entre los tres me decanto por el Garmo Negro, ya que es el más cercano a Zaragoza. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.
 

Para esta ruta me acompaña José Ángel, como casi en su totalidad discurre por zonas sin vegetación, madrugamos y a eso de las ocho y media nos plantamos en el aparcamiento del Balneario de Panticosa.

Desde allí comenzamos a caminar, pasamos junto al ibón de Baños, y llegamos hasta el inicio del bosque, desde el que parten varios senderos, nosotros seguimos el que se encuentra balizado con un hito, y comenzamos a ascender, a los pocos minutos llegamos a un templete, en el que se encuentra una fuente en su interior, echamos un vistazo, y proseguimos la marcha, que esto acaba de comenzar.

Entre que acabamos de empezar, y estamos en una zona de bosque, vamos subiendo a buen ritmo, a pesar de que en apenas media hora, ya hemos ganado casi trescientos metros de desnivel.

El sendero va haciendo continuas lazadas, en una de ellas, entre medio de los árboles, vemos a lo lejos un bonito torrente de agua, unos metros más tarde salimos del bosque, y llegamos a la Mallata Baja de los Argualas, desde la que tenemos una amplia visión de la ascensión, y en la que podemos ver que delante nuestro tenemos un numeroso grupo.






El día está despejado, pero como todavía es pronto se camina bastante bien, el sendero sigue zigzagueando pero aquí la subida es más suave, chino a chano damos caza al grupo, que por lo visto han venido de Madrid, a mano derecha podemos ver un bonito torrente de agua, que para ser julio lleva bastante caudal.

Enfrente nuestro tenemos las cumbres del Argualas, Garmo Negro y Algas, hacemos un pequeño alto en el camino para echar un trago de agua y aprovecho para realizar unas fotografías de la flora de la zona, entre las que destacan la Phyteuma Orbiculare, Gentiana Verna y Adonis Pyrenaica.

Después de la parada, continuamos nuestro camino, cada vez la subida se hace más dura, tras superar un corto tramo de rocas, llegamos hasta la Mallata Alta, donde tenemos tres alternativas para subir.









A la izquierda podemos subir por el barranco del Argualas, por el centro por una canal bastante empinada o por la derecha por hacia collado de Pondiellos.

El grupo de Madrid en este punto se divide, unos se van hacia el barranco de Argualas, y otros por la canal, nosotros decidimos subir por la canal, y darle un punto más de diversión a la ascensión, por la canal baja agua, pero tampoco excesiva, las trepadas son sencillas, y hay muy buenos puntos de apoyo tanto para pies como para manos.

La elección ha sido todo un acierto ya que nos lo hemos pasado en grande, y además hemos ganado desnivel rápidamente, las vistas desde aquí son fantásticas y tenemos una amplia panorámica de todo el valle.



Desde el final de la canal, giramos a la izquierda, y continuamos por una zona herbosa, cerca de la pared del Garmo Negro, dirección al circo de Argualas.

No muy lejos de circo, llegamos a una pedrera, donde el sendero se difumina en muchos tramos y vamos guiándonos con los hitos que hay colocados cada pocos metros, al final de la pedrera, atravesamos un nevero, que sorteamos sin mayores complicaciones, ya que se encuentra bastante pisado. 



Pasado el nevero, nos unimos con el sendero de ascenso que viene de los Argualas, continuamos rectos dirección al collado de Argualas, y sin llegar a este giramos a la derecha y comenzamos el ataque final a la cima del Garmo Negro, que sin duda es la parte más difícil de la ruta, ya que es una fuerte pendiente con pedriza, que nos hace dar dos pasos adelante y uno atrás.

Después de tres horas y media desde el Balneario, hacemos cima, las vistas son increíbles, amplias, el día está despejado y tenemos una amplia panorámica de la zona, en los que destaca  el Midi d'osseau, los infiernos, los ibones de Pondiellos y el Vignemale.

Aprovechamos para hacernos una foto en la cima, con el macizo del Vignemale de fondo y otra con la marmolera de los infiernos, e iniciamos el descenso, ya que hace mucho frío. Una vez llegamos a la intersección de caminos, decidimos continuar rectos por el camino de subida en invierno, y metemos la pata hasta el fondo, ya que no hay un sendero definido, y prácticamente toda la bajada la hacemos saltando de roca en roca, por lo que acabamos con las rodillas molidas.

Después de siete horas llegamos al aparcamiento, nos acercamos al Refugio de la Casa de Piedra, para tomarnos una cerveza, y vuelta a Zaragoza.


2 comentarios:

  1. Que buena pinta tiene esta ruta, me encantan las flores que se pueden ver. Habéis llegado muy alto y la verdad mereció la pena. Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena descripción!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios