domingo, 19 de septiembre de 2010

Ruta Circular por los Mallos de Riglos (Riglos-Collado del Mallo Fire-Campo de As Articas-Collado de San Román-Riglos)

Mallo, es un vocablo aragonés que significa Mazo, los Mallos de Riglos son junto con el Naranco de Bulnes, dos paraísos para los escaladores, dada la gran variedad de vías abiertas, nosotros como de escalar no tenemos ni idea, vamos a realizar hoy una ruta circular por los Mallos y su entorno. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.



Dejamos el coche, en el aparcamiento que se encuentra ubicado a la entrada del pueblo, a tan solo unos metros nos encontramos con un gran panel donde nos indican varias rutas a realizar por la zona, le echamos un vistazo por curiosidad, por que nosotros tenemos claro la ruta a realizar.

Seguimos la marcha y atravesamos el pueblo hasta llegar a la pista, que se encuentra junto a la base del Mallo Pisón, nuestro objetivo en este primer tramo es seguir el tramo balizado como GR-HU98, identificado con una bandera de color blanco y amarillo.


A unos 200 metros llegamos a un desvió, a mano izquierda baja al rió Gallego con el mismo final pero con diferente recorrido en su inicio, nosotros cogemos el que sigue recto, el camino cambia de repente y pasamos de una amplia pista a una senda algo estrecha, pero en la que caben dos personas al mismo tiempo, el terreno es abrupto y con vegetación baja donde destaca el boj, un árbol típico del Pirineo

Comenzamos a ascender, junto al Mallo Fire, la subida es sencilla, y además al ir pegados a la pared del Mallo, hay sombra, cosa que se agradece. Tras la subida llegamos al Collado del Mallo Fire, un paso de gran belleza, ya que discurre entre los mallos Fire y Pisón.


Seguimos ascendiendo, la senda es estrecha, pero no hay sombras, tan solo vegetación baja, llegamos a lo más alto del collado, un poco apartada del camino podemos ver la fuente de Fuen d’o Mallo Torcido en la que apenas cae agua.

Nos detenemos un instante para contemplar la amplia panorámica que tenemos desde este lugar, con la Peña Rueba al fondo y el río Gallego con sus aguas azul turquesa.


Continuamos nuestro camino, hasta llegar al Collado de As articas, aquí de nuevo, realizamos un tramo de subida, hasta llegar a un desvío, tomamos el sendero a mano izquierda, que se encuentra marcado en una piedra, con las marcas blancas y amarillas, del pr.
 
Seguimos por el sendero balizado, este nos lleva en un ligero descenso a una zona de bosque quemado, debido a un incendio en el año 2008, donde se quemaron varias hectáreas.
 
El sendero es estrecho y varios árboles se cruzan en nuestro camino por lo que vamos sorteándolos como podemos, haciendo una pequeña yincana.

Al final del sendero, llegamos a un cruce de caminos, nosotros abandonamos el pr, giramos a la derecha, y enlazamos con una amplia forestal, que en una ligera subida nos lleva por medio de un pinar.

Después de varios giros, salimos a una zona despoblada, donde comienza una larga y pronunciada subida, en este punto el sol empieza a calentar, aprovechamos para realizar una parada a la sombra de un solitario pino.

Tras hidratarnos, y comer algo, continuamos por la pista hasta llegar al Collado de Santo Román, donde hay una encrucijada de caminos y senderos bastante mal señalizada. La pista por la que vamos sigue recta hacia Loarre, después sale un camino que va paralela a esta, y por último parte un sendero dirección hacia los mallos.

Como no está muy claro, decido investigar un poco por el sendero, avanzo unos metros y enseguida veo un hito, además viendo que este se dirige hacia los Mallos, decidimos continuar por este y unos metros más adelante, vemos que la elección ha sido acertada.







El sendero es estrecho, con el piso con algo de piedra, pero caminamos por el bastante bien, al final de este llegamos al Refugio Roseta. Tras echarle un vistazo, seguimos unos metros más hasta una bifurcación, donde parten tres caminos, primero seguimos rectos para ver el Mirador del Bentuso desde el que tenemos unas vistas espectaculares del terreno, con los Mallos, el rió Gallego y los pueblos de Murillo y Ayerbe como telón de fondo.



Desde el mirador, volvemos sobre nuestro pasos hasta la bifurcación, cualquiera de los dos senderos nos lleva hasta Riglos, pero nosotros tomamos el de la izquierda para descender por el barranco de los Clérigos, que se encuentra balizado con marcas azules.

El descenso es bastante pronunciado, y con algo de tierra, lo que nos obliga a descender con precaución, de vez en cuando salen a nuestro paso otros senderos, y en unos de ellos nos desviamos para ver la Fuente del Fraile, que se encuentra a escasos metros del sendero principal.

Al final del descenso, nos desviamos a la derecha, para enlazar con una amplia pista por donde transcurre el GR-1 con sus características marcas blancas y rojas. Siguiendo la pista enseguida llegamos a las estribaciones de Riglos, donde pasamos junto a una fuente y una vez en Riglos, nos acercamos a la Iglesia de Nuestra Señora de los Mallos del S.XVII, en la que hay un mirador, después descendemos por las calles de Riglos hasta el aparcamiento donde damos por finalizada la ruta.





1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios