lunes, 19 de agosto de 2013

Vía Verde del Tarazonica


Hasta el miércoles no se si voy a tener fiesta el viernes, por lo que decidimos quedarnos el puente en Zaragoza, el viernes y sábado lo dedico a la familia, y hoy domingo aprovecho para realizar alguna actividad.

Como es habitual, la lista de pendientes cada día es mayor, en esa amplia lista, está la Vía Verde del Tarazonica, y hoy es un buen día para realizarla. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.

 
La vía del Tarazonica fue construida en el año 1885, para unir las localidades de Tarazona y Tudela, debido a su lentitud en la zona era conocido como Tarazonica o Escachamachas,en el año 1853 renfe ensancho sus vías, pero en 1972 se cerro después de que los autobuses y los camiones, le ganarán la partida, veinte años más tarde la vía se transforma en Vía Verde. 

A las ocho salgo de Cuarte, y en una hora me planto en Tarazona, la vía no está indicada en la carretera, pero es fácil encontrarla, justo cuando paso la gasolinera de Cepsa, giro a la derecha y continúo por una calle nueva, que me lleva hasta una rotonda, de la rotonda desciendo por la calle Ciudad de Teruel, hasta donde se une con la avenida de la Estación, donde aparco el coche.

En la unión de calles, se encuentra la antigua estación de tren de Tarazona, reconvertida en centro cultural, desde este punto doy inicio a la ruta, continúo durante doscientos metros por la avenida de la estación y giro a la derecha para enlazar con la pista de tierra de la vía verde del Tarazonica.

Por la pista, además de la vía verde, pasa el camino natural del agua Soriano y el camino de la Veracruz, los dos primeros kilómetros son bastante cómodos, ya que voy pedalenado por la vega del Queiles, y campos frutales, lo que me ofrece bastante sombra y frescor.

Pasado el primer tramo, la sombra desaparece, aunque al ser temprano el sol, se puede aguantar, la pista se encuentra en buen estado, aunque intento circular siempre por la derecha que es de tierra, ya que la zona de la izquierda es de zahorra compactada, y la bici no para de botar, y lo único que puedo obtener es algún pinchazo.

A lo largo de la vía, voy pasando por varias áreas de descanso, aunque con las paradas que hago para hacer fotografías tengo más que suficiente.





Tras pasar por debajo de un puente, perteneciente a la antigua vía, llego a la estación de Malón, que cuenta con una pequeña zona de descanso con fuente.

Después de una breve parada, continúo por la pista, aunque apenas se nota la pista va en una ligera bajada, y además sopla a favor una ligera brisa, lo que me hace pedalear a buen ritmo, llegando a la estación de Túlebras, ya en suelo navarro.

La estación de Tulebras se encuentra habitada por una familia, y es un buen punto en el que detenerse a la vuelta, ya que cuenta con una bonita zona de descanso junto al Queiles, y se encuentra en el punto intermedio de la vía.



La vía se encuentra muy bien señalizada, cada kilómetro está marcado y en todas las estaciones hay paneles informativos, con la duración aproximada tanto a pie como en bicicleta al siguiente punto de interés. Siguiendo la pista me adentro en una zona de olivos, y casi sin pestañear llego a la estación de Cascante, que al igual que el resto se encuentra en mal estado, con signos de vandalismo (It´s Spain)

Casi sin detenerme, prosigo por la pista, a medida que me acerco a Tudela vuelven hacer acto de presencia, el agua y los campos de cultivo, así llego a la estación de Murchante, donde está previsto que se rehabilite como albergue.

Siguiendo la vía, paso por debajo de un viaducto que me permite salvar la autopista y cruzo el canal de Lodosa, que lleva un buen caudal.

Nada más cruzar el canal, llego hasta una pasarela metálica, que salva la carretera, la pasarela tiene una dura pero corta subida, y en lo más alto, me detengo para echar una ojeada al entorno, trás descender la pasarela, llego hasta una escultura del tren del 
Escachamachas, nombre que lleva la Vía Verde, que se inicia en Borja.

Tras una larga recta, paso por debajo de un nuevo viaducto, que salva la autovía, la tierra desaparece y el asfalto hace acto de presencia, después de un giro a la izquierda, llego a la actual estación de tren de Tudela, y unos metros más adelante a las afueras de Tudela, donde me detengo y doy medía vuelta.El regreso lo hago por el mismo camino, y aprovecho para detenerme en el área recreativa de Tulebras. 

Al final han salido cuarenta y dos kilómetros en dos horas y medía con una parada de diez minutos y otras tantas para fotografiar, sin duda en dos hora se puede hacer perfectamente y para el que solo haga la ida, mi recomendación es hacerla comenzando desde Tudela, ya que es algo más difícil, pero se tienen todo el rato vistas al Moncayo.








4 comentarios:

  1. Hola Eduardo:

    Las Vías Verdes me encantan. No soy un gran ciclista y me facilita mucho la vida moverme por pista en buenas condiciones. Me encanta visitar estaciones abandonadas y todo lo que rodea el ferrocarril. Muy chula tu salida.

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge, la ruta es sencilla, casi sin desnivel, y eso que a la vuelta ya las piernas se me cargaban. Si tienes la posibilidad de acercate por esta zona, merece la pena, se puede hacer solo o en familia, y además esta muy transitada, tanto a pie como en bici. Da gusto ver como algo que se hace para la gente, se le saque partido, Saludos

      Eliminar
  2. No conocía esta vía verde, pero de todas formas pese a apetecerme me da que va a ser que no, ya que me faltan horas para llegar a todo. Cada día tengo la bici mas abandonada, y pensar que hace 10 años lo único que había subido a pata eran las escaleras del bar.
    ¿sera la crisis de los 50?.

    A partir de septiembre creo que no me darán mas la brasa ningún fin de semana, exceptuando el 7 y 8 que mi club de montaña realiza la anual concentración de escaladores en Calcena (no es que yo sea escalador, tan solo aficionado) el resto puedo tener libre, si te viene bien algún día me avisas y preparamos.
    Aprovechando los días que pasé en Broto me acerque a Graus a realizar la ferrata y es muy recomendable, no me parece de tan iniciación como dicen, pero es muy corta. Yo la subí y destrepe 2 veces porque era la hora de comer y detrás de mi ya no venia nadie. Ir de propio es algo exagerado, pero si te cae de paso merece la pena.Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, como va todo. La vía verde este bien, sobre todo ahora en otoño, que no penga tanto calor. La semana que viene me darán el cuadrante de Septiembre, ya te diré los fines de semana que tengo libre, aunque me da que serán pocos. El otro día vi en wikiloc, que habías hecho la de Graus. Este fin de semana, he estado con la familia en Roda de Isabena, y he hecho la vía ferrata de Foradada del Toscar, que me ha parecido sensacional, la pena es que se me ha hecho tarde y no me ha dado tiempo para hacer la de Graus, y ya de vuelta a Zaragoza, me ha parecido mal parar y dejarlo en el coche. Estamos en contacto, saludos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios