jueves, 26 de junio de 2014

Parque Warner Madrid






Hace ya un tiempo que teníamos pensado acercarnos hasta el Parque Warner Madrid, ahora que Adrián ha crecido y supera el metro treinta y dos centímetros, que piden en muchas atracciones, es hora de hacer realidad está pequeña aventura.

Así que antes de que el calor se haga insoportable, este fin de semana, nos acercamos, como campo base utilizamos el Hotel Hidalgo, en la población de Esquivias, a unos veinte minutos en coche del parque (Habitación triple AD 43 €).

Para aprovechar el viaje, vamos directos desde Zaragoza, las entradas las compramos directamente en las taquillas del parque, para aprovechar una promoción de Danone, en el que hacen un 50% en el precio de las entradas (hasta 5 personas), en total 60 €.

A pesar de estar a finales de Junio y ser sábado, apenas estamos diez minutos en la cola, accedemos al parque y entramos en Hollywood Boulevard, donde se mezclan las tiendas de souvenirs, con los restaurantes y edificios emblemáticos, como el Teatro Chino, que más tarde visitaremos.

Al final del Hollywood Boulevard, tenemos varias opciones, para seguir el recorrido, y no dejarnos nada, continuamos hacia Movie World Studios, donde nos detenemos en la atracción del Cine Tour, para dar un paseo en un coche clásico de los años treinta, con el que visitamos California.

Después de este primer contacto con el parque, nos acercamos hasta el Oso Yogui, donde en "teoría" montados en una barca jugamos a mojar al resto con pistolas de agua, el día es caluroso, y está bien para refrescarnos, una vez en faena, la cosa cambía, ya que por todas partes salen chorros de agua, y acabamos literalmente empapados.

Junto al Oso Yogui, se encuentra la atracción de Stunt Fall, una de las más importantes del parque, sus datos ya de por si estremecen, 65 metros de altura, y hasta 115 km/h.

Como el peque no puede por altura, y mi mujer, pasa olímpicamente de semejante locura, me monto solo, en poco más de diez minutos estoy montado en el trasto, antes de empezar y viendo todo lo que me va a venir, uno piensa "que cojones hago yo aquí", pero ya no hay remedio.

La atracción es como un boomerang, primero retrocedemos hasta ponernos totalmente vertical, y para abajo, "sin comentarios", el resto con la velocidad que pilla, es coser y cantar.



Oso Yogui

Stunt Fall

"Disfrutada" esta última atracción, abandonamos la zona de los estudios, y nos adentramos en el Mundo de los Superheroes, donde destacan dos figuras, Superman y Batman.

Como es normal, cada uno cuenta con su propia atracción, nosotros primero vamos a la de Superman, que es una montaña rusa donde se cogen velocidades de más de 100 k/h. Como el peque da la altura y apenas hay diez minutos de fila decidimos montarnos.

Una vez en marcha, cuando comenzamos a subir, empezamos a vislumbrar toda la atracción, y nos quedamos perplejos con lo que nos espera, sobre todo por el peque, la primera bajada con 55 metros de altura, es mortal y nos levanta de los asientos, el resto a pesar de ser espectacular al ir tan deprisa, no da tanto yuyu.

Una vez finalizada, le preguntamos al peque, que tal, ya que no hay dicho palabra en todo el rato, sus impresiones son, en la bajada me he cagado, el resto bien ..., pero una vez en la tienda vemos el vídeo, y vamos, cagado todo el camino, y no me extraña, porque si lo llegamos a saber se queda en tierra.

De nuevo en la calle, nos dirigimos hacia la atracción de Batmán "La Fuga", donde mi mujer y Adrian deciden esperarme mientras yo me monto. La atracción es una montaña rusa, con una primera bajada de 31 m y una velocidad de 83 km/h.

Como en el resto de atracciones, tan solo me toca esperar unos diez o quince minutos, una vez probada y comparada con la de Superman, la verdad que está es bastante suave, y no me ha terminado de gustar.




Después de probar las atracciones más potentes del parque, nos dirigimos hacia la zona del Old West Territory, muy bien ambientada en el lejano Oeste, aquí las principales atracciones son acuáticas, pero como con la del Oso Yogui, ya hemos tenido agua para todo el día, y ambas atracciones se pueden encontrar en el parque de atracciones de Zaragoza, pasamos de ellas.

En esta zona disfrutamos de Los Carros de las Minas, una atracción bastante suave, y clásica, ya que son las típicas tazas que hacen fuertes giros de izquierda a derecha, pero que a los niños les encantan.

Desde allí nos digirmos hacia la atracción Coaster - Express, que no deja de ser una montaña ruta con la peculiaridad de estar construida en madera, y que según el parque es la más larga de Europa. 

Como está atracción no tiene ninguna cosa rara, y el tiempo de espera no es ni de cinco minutos, nos montamos los tres. La verdad que la atracción no tiene ninguna gracia, y como dice mi mujer, es una destroza espaldas, ya que vas muy deprisa, y dándote golpes de un lado a otro, en resumen la estampida de Port Aventura, pero en cutre.



Se va acercando la hora de comer, antes de ponernos a buscar un restaurante, nos pasamos por la última zona, la Cartoon Village, dedicada a las familias, y a los más pequeños.

Nos montamos en la aventura de Scooby-Doo, donde nos lo pasamos pipa disparando a las dianas, ya un poco cansados, el peque aprovecha para montarse solo, y disfruta en los cohetes espaciales,  y los helicopteros.

En esa misma zona se encuentra el Cartoon Café, donde disponen de menú infantíl, y otro para adultos con varios primeros, segundos y postres. La comida es de batalla, pero ya sabemos que la comida en estos sitios no es su punto fuerte.

Para reposar nos acercamos hasta el Teatro Chino, donde proyectan una película en 3D, después nos acercamos de nuevo a la zona de Cartoon Village, y pasamos probando el resto de las atracciones de la zona, que se encuentran caracterizadas con los principales personajes de la Warner, como las Montañas Rusas de Correcaminos Bip Bip, Tom & Jerry, o la Escuela de Conducción Yabba-Dabba Doo.

Casi sin enterarnos, se ha hecho de noche, para ir a cenar al hotel es tarde, así que nos comemos una pizza en Valentino´s, más tarde nos hacemos unas últimas fotografías con los personajes de la Warner, y ya por Hollywood Boulevard, nos vamos, cansados pero contentos de haber disfrutado el día, y con la suerte de no tener que hacer largas filas de espera, que es lo peor que pasa en este tipo de parques.

Escuela de Conducción Yabba-Dabba Doo






jueves, 12 de junio de 2014

Anillo Verde Norte de Zaragoza


Para el domingo teníamos previsto acercarnos hasta Purujosa, para realizar el Barranco de Valcongosto, a última hora tenemos que cancelarlo, así que busco un plan B, el Anillo Verde Norte de Zaragoza. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.



El día amanece soleado, a pesar de ello no madrugo, ya que es una actividad que me va a llevar un par de horas, a eso de las once de la mañana me planto en el aparcamiento de las Playas del Parque del Agua.

En este punto se encuentra el kilómetro 0, subo una pequeña rampa, cruzo el antiguo recinto de la Expo, donde ahora se encuentran los juzgados, y enlazo con el carril bici de la Avenida Pablo Ruiz Picasso, por la que pedaleo durante unos metros dirección E, hasta que llego a la Avenida de Ranillas, por la que continúo paralelo al cauce del río Ebro, dejando a mi derecha la Pasarela del Voluntariado, el Parque de Macanaz, y el Azud del Ebro.




Cuando llego a al altura del Parque de Oriente, el carril bici se termina, y da paso a un camino de tierra, que me lleva paralelo al cauce del río Gállego, que desemboca en el Ebro, unos metros más adelante.

Como es tarde y a pesar de calor, me encuentro bastante gente por el camino, unos en bici, otros corriendo, y algunos caminando, en un determinado punto, el camino se encuentra derrumbado, debido a que las aguas del Gállego pasan al lado, subo unos metros, y continúo cercano al cauce del río, hasta que llego al Parque del Gállego, donde cruzo por la Pasarela de Santa Isabel a la otra margen del río.

Ya en la otra margen, dejo atrás la ciudad, paso por las estribaciones del barrio de Santa Isabel, y cruzo un corto tramo asfaltado, hasta enlazar con un amplio camino de tierra, por el que paso por debajo del puente de la Autopista A-2, hacia Montañana dirección N.

El camino se encuentra en buen estado, paso junto al Club Hípico La Isla, el Campo de Fútbol Gran Capitán, y la Torre de los Ajos, donde se ha construido un parque, que se encuentra prácticamente vacío, como la mayoría que se han construido en el extrarradio de la ciudad, con la idea de conseguir ser capital verde europea, pero claro, hacerlos para que nadie los disfrute ...




Nada más pasar el parque, llego hasta la Pasarela de San Juan de Mozarrifar, por la que paso a la margen derecha del río Gállego, donde un grupo de niños se están bañando. En este punto existe la posibilidad de acercarse hasta el Azud del Urdán, entre la ida y vuelta son unos seis kilómetros más, como hace bastante calor y llevo poca agua, mejor continúo por el anillo verde.

Ya de regreso a Zaragoza, voy por la margen derecha del río dirección S durante los primeros metros, y más tarde SE, paso junto al Campo municipal el Gállego, y poco después por debajo de las vías del tren, donde el camino se encuentra completamente encharcado, y me pondo de agua hasta los tobillos.

Nada más pasar, me desvío hacia la derecha, y prosigo paralelo a las vías del tren, durante casi un kilómetro hasta que llego a la carretera que une Zaragoza con San Juan de Mozarrifar.




Por ella pedaleo durante poco más de cincuenta metros, y enseguida tomo un desvío a mano izquierda que continúa paralelo a las vías durante setecientos metros. 

Ya con vistas a la ciudad, sigo dirección SO, paso nuevamente por debajo de las vías del tren, que se encuentra encharcado y con barro, y continúo dirección S, por detrás del hospital del Royo Villanova y paralelo a la acequia del Rabal.

En las estribaciones de Zaragoza, me adentro en el polígono Industrial de Molino del Pilar, salgo al camino de los Molinos, y de allí a la Avenida Alcalde Caballero, por la que pedaleo unos metros, hasta enlazar con el carril bici, que comparte espacio con la Cañada Real de Huesca.

Cuando estoy a la altura de la Clínica MAZ, giro a la izquierda hacia la Avenida Pirineos, que salvo por un paso elevado, que me permite llegar hasta el Barrio de Parque Goya 2, que se encuentra en fiestas.

Una vez aquí, pedaleo por el carril bici, paralelo a la Avenida Pirineos (Autovía A-23), para enlazar con la ampliación de la Avenida de Ranillas, que me lleva entre el Campus Universitario y el barrio de Juslibol, nada más pasar este último me adentro en el parque del Agua, que rodeo, hasta el aparcamiento donde cierro el anillo.






miércoles, 4 de junio de 2014

PR-HU99 Peña del Sol y Mirador de los Buitres desde Sarsamarcuello, regreso por el Sendero Os Fills y el GR-95


Hace algo menos de un año, nos acercamos en coche hasta el Mirador de los Buitres, para hacer la vía ferrata de Cubilillo Os Fills. Como siempre que hacemos una actividad, voy sacando nuevas ideas, y ví que está zona daba actividades muy variadas, así que hoy aprovechamos para acercarnos hasta Sarsamarcuello y subir hasta el mirador de los Buitres, recorriendo el PR-HU99. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.


 
Como suele ser habitual, a mi mujer se le pegan las sábanas, se levanta casi a las nueve de la mañana, nos vamos a Zaragoza a dejar al peque en casa de mis padres, y de allí nos vamos hasta Ayerbe, donde compramos pan, y algo de bollería.

Después cogemos la carretera que sale junto a la gasolinera, hacia Sarsamarcuello, y que ya nos indica "El Mirador de los Buitres", una vez en Sarsamarcuello, dejamos el coche en la zona alta del pueblo, junto a una zona de abastecimiento de agua, formada por una fuente, un lavadero, y un pequeño merendero.

Justo aquí, vemos un panel donde parten el GR.1, GR.95 y el PR-HU99, siendo este último el que nosotros vamos a seguir, durante los primeros metros, todos comparten el mismo camino, pero enseguida, nos desviamos hacia la derecha, dirección NO, dejando a un lado el GR.1 que va hacia Linas de Marcuello.

Casi a continuación, y sin trazas de sendero, giramos de nuevo a la derecha, continuamos campo a través, siguiendo las indicaciones del gps, transcurridos cinco minutos podemos ver un poste en el suelo, con las clásicas marcas blancas y amarillas del pr.

A partir de aquí el sendero es claro, amplio, y en continua subida, pasamos cerca de un espeso pinar, hasta que alcanzamos la Sarda del Vedao, donde la pendiente se suaviza, e incluso hay un corto tramo de llaneo, ya con vistas a la Peña del Sol.




Al final de la Sarda del Vedao, cruzamos la pista que viene desde Loarre, pasamos al otro lado, y continuamos subiendo por el sendero entre matorral bajo, dirección N.

A medida que nos vamos acercando a la cima de la Peña del Sol, nos damos cuenta del porque su nombre, el Lorenzo hoy está pegando de lo lindo, y no quiero imaginarme el calor que tiene que hacer aquí en el mes de Agosto.

Desde que hemos salido de Sarsamarcuello, no hemos parado de subir, a medida que avanzamos el sendero se va cerrando y la subida se hace más pendiente. Mi mujer que apenas viene a caminar, lleva ya un rato quejándose de que es demasiado para ella, y yo la voy animando, con lo clásico "ya queda poco", "cinco minutos más" ...

Después de múltiples paradas para que descanse, llegamos la Collada Espaldadero, donde hay una amplia pista, y se ven varios puestos de caza, nosotros giramos a la izquierda, dirección NO.




Nada más superar una suave y corta subida, mi mujer se queda descansando, y yo me desvío a la izquierda para ascender a la Peña del Sol. A unos metros de la pista, hay un panel que indica el camino a seguir, pero se encuentra tirador en el suelo, como no pesa mucho lo coloco en su sitio, y continúo hacia la cima, siguiendo los hitos colocados cada pocos metros, hasta alcanzar un sendero, que me deja en apenas cinco minutos en el vértice geodésico de la Peña del Sol.

Como suele ocurrir, en estás cima solitarias, son excepcionales miradores, desde ella, tengo una amplia visión de la Sierra de Guara, y en especial de la Hoya de Huesca.






Realizadas las pertinentes fotografías, regreso sobre mis pasos hasta la pista donde me espera mi mujer, y continuamos dirección O, por la pista con vistas a los Mallos de Riglos.

Al final de la pista, llegamos a un cortafuegos, la bajada es bastante pronunciada, aunque el piso se encuentra en buen estado, así que decendemos con precaución. A lo largo de todo el descenso vemos muchos banderines, que son de una carrera de trail, que hacen por la zona, algo que a mi me cabrea bastante, ya que el monte hay que dejarlo como estaba, e igual que los han colocado, después hay que quitarlos.

Finalizado el descenso, llegamos a un collado, justo aquí vemos otro poste del pr, y las marcas blancas y amarillas, que nos indican que hemos de girar a la izquierda, así que como somos unos mandados, aquí enlazamos con un estrecho sendero dirección SO, entre motorral bajo, que nos deja en la pista principal de acceso al Mirador de los Buitres.




Junto a la pista, nos detenemos para ver la Ermita de San Miguel, contruida en el S.XII, de estilo románico tardío, y de la que solo queda en pie, su abside.

Desde ella, enlazamos con el GR.1, por el que caminamos durante trescientos metros, hasta que llegamos a la Iglesia de nuestra Señora de Marcuello, contruida tambien en el S.XII, de estilo románico, y que formaba parte del Castillo.

La iglesia se encuentra cerrada, así que nos acercamos a un pequeño mirador que hay junto a ella, y donde podemos ver parte del recorrido que nos queda.

Ya de vuelta a la pista, me acerco hasta los restos del Castillo de Marcuello, donde tan solo queda en pie la torre.






De nuevo en la Ermita de San Miguel, aprovechamos para hacer un alto en el camino, y almorzamos, después continuamos por la pista y en poco más de cinco minutos nos plantamos en el Mirador de los Buitres, donde hay un pequeño refugio de Icona.

Nos quedamos un rato observando las distintas especies que vuelan por la zona, y contemplando las amplias vistas que ofrece el mirador, en las que destaca la Peña Rueba y los Mallos de Riglos.



Para no regresar por el mismo camino, andamos unos metros por la pista, y enseguida nos desviamos hacia la derecha para coger el sendero de Os Fills, que nos lleva bordeando la Peña del Cubilillo, dirección S, hasta el Mirador del Tornillo, donde hay un nutrido grupo de cabras blancas celtíberas, que se encuentran en peligro de extinción, que nos miran con recelo. Desde el mirador podemos ver el Mallo Tornillito o Falso Tornillo.

De vuelta al sendero, seguimos rodeando la Peña, en unos minutos llegamos al mirador de Os Fills, donde nos detenemos para contemplar las vistas que hay desde él.

Regresamos hasta el sendero principal, ya con vistas al Castillo de Marcuello, enlazamos con la pista principal del GR, hasta que llegamos de nuevo a la Ermita de San Miguel.

Como mi mujer está cansada, ella decide esperarme aquí. Para descender hasta Sarsamarcuello, exiten varias posibilidades, una volver por el mismo camino, otra por el GR.1 hacia Linas de Marcuello, o por el GR.95 hacia Sarsamarcuello.

Yo para hacerlo lo más rápido posible, escojo el GR.95, que comparte parte del trayecto con "el fantástico Camino Natural de la Hoya de Huesca". Desciendo por la amplia pista de tierra, por la que más tarde subire con el coche, y en poco más de media hora, me planto en las estribaciones de Sarsamarcuello, donde enlazo con el PR-HU99, y minutos más tarde llego al punto de abastacimiento de agua, donde tengo el coche y cierro está bonita circular.

La idea era hacer la vía ferrata de Cubilillo Os Fils, pero se nos ha hecho tarde, y estamos cansados, así que lo dejamos para otro día, que mañana toca trabajar.








Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios