domingo, 14 de julio de 2013

Vía Ferrata del Almadeo


Finalizada la Vía Ferrata al Castillo de Peñaflor, me dispongo a realizar la vía ferrata del Almadeo, situada muy cerca de la anterior. Los datos de la vía ferrata en wikiloc.

El camino de acceso, lo realizo desde el parque municipal "Del Canal", cruzo el puente romano, que salva las aguas del río Aguas Vivas, y continúo por un sendero balizado como pr, hasta las inmediaciones del molino viejo, donde se sitúa una encrucijada de caminos.

Sin perder el pr, sigo recto, por el sendero, es una ligera subida, y a la altura de un árbol  marcado con las marcas blancas y amarillas del pr, abandono el camino, y giro a mi izquierda, para enlazar con un sendero pisado, que me lleva junto al cauce del río.

Para sortearlo, paso por una precaria pasarela, equipada con tres troncos, que no me ofrecen ninguna seguridad, tras pasarlo, llego a una amplia pista, y al inicio de la vía ferrata al Castillo de Peñaflor, que dejo a mi izquierda, y prosigo por la pista durante poco más de cien metros, hasta que alcanzo el inicio de la vía ferrata del Almadeo, que se encuentra sin señalizar.








El inicio de la vía es un pequeño resalte con las grapas ladeadas, y con algún apoyo para los pies, que supero sin mayores complicaciones, tras sortearlo, camino durante unos metros por una zona de pedriza, equipada con cable de vida, en el que voy con precaución para evitar un resbalón.

Al final de la pedriza, llego a la pared principal, donde realizo un breve ladeo caminando hacia mi izquierda, y unos metros más tarde continúo el ladero, pero está vez equipado con grapas, tanto para pies y manos, y más aéreo, que me acerca a la base de una chimenea, que sin duda es el punto más atractivo de la vía.

Este segundo resalte, es muy vertical, además de que es ligeramente desplomado, y la distancia entre grapas algo alejada, lo que me obliga a tirar de brazos, y a utilizar alguna presa natural, para reducir la distancia. 

A pesar de la dificultad, el tramo es muy corto, y enseguida lo paso, una vez por encima de la chimenea, continúo ganando altura, subiendo por una larga de tira de grapas, muy sencilla, pero muy vertical, haciendo que la sensación de vació cada vez sea mayor.

Superada la larga tira de grapas, llego al tercer y último resalte, equipado con grapas a izquierda y derecha con una corta distancia entre grapas, que solvento en un abrir y cerrar de ojos.

Primer resalte



Segundo resalte

Tercer resalte
Una vez en lo alto del cerro, aprovecho para realizar unas fotografías de la zona, el camino de regreso, lo hago cresteando hasta que llego a la altura del castillo de Peñaflor, donde me asomo y puedo ver un grupo de siete cabras, que están a sus anchas, hasta que me ven, pegan un bufido, y se largan por patas.

Desde el castillo, enlazo con un sendero pisado, que se utiliza también para descender desde la vía ferrata al Castillo de Peñaflor, después de varias lazadas, y ya cerca del pueblo, abandono el sendero, y continúo recto, y enlazo con un sendero acondicionado con barandilla, que tras un simple destrepe, me deja en el parque municipal "Del Canal", donde aprovecho para comer y beber un poco.

Como son las diez y ya he realizado las dos ferratas, aprovecho que todavía hace sombra en las paredes del cerro, para repetir ambas ferratas. 








Finalizada la segunda pasada, me refresco en la fuente y me acerco al bar tolo, para tomarme una refrescante jarrita de cerveza, y después vuelta a casa para comer.

Sin duda son dos buenas ferratas, y un buen ejemplo de que con poca pared, se pueden hacer vías interesantes, válidas tanto para principiantes, como para personas con más experiencia.

Las dos ferratas son muy parecidas, y es difícil quedarse con alguna, ya que si bien la de Almadeo tiene un tramo un pelín más difícil, el tramo es tan corto, que puede realizarse por cualquiera.


Vía Ferrata al Castillo de Peñaflor


Para el domingo, teníamos idea de ir todos al Parque Natural del Monasterio de Piedra, a última hora miro el tiempo, y dan tormentas por todo Aragón a partir de las doce, así que decidimos dejarlo para otro día.

Como el fin de semana, me toca trabajar, aprovecho el Domingo, para madrugar y me voy hasta Huesa del Común, para realizar las dos ferratas, que hay en esta población. Los datos de la vía ferrata en wikiloc.

Para aprovechar la mañana, me planto a las ocho y media en Huesa del Común, dejo el coche a las afueras de la población, y camino unos metros, hasta que llego al parque municipal "El Canal", desde donde inicio el acceso a la ferrata.

Desde el parque, cruzo el puente romano, y dejo atrás un pequeño refugio, continúo por un sendero balizado como pr, hasta la altura del molino viejo, donde hay un panel, que indica diferentes opciones.

Yo continúo por el camino principal, por una ligera subida, paralelo al cauce del río Huecha, a la altura de un arbol, que tiene pintadas, las marcas del pr, abandono el camino, giro a la izquierda y enlazo con un sendero, bastante pisado, que me deja junto al cauce del río.

En esta época no suele llevar agua, pero debido a las continuas lluvias, baja agua, para salvar el cauce paso por una precaria pasarela, compuesta por tres troncos, que me dan poca seguridad, después de pasar, llego a un amplio camino, que me deja a los pies de la vía ferrata del Castillo de Peñaflor.






Una vez en el inicio, me pongo los bártulos, y comienzo la ferrata, que está catalogada con dificultad K-2. En el primer resalte, las cuatro primeras grapas no disponen de cable de vida, a la quinta me engancho y sigo ganando altura, por una zona algo tumbada y las grapas ligeramente separadas.

Tras finalizar el primer resalte, caminos unos metros por una zona de pedriza, equipada con cable de vida, y tres grapas a mitad camino. Al final de este tramo llego al segundo resalte, más vertical que el anterior y con las grapas ladeadas, que supero sin mayores complicaciones.

Al finalizar, de nuevo me toca caminar unos metros por una zona de piedra suelta, sin sendero, pero balizada con hitos, que me permiten llegar hasta el tercer y último resalte, que a priorí, tiene que ser el más interesante, ya que es el más largo y vertical de los tres.

Las primeras grapas, no disponen de cable de vida, algunas grapas están algo distanciadas, y aprovecho los agarres naturales que ofrece la roca, para no tener que tirar demasiado de brazos y piernas.

Casi llegando al final del tercer resalte, hago un corto ladeo a la derecha y después a la izquierda, y tras superar tres grapas, llego hasta el final de la ferrata, que a pesar de ser sencilla, me ha dejado un buen sabor de boca, ya que me ha resultado bastante entretenida.


Primer resalte

Segundo resalte

Tercer resalte


Ya en el final, aprovecho para ver los restos del Castillo de Peñaflor, que data del S.XII, es de origen musulmán y aparece mencionado en el cantar del mio Cid, además de estar declarado como Bien de Interés Cultural. En una de sus torres, hay un bonito ejemplar de cabra, que se me queda mirando, y en cuanto me despisto, la muy pilla, se las pira. 

Después de ver la amplia panorámica, que hay desde lo alto del cerro, comienzo a descender, por una sendero no balizado, pero bastante pisado, aunque debido a las continuas lluvias, está con bastante maleza.

Cuando estoy cerca del pueblo, hay dos opciones de seguir bajando, una por el sendero que me deja en las calles de Huesa y otra por un sendero acondicionado con barandilla que me deja en el parque.

Como voy a realizar la otra ferrata, probare a bajar por las dos, y está primera vez sigo por el sendero hasta las calles del pueblo, por donde camino durante unos metros, hasta salir a la carretera, junto al coche. Desde allí en menos que canta un gallo, llego al parque, donde aprovecho para echar un trago en la fuente y refrescarme.


En una de sus torres, hay un bonito ejemplar de cabra, que se me queda mirando, y en cuanto me despisto, la muy pilla, se las pira. 

Después de ver la amplia panorámica, que hay desde lo alto del cerro, comienzo a descender, por una sendero no balizado, pero bastante pisado, aunque debido a las continuas lluvias, está con bastante maleza.

Cuando estoy cerca del pueblo, hay dos opciones de seguir bajando, una por el sendero que me deja en las calles de Huesa y otra por un sendero acondicionado con barandilla que me deja en el parque.

Como voy a realizar la otra ferrata, probare a bajar por las dos, y está primera vez sigo por el sendero hasta las calles del pueblo, por donde camino durante unos metros, hasta salir a la carretera, junto al coche. Desde allí en menos que canta un gallo, llego al parque, donde aprovecho para echar un trago en la fuente y refrescarme.







domingo, 7 de julio de 2013

De Cuarte de Huerva a la Presa Romana de Muel, por la ribera del Huerva


Después de un mes de Junio bastante variado en actividades, este domingo aprovecho para realizar una ruta con la bicicleta.

La idea inicial es ir desde Cuarte hasta la presa romana de Muel, y si me encuentro bien de fuerzas, alargarla hasta el embalse de Mezalocha. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.



El inicio de la ruta lo realizo desde el complejo deportivo de Cuarte de Huerva, desde allí continúo por el carril bici, hasta el Monasterio de Santa Fé, donde giro a la izquierda, desciendo unos metros y cruzo la urbanización, hasta enlazar con el camino de Cuarte, que sirve de acceso a las urbanizaciones de la zona.

Una vez en Cadrete, me detengo para ver su castillo, y cruzo la población por las afueras, hasta una rotonda, donde cojo el camino asfaltado hacia María de Huerva, dejando atrás varias urbanizaciones.

Una vez fuera de Cadrete, desaparece el asfalto, y continúo por una amplia pista de tierra, con vistas al castillo de Al-Marya y Cabezo Sillón, paralela al cauce del río Huerva, cauce que cruzo por una pasarela de cemento, unos metros más adelante, en las postrimerías de María de Huerva.




Sin entrar en María, dejo a mi derecha la Yeguada de San Antonio y prosigo por el Soto Flores, hasta un corto descenso que me deja en el Paso de los Carros, a partir de este punto sigo por el Camino de María de Huerva, que se utiliza para la subida la Vallobera, a la altura de un poste del pr, lo abandono y me desvío hacia la derecha por el Camino viejo de Jaulín, que en sus primeros metros me lleva cerca del cauce del río Huerva.

A medida que me alejo del cauce, la pista tiende ligeramente a subir, al final de está llego a una camino asfaltado, que después de algo más de un kilómetro de descenso, me deja en la carretera comarcal que une Botorrita y Fuendetodos, junto a un polígono industrial.






Para enlazar con la pista, desciendo un kilómetro por la carretera hasta que llego a Botorrita, una vez en la población, callejeo hasta que llego al desvío donde indica el campo de fútbol, trás un breve descenso, y a la altura de lo que parece un depósito de agua, giro a la derecha y enlazo con el camino de Botorrita.

El camino es bastante amplio, y esta en muy buen estado, en algunos puntos me encuentro con alguna zona donde se concentra bastante arena y me detiene ligeramente la marcha, casi desde el principio va en ligero ascenso, y sopla una ligera brisa en contra, lo que me frena en el avance, pero mirándolo bien la vuelta será coser y cantar.

Al final del camino, y después de un pronunciado descenso de poco más de cien metros, llego  hasta la población de Mozota, la cual dejo a mi derecha, sin entrar en ella, y prosigo por un camino asfaltado que sirve de acceso a la urbanización Montesol.







Ya a las afueras de Muel, sin cruzar el puente que salva las aguas del río Huerva, a la altura del Lavadero municipal, me desvío hacia la izquierda y prosigo por el paseo de Las Cortinas, donde me detengo para ver los restos del Castillo de los Marqueses de Camarasa o "castillo Muwala", de cuyo origen no se sabe a ciencia cierta, pero del que ya aparecen escritos en el año 1160.

Bajo las ruinas del castillo, se forma un gran salto de agua, que este año baja a tope, debido a las continuas lluvias producidas esta primavera, la zona, la verdad que es muy chula y en verano las gentes de la zona, la aprovechan para bañarse, además de que hay mesas para hacer picnic.

Después de la pausa, continúo por el paseo, hasta que llego al parque municipal de Muel, del que tengo muy buenos recuerdos, ya que mis padres, nos llevaban de pequeños, al final del parque, se encuentra el dique de la presa romana, que data del S.I, y fue construida por los legionarios romanos.

En lo alto del dique, se encuentra la Ermita de Nuestra señora de la Fuente, a la cual accedo, tras una corta, pero fuerte rampa, en el interior de ella, hay varias pinturas de Francisco de Goya.

Después de la visita a la ermita, desciendo hasta la presa, donde hay un bar, y aprovecho para descansar, comer algo y tomarme un coca cola, como estoy algo cansado, decido dejar el embalse de Mezalocha para otro día.

La vuelta la realizo por el mismo camino, hasta la urbanización de Santa Fé, donde prosigo por el camino de Cuarte, hasta el parque municipal de Cuarte de Huerva, donde doy por finalizada la ruta, con una distancia de casi cincuenta kilómetros y cuatrocientos metros de desnivel.









Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios