sábado, 29 de mayo de 2010

San Julián de Banzo - Ermita de San Martín de la Val de Onsera

Como no queremos hacer un gran desplazamiento, nos dirigimos a la Sierra de Guara, para ir hasta la ermita medieval de San Martín de la Val de Onsera. Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc.



De camino, nos detenemos en la población de Loporzano a comprar pan, después continuamos por la carretera, hasta que llegamos a la pedanía de San Julián de Banzo, desde allí sin entrar en la población, continuamos por la pista asfaltada, y un kilómetro después, una segunda pista de tierra a mano derecha, que nos deja en un pequeño aparcamiento, con capacidad para unos diez coches.

Nos colocamos los bártulos, y desde el mismo aparcamiento, cogemos una amplia pista, que en un ligero descenso, nos lleva por una zona de árboles y matorral bajo, entre los que diferenciamos el tomillo, por su buen olor.

Después de un kilómetro, la pista finaliza, y enlazamos con el cauce seco del barranco de San Martín, a partir de este punto, el terreno cambia por completo, y caminamos por un estrecho sendero, encajonado entre las rocas, al final de este, abandonamos el barranco y tras caminar unos metros llegamos a un desvío debidamente señalizado, que nos hace enlazar con un sendero que nos lleva por el interior de un bosque, hasta llegar a la Fuente de la Puerta del Cierzo, donde un grupo de gente se encuentra escalando.



En este punto nos detenemos un instante para descansar, después proseguimos la marcha, y continuamos por un sendero a la izquierda, que se encuentra señalizado en una roca plana.

A partir de este punto, comenzamos a subir, al principio la subida es liviana, pero más tarde en algunos tramos se endurece algo más, a medida que ganamos altura, el sendero nos lleva paralelos a una gran pared de roca, cuando llevamos recorridos casi tres kilómetros, llegamos a un desvío, donde hay una placa de cerámica, que recuerda la muerte de un vecino de Barluenga.

En este punto se nos presentan dos alternativas, realizar la subida por el Paso de la Viñeta, más corto, pero con una subida más pronunciada, o subir por la Senda de los Burros, más larga, pero menos pronunciado.

Nosotros optamos por subir por el Paso de la Viñeta, por lo que seguimos todo recto, nada más coger el sendero, el piso se complica, ya que hay zonas de grandes rocas, tras unos metros, la vegetación desaparece, y llegamos al Paso de la Viñeta, un tramo aéreo, que en su primer tramo se encuentra equipado con sirga.

Tras superarlo sin mayores dificultades, llegamos a un segundo tramo, equipado con barandilla, la caída en este punto es importante, por lo cual avanzamos con precaución, tan solo nos falta un tercer tramo, donde nos toca hacer un par de trepadas, unos nos ayudamos de las manos y mi mujer utiliza una sirga, colocada para ello.







Finalizado el Paso de la Viñeta, y tras un corto tramo de subida, llegamos hasta el Collado de San Salvador, el punto más alto de la ruta, y donde se une con la senda de los burros.
Las vistas desde este punto son espectaculares, y podemos ver las buitreras, grandes paredes de roca, sobre las que anidan gran cantidad de buitres leonados, quebrantahuesos y otras especies de aves.

Tras la breve parada, continuamos por un sendero, que en un continuo descenso, nos lleva hacia el barranco de San Martín, los primeros metros en sendero está bien marcados, pero después este desaparece, y descendemos por un largo tramo de roca, que si estuviese mojada, podría resultar peligroso (actualmente acondicionado con barandilla).






Finalizado el descenso, llegamos al fondo del barranco de San Martín, a nuestra derecha vemos un mojón, por lo que seguimos la marcha hacia esa dirección. El cauce del barranco se encuentra seco, y el piso es bastante firme, con vegetación a ambos lados del barranco, entre los que destaca el Boj, una planta típica de la zona.Transcurridos poco más de dos horas, y después de  sortear una cascada, por su parte superior, llegamos a la ermita de San Martín de la Val de Onsera, de la cual no hay datos exactos de su construcción, pero que se cree que fue un monasterio medieval, que se construyo en el año 1075. Actualmente la ermita se encuentra en buen estado, ya que fue reconstruida en el año 1604, aunque en la guerra civil fue saqueada. En su exterior podemos ver un panel informativo, con algunos datos de esta, una vez leídos, accedemos a su interior, primero subimos al campanario, al cual accedemos por unas escaleras, y hacemos sonar la campana.

Después bajamos las escaleras y entramos en su interior, que está compuesto por una sola nave, y en el que podemos ver una talla de la virgen, de nuevo en el exterior nos acercamos hasta una cascada, que golpea en una gran roca, y que sirve como fuente.

Junto a ella, aprovechamos para comer, después regresamos por el mismo camino, hasta que llegamos al collado de San Salvador, desde aquí tomamos un estrecho sendero, que nos lleva junto a los restos de una paridera, y después enlazamos con la senda de los burros, que en una continua, pero suave bajada, nos deja en la intersección de caminos, donde se encuentra la placa de cerámica.

Desde aquí regresamos por el mismo sendero, hasta llegar al aparcamiento, donde después de algo más de cuatro horas, con paradas incluidas, damos por finalizada, esta bonita y entretenida ruta.








Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios